SUCESOS

Sin rastro del desaparecido de Arcos nueve días después

Los agentes han encontrado el móvil en Jerez y unas cámaras captaron su vehículo en Sevilla el día de su pérdida

CádizActualizado:

Salvador Ramírez festejaba el próximo enlace de su hermana Trinidad con su cuñado José Manuel. Eran días de feria en Arcos de la Frontera y en esta extraña noche del 30 de septiembre nada hacía pensar que la alegría mutara en desesperación absoluta. Salvi compraba una sudadera y un calzado deportivo en uno de los puestos y declinaba la invitación de un amigo para ver los fuesgos artificiales. Y hasta aquí.

Su rostro se perdía y el nerviosismo ha ido creciendo en el cuerpo de su familia hasta que ha terminado por estallar. Trinidad y sobre todo su madre ya no pueden más y lanzan mensajes de auxilio a todo el que lo quiera escuchar. Para que Salvador pueda volver a casa cuanto antes o al menos dé señales de vida.

Salvador, de 40 años, lleva nueve días desaparecido. La Guardia Civil ha abierto una investigación y ha trasladado a la familia dos huellas. El teléfono móvil del desaparecido se ha encontrado en Jerez de la Frontera, donde sacó dinero de un cajero a las 3:30 de la madrugada del 1 de octubre. Hora y media después, las cámaras de la SE-30 (la circunvalación sevillana) captaban imágenes de su vehículo.

«No tenemos ni idea de qué ha pasado. No sabemos si ha sido voluntario o ha sido secuestrado. Sólo podemos decir que la madre está muy mal y nos gustaría alguna información, una llamada que nos ofrezca alguna pista», comenta su cuñado José Manuel.

Se ha esfumado de manera repentina. A la mañana siguiente debía entrar a trabajar muy temprano, en el hospital de Jerez de la Frontera en su cargo de mantenimiento, pero nadie sabe nada. Se ha esfumado.

En 2009, Salvador también desaparecía durante tres días, hasta que fue encontrado en la playa. No toma medicación ni reviste ningún problema psicológico, tal y como aseguran sus allegados. Tampoco se encontraba en una mala situación personal. Es incomprensible, así que en Arcos sus vecinos no cesan en su búsqueda. No entiende qué ha podido haber ocurrido.