San Antonio

Una feria de Chiclana con menos que sabe a más

El alumbrado de la Feria de San Antonio da el pistoletazo de salida a cuatro días de fiesta

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A hombros de su padre se siente poderoso. Ha triplicado la altura con la que habitualmente ve la vida en sus tiernos cuatro años y eso solo ocurre en ocasiones especiales como la de anoche. No cabe un alfiler en la entrada a Las Albinas. Él lo sabe bien ante la variedad de cabezas que divisa desde lo alto. Parece nervioso, se desbarata el terno de estreno de camisa y pantalón corto, mientras su madre se afana porque luzca perfecto.

El sol se muere por las salinas en un espectáculo diario de luces que se extinguen entre el naranja y el morado. Sin embargo, esos centenares de personas miran a lo alto, no por el espectacular atardecer sino por la luz que se viene en escasos minutos. La banda de música Enrique Montero y las jóvenes 'majorettes' ya se encargaron minutos antes de anunciar por toda la ciudad que la gran fiesta ya había llegado a Chiclana. Repentinamente, 58.000 puntos de luz se encienden para iluminar centenares de rostros. De todos, destaca el gesto de ilusión de ese pequeño que, por fin, ve satisfecho su nerviosismo. O, al menos, el primer capítulo.

«Venga papa, vamos a los cacharritos», es la siguiente manifestación que se escucha de los labios del pequeño. Él condensa la alegría que cada cual busca en la Feria de San Antonio que arrancó anoche. Algunos, por las atracciones, otros por marcarse una buena juerga, otros por divertirse con familia y amigos; todos encontraron sus ganas de fiesta en la noche de ayer y harán lo propio durante la jornada de hoy y hasta la del próximo domingo.

Sin embargo, otro sentimiento se respiraba en el ambiente, el de la decepción. No era difícil encontrar anoche voces críticas por los importantes recortes que ha experimentado este año la Feria. De entrada, especialmente se hizo visible en las calles del Real, con 13 casetas menos que en el año anterior (en total 23 casetas) y que se notaba especialmente en la avenida del Moscatel, donde se nota la ausencia de la mayor parte de los montajes. Igualmente, en estos días no habrá espectáculos taurinos ni dedicación de la Feria a una localidad de la Bahía, como en años anteriores. Lo que finalmente sí hubo anoche es el izado de banderas previo al alumbrado, otra de las ausencias previstas que finalmente no fue tal.

Fue uno de los últimos actos que Ernesto Marín presidió como alcalde en funciones, antes del relevo del socialista José María Román como alcalde. Quizás por ello, sus palabras sonaron especialmente a despedida en lo que era la jornada de inicio de la fiesta. De hecho, al cierre de esta edición se celebraba uno de los actos más esperados de la noche y el primero de los que acogerá la Caseta Municipal durante estos días: la elección de la Chiclanera Mayor. María Mayorga Sánchez, Tania Martín Aragón, Rocío Velázquez Fernández, Amanda Acuña Real, Patricia Pinto Aragón, Marina Ramírez López y María Eugenia Alba Higueruela se disputaban la corona y el título que les llevará a representar a la ciudad durante un año entero en multitud de actos festivos.

Fiesta y color

El primero de ellos, hoy mismo en el Día de la Mujer en el que la Chiclanera Mayor y su corte visitarán las distintas casetas de la feria. Será también la jornada en la que los 83 caballistas y 31 titulares de enganches podrán lucir en el tradicional paseo por el recinto ferial de Las Albinas. El resto de jornadas estarán dedicadas al Mayor, en la jornada de mañana, y al Niño, el próximo domingo y donde las atracciones tendrán un coste de 1,5 euros.

Y para que todos estos días salgan a pedir de boca, desde primeros de semana se puso en marcha un dispositivo de seguridad en el que participa Policía Local, Protección Civil, Cruz Roja y Guardia Civil. Así, serán en torno a unos 180 diarios en tres turnos diferentes. De esta forma, el equipo de la Policía Local rondará los 70, al igual que ocurre con la Guardia Civil, mientras que Protección Civil dispondrá de unos 40 voluntarios y Cruz Roja con 14 personas trabajando diariamente en diferentes turnos.