Una araña Bernie Sanders hembra (Spintharus berniesandersi), en una vista lateral
Una araña Bernie Sanders hembra (Spintharus berniesandersi), en una vista lateral - Laboratorio de Agnarsson

Descubren quince arañas que parecen sonreír

Los investigadores las han nombrado en honor a famosos comprometidos con el cambio climático, como Barack Obama o Leonardo Di Caprio

ABC.es
MadridActualizado:

Investigadores de la Universidad de Vermont (EE.UU.) han descubierto quince nuevas especies de arañas «sonrientes», unas llamativas criaturas amarillas que parecen tener un emoticono «smiley» en el abdomen. Les han puesto los nombres de, entre otros, David Attenborough, Barack Obama, Michelle Obama, Leonardo DiCaprio y el senador por el estado de Vermont Bernie Sanders, «personas que han defendido los derechos humanos y nos han advertido sobre el cambio climático», explican los autores del estudio.

Una araña fue nombrada como el senador Bernie Sanders
Una araña fue nombrada como el senador Bernie Sanders - Glynnis Fawkes

Hasta ahora, se había creído que estas curiosas arañas del género Spintharus eran una única especie extendida «desde el norte de Norteamérica hasta el norte de Brasil». Sin embargo, cuando los científicos examinaron con técnicas moleculares a arañas de Jamaica, Cuba, República Dominicana, Puerto Rico, las Antillas Menores, Florida, Carolina del Sur, Costa Rica, México y Colombia, descubrieron que esa especie no era una sola muy extendida, sino muchas endémicas. De esta forma, el equipo fue capaz de identificar y describir formalmente quince nuevas especies. «Y si seguimos buscando, estamos seguros de que hay más», dice Ingi Agnarsson, responsable de la investigación y profesor de biología en Vermont.

Enamorada de DiCaprio

Algunos investigadores pusieron a las arañas los nombres de sus seres queridos, pero también quisieron honrar a personas comprometidas con la conservación, incluido el sueño amoroso de una de las científicas, el actor Leonardo DiCaprio. «Estoy enamorada de él desde el instituto, pero ahora que está involucrado en asuntos ambientales, lo amo aún más. Por lo tanto, llamé a una araña con su nombre con la esperanza de que lea nuestro estudio», afirma. «Podría salir a cenar conmigo y hablar sobre el cambio climático», continúa con humor.

El motivo por el que hasta ahora se creía que todas las arañas eran la misma es que «estas son especies crípticas (...) Son difíciles de distinguir al mirarlas». Pero los datos de ADN son claros: estas arañas no se han cruzado -intercambiando genes- durante millones de años.

«De repente tenemos un aumento de quince veces en la diversidad en este grupo particular, solo porque hicimos un estudio detallado», dice Ingi Agnarsson, responsable de la investigación y profesor de biología en Vermont. «Eso nos dice algo sobre la biodiversidad en general. Cuanto más miramos, más descubrimos». La biología de la conservación, según el equipo, depende fundamentalmente de una buena taxonomía, ya que preservar una especie extensa es una tarea radicalmente diferente a la de proteger el hábitat preciso de una especie local aislada genéticamente.