Los investigadores demostraron que el ratón tenía un pelaje rojizo y marrón en la parte posterior y los lados y una barriga blanca
Los investigadores demostraron que el ratón tenía un pelaje rojizo y marrón en la parte posterior y los lados y una barriga blanca - Gregory Stewart / Laboratorio Nacional de Aceleradores SLAC

Hallan un ratón «colorao» de hace 3 millones de años

Investigadores identifican por primera vez pigmentos de color rojizo en el fósil de un animal extinto

ABC Ciencia
MadridActualizado:

«Ser más listo que los ratones coloraos», reza el dicho. No sabemos si eran listos, pero gracias a la ciencia nos hemos enterado de que esos roedores de pelaje rojizo a los que hace referencia la sabiduría popular ya existían hace 3 millones de años. Por primera vez, un equipo internacional de científicos liderados por la Universidad de Manchester en el Reino Unido han podido reconocer los pigmentos de color rojo en un animal extinto a partir de su fósil, un descubrimiento que puede ayudarnos a colorear de forma realista y certera muchas especies antiguas.

El color juega un papel importante en los procesos selectivos que han guiado la evolución de la vida en la Tierra durante cientos de millones de años. Este nuevo estudio, publicado en la revista «Nature Communications», aplicó imágenes de rayos X al fósil de un ratón excepcionalmente bien conservado, no muy diferente de los ratones de campo de hoy, que recorría los campos de lo que hoy es el pueblo alemán de Willershausen hace 3 millones de años.

El estudio reveló que la criatura extinta, apodada cariñosamente como «ratón poderoso» por los autores, estaba vestida con un pelaje de marrón a rojizo en su parte posterior y en sus costados y tenía una diminuta barriga blanca.

El fósil de ratón, de 7 cm de largo
El fósil de ratón, de 7 cm de largo - Universidad de Gotinga

Secretos vitales

«Los fósiles que hemos estudiado tienen el gran potencial de descubrir muchos secretos de los organismos originales. Podemos reconstruir facetas clave de la vida, la muerte y los eventos posteriores que afectan la preservación antes y después del enterramiento», dice el profesor Phil Manning, paleontólogo principal en el documento.

La nueva investigación, que ha involucrado física, paleontología, química orgánica y geoquímica, revela que no solo pueden estar presentes trazas químicas de pigmentos negros oscuros dentro de los tejidos blandos excepcionalmente conservados, sino que se pueden resolver trazas del pigmento animal rojo hasta ahora mucho más elusivo. El residuo químico del pigmento negro, que colorea a animales como los cuervos, fue resuelto por primera vez por este equipo en un estudio previo hace casi diez años. Pero el pigmento rojo, característico de animales como los zorros, es mucho menos estable a lo largo del tiempo geológico y es mucho más difícil de detectar.

Escaneo de pigmento de color de ratón
Escaneo de pigmento de color de ratón - U. Manchester

Antes de buscar el pigmento rojo en los fósiles, los investigadores dedicaron varios años a analizar tejidos modernos. Para desbloquear los patrones fósiles, el equipo de Manchester colaboró con científicos en algunas de las fuentes de luz más brillantes del planeta, utilizando radiación de sincrotrón en Stanford Synchrotron Radiation Lightsource (EE.UU.) Y también en Diamond Light Source (Reino Unido) para bañar los fósiles en rayos x intensos. Fue de esa forma cómo al equipo se convirtió en el primero en reconocer la química de la pigmentación roja (feomelanina) en la piel de estos ratones excepcionalmente bien conservados.

Fantasmas bioquímicos

«La vida en la Tierra ha cubierto el registro fósil con una gran cantidad de información que solo ha sido accesible a la ciencia recientemente», dice Phil Manning, un profesor de Manchester que fue uno de los líderes del estudio. «Ahora se puede implementar una serie de nuevas técnicas de imágenes, que nos permiten observar profundamente la historia química de un organismo fósil y los procesos que preservaron sus tejidos. Donde antes solo veíamos minerales, ahora deshacemos suavemente los 'fantasmas bioquímicos' de especies extintas durante mucho tiempo».

«Ahora entendemos qué buscar en el futuro y esperamos que estos resultados signifiquen que podemos tener más confianza en la reconstrucción de animales extintos y, por lo tanto, agregar otra dimensión al estudio de la evolución», ha señalado el profesor Roy Wogelius, coautor y geoquímico.

Los científicos también han traducido los hallazgos químicos en ondas de sonido para que las personas puedan escuchar las frecuencias de sonido asociadas con los diferentes colores de pigmento presentes en los fósiles.