Un grupo de científicos estudian el comportamiento de las palomas durante su vuelo

Han diseñado un casco que detecta los movimientos de la cabeza del ave revela en qué se fija mientras vuela

Actualizado:

Fumihiro Kano, investigador de la Universidad de Kyoto (Japón), llevaba una década estudiando los pensamientos de los grandes simios utilizando un rastreador ocular de infrarrojos para monitorear sus movimientos oculares. «El movimiento de los ojos es un buen indicador de atención, cognición y emoción», explica. Es decir, nos permite saber mucho de lo que piensa el animal. Con este método, por ejemplo, los investigadores han llegado a la fascinante conclusión de que los grandes primates pueden prever el comportamiento de otros, lo que se conoce como teoría de la mente. Sin embargo, Kano decidió cambiar a los protagonistas de sus estudios para centrarse en otro animal aparentemente más sencillo, pero que también tiene unas cualidades extraordinarias: las palomas mensajeras.