Tribuna libre

San Fernando de las buenas noticias

Esta ciudad ha cambiado porque se han puesto las bases para que así ocurra. Hemos dado la vuelta a la desesperanza, a la desconfianza

San FernandoActualizado:

Acaba 2018. Creo sinceramente que ha sido el año de las buenas noticias para San Fernando. Ya las merecíamos.

Nos llegan como fruto del trabajo que, con la implicación de toda la ciudadanía, hemos llevado a cabo desde hace tres años. San Fernando ha cambiado porque se han puesto las bases para que así ocurra. Hemos dado la vuelta a la desesperanza, a la desconfianza.

No ha sido fácil en una ciudad castigada con casi 14.000 desempleados y desempleadas cuando en junio de 2015 comenzó el mandato municipal. Siempre ha sido el principal objetivo porque soy consciente de que lo que importa en primer lugar es la estabilidad económica en las familias y especialmente las castigadas por la crisis que nos ha venido azotando en estos últimos años.

Pero de lo que estoy convencida es de que los cambios se producen cuando la gente se implica en los proyectos, en las nuevas maneras de hacer las cosas. En la ilusión que emana de quienes desempeñamos nuestra labor en las administraciones públicas trabajando en ello poniendo en marchas medidas de gobierno, pero sobre todo la que demuestran los colectivos que participan en ellas con sus aportaciones como transmisores de la opinión ciudadana.

El compromiso y la unión de todos y todas es fundamental para salir adelante y ha sido crucial para que San Fernando sea, por fin, una ciudad referente en el marco de la Bahía de Cádiz. Una ciudad que atrae, que suena bien, de moda para disfrutar de lo que ofrece en sus conmemoraciones, en sus fiestas.

Fomentando la inversión; dinamizando los pilares de la economía de la ciudad, nuestros espacios industriales, el comercio; qué decir de la industria naval, que nos ha dado la que quizá haya sido la mejor noticia del año que ahora finaliza con el contrato de la construcción de las corbetas en Navantia… Son acciones que han obtenido sus frutos y rebajado la cifra del desempleo en más de 2.600 personas. Queda todo un mundo por hacer en este sentido y, como primera providencia, doce meses por delante de un nuevo 2019 que invito a vivir con la esperanza de las buenas noticias. Tan buenas como las cifras que nos deja el año que ahora finaliza, en el que el pago medio a los proveedores se ha reducido a 18 días de media cuando a mediados de 2015 se situaba en 58 días. O haber situado a San Fernando como el municipio mayor de 40.000 habitantes de la provincia gaditana con menor deuda por habitante, casi triplicando en la rebaja de esta cifra respecto al que ocupa el segundo lugar. Podemos hablar de cifras, cuentas quizás frías, pero elocuentes como demostrativas de una gestión.

2018 ha sido el año en el que hemos visto cómo proyectos muy importantes para San Fernando se han puesto ya en marcha gracias a los fondos de la Iniciativa Territorial Integrada (ITI) de la Junta de Andalucía. La transformación de la playa de Camposoto y su entorno y los 3,5 millones de euros de la ITI Cultural para hacer realidad el Museo Camarón son buenos ejemplos de ello. Tan solo hace unos días, el pasado 20 de diciembre, que firmamos el acta de replanteo de este importantísimo espacio cultural como paso previo, tras tantos años de espera, a su construcción.

Y será en 2019 cuando la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUSI) procedente de los fondos FEDER europeos recoja el testigo que deja la ITI. Seguirán llegando buenas noticias con los 12,5 millones de euros para hacer realidad el proyecto ‘La ciudad del Parque Natural’ que supondrá una profunda transformación para San Fernando, incardinando nuestro entorno natural con el urbano desde la Magdalena hasta Camposoto. Suena bien y suena cercano en el tiempo, porque a las puertas del año nuevo, el Ayuntamiento está preparado para afrontarlo. Siempre con los colectivos vecinales y sociales, de una manera participativa.

De manera que las bases para que San Fernando llegue de nuevo a florecer están ya colocadas. Nos situamos por delante de los demás, generamos recursos económicos y fortalecemos nuestras perspectivas con la mejor noticia que anteriormente mencioné: la consolidación de 6.000 puestos de trabajo que supone la carga de trabajo para Navantia y que nos posiciona en una situación privilegiada para abordar retos cada vez más ambiciosos con la generación de empleo y riqueza como objetivo primordial.

Todo un 2019 para ver hechos realidad unos proyectos que, como alcaldesa, ha sido un privilegio trabajar en ellos y así servir a mi ciudad. Proyectos para nuestros barrios, nuestras zonas verdes; para nuestro espacio industrial en Fadricas como generador de empleo; para el Mercado Central y su entorno; para las instalaciones deportivas; para el impulso de la movilidad en zonas estratégicas como Pery Junquera, Constitución… Inversiones que se merece esta ciudad.

Llega también un año electoral en el que la ciudadanía está llamada a las urnas para elegir un nuevo gobierno municipal. Independientemente de los resultados, agradezco de todo corazón a los isleños e isleñas la confianza depositada en mí en su momento y durante este mandato. No son tiempos fáciles para gobernar. La existencia de un mayor número de opciones políticas y los resultados electorales que estamos observando nos llevan a parlamentos y corporaciones –a todos los niveles, desde la estatal a las locales- muy diversas, en las que son necesarias la altura de miras y el cumplimiento de compromisos con la ciudadanía para no bloquear las acciones encaminadas a mejorar la vida de las personas.

Con el deseo de que caminemos juntos y juntas hasta ver hechas realidad todas las buenas noticias que La Isla aguarda en 2019.