Ecologistas censuran la «mala planificación cinegética» de la finca 'La Almoraima' de Castellar

CÁDIZActualizado:

La agrupación Verdemar Ecologistas en Acción ha censurado la «mala planificación cinegética» de la finca de titularidad estatal 'La Almoraima', ubicada en Castellar.

El portavoz de esta agrupación ecologista en el Campo de Gibraltar, Antonio Muñoz, ha indicado que la directora-gerente de esta finca, Isabel Ugalde, «quiere despedirse con 19 monterías para la temporada 2018-2019».

En este sentido, Muñoz ha señalado que «entendemos y somos conscientes de la problemática existente en la finca de 'La Almoraima' en relación a la superpoblación de reses cervunas pero sabemos que esa carga afecta al ecosistema, ya que los más de 5.000 gamos, 2.000 ciervos y 3.000 muflones en el coto, no son reses de unos días».

«Esta superpoblación es consecuencia de la mala planificación de años, en la que el propio Ministerio de Medio Ambiente ha gestionado de manera errónea y a veces sin sentido», ha lamentado el portavoz de Verdemar.

«Hay que tener en cuenta que la explotación cinegética de una población sólo es sostenible si la tasa de renovación de la biomasa es superior a la velocidad con la que ésta es consumida, lo que se conoce como tasa de explotación», ha abundado Muñoz, quien ha detallado que «la gestión de 'La Almoraima' ha aumentado la tasa de explotación, convirtiendo la caza en una industria para abatir reses semidomésticas sobrealimentadas».

Continuando en esa línea, el portavoz ha criticado que se esté lanzando el discurso de que es necesario para el control de poblaciones por la defensa del ecosistema «cuando la regulación sólo debería ser mediante la introducción de predadores, eliminación de vallados cinegéticos y eliminación de alimentación suplementaria, lo que hasta la fecha no interesa ya que probablemente todo esto haya podido interesar al lobby de la caza para tapar intereses ocultos».

Para Muñoz, la introducción de especies alóctonas, en perjuicio de las autóctonas, el interés económico de la actividad en ciertos casos «ha propiciado el mantenimiento de densidades excesivas que está teniendo graves consecuencias ambientales en explotaciones cinegéticas de toda la península como puede ser la ausencia de regeneración o la desaparición de especies autóctonas».

RECHAZA EL DISCURSO DE QUE LA CAZA SEA "NECESARIA" PARA DEFENDER EL ECOSISTEMA

Por todo ello, el portavoz Verdemar ha subrayado que «no es de recibo» que se esté lanzando el discurso de que la caza «es necesaria para el control de poblaciones por la defensa del ecosistema» cuando por otra parte mueren más de 1.000 pies de alcornoques en la finca todos los años, y no se aplican medidas en el alcornocal envejecido para revitalizar el bosque.

«Apuntamos que no se está produciendo una regeneración del alcornoque por bellota, manera que sería la natural y recomendable, lo que se traduce en un empobrecimiento del acervo genético del bosque», ha incidido Muñoz.

Para la entidad ecologista, desde que Isabel Ugalde gestiona la finca su situación «ha retrocedido a los tiempos de los Duques de Medinaceli y Rumasa» ya que las 16.000 hectáreas «se gestionan a espaldas del municipio de Castellar y resto del Campo de Gibraltar».

«Por todo ello, desde Verdemar pedimos que una vez se convoque el Consejo de Administración de La Almoraima S.A., se pida la inmediata destitución de Isabel Ugalde como directora-gerente de la empresa pública sea por pretender privatizar la finca y por oponerse a la inclusión de parte de la finca dentro de la ampliación del Parque de Los Alcornocales», ha abundado Muñoz.

«Asimismo, le instamos a que retire el recurso interpuesto por esta sociedad pública contra el Decreto 150/2017, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Natural Los Alcornocales y se amplía su ámbito territorial», ha concluido.