Visita a las nuevas instalaciones San Carlos.
Visita a las nuevas instalaciones San Carlos. - C. Cherbuy
SALUD

San Carlos incorpora la Micropigmentación para la reconstrucción de la mama

Un total de 440 mujeres de la provincia se beneficiarán de esta técnica que supone un aumento de la autoestima

Actualizado:

La Unidad de Mama del Hospital Universitario Puerta del Mar pondrá en marcha esta semana la nueva Sala de Micropigmentación Mamaria en las instalaciones del Hospital de San Carlos de San Fernando, destinada a las mujeres que se han sometido a una reconstrucción mamaria tras el tratamiento quirúrgico del cáncer de mama.

El delegado de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Manuel Herrera, ha visitado hoy la nueva sala, acompañado del gerente de los Hospitales Puerta del Mar y San Carlos, Fernando Forja; y la alcaldesa de San Fernando, Patricia Cavada.

También han estado presentes en el acto la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer, Josefa Moreno, y la delegada territorial de Educación, Remedios Palma, así como representantes de diferentes asociaciones como Valientes y Guerreras, Asociación Española Contra el Cáncer, Agamama, Asociación Cáncer Mama Bahía y Asociación de Mujeres Mastectomizadas AMMA.

La micropigmentación se basa en dibujar y delinear la mama a nivel epidérmico con pigmentos que no migran, es decir, que no cambian de ubicación, y cuya coloración marrón y rojiza se asemeja a la natural de la areola y el pezón.

Es similar a un tatuaje, pero se diferencia en el tipo de pigmentación que se utiliza, la localización y la duración de la misma. Así, mientras que en los tatuajes la tinta se deposita en la dermis, en la micropigmentación se hace en la capa cutánea más superficial, la epidermis. Se utilizan pigmentos inorgánicos e hipoalergénicos que no provocan intolerancias. No obstante, antes de realizar la técnica, se realiza una prueba de alergia a la paciente para una completa seguridad.

Se trata de un procedimiento no doloroso, que se realiza bajo anestesia local tópica y la duración varía según el diseño, oscilando entre dos y tres horas. El resultado permite que la mujer mastectomizada vuelva a sentirse a gusto con ella misma, con su imagen, recuperar la confianza en su cuerpo.