URBANISMO

El olvido se enquista en la Casa Lazaga y la antigua sede de la Cruz Roja

A pesar de ser dos de los edificios más emblemáticos de la ciudad, siguen sin contar con un desarrollo claro, mientras sus paredes se caen

Actualizado:

Son algunos de los edificios más importantes de los que se encuentran en la calle Real, pero su imagen dista mucho de lo que se espera para esa vía, que se pretende convertir en el eje dinamizador de San Fernando.

Su estado de abandono ha pasado a ser crítico debido a que están prácticamente en ruinas, aunque lo que más preocupa es que no existe de momento ningún desarrollo cerrado para estos espacios. Ni la Casa Lazaga ni la antigua sede de la Cruz Roja tienen un futuro ni a medio ni a largo plazo más allá que seguir cayéndose. Y es que el paso del tiempo se ha convertido en su peor enemigo.

El otro, la inversión. Se acercan cada uno a la decena de millones de euros en cuanto al dinero que se precisa para recuperar las edificaciones. Unas cantidades elevadas que alejan la posibilidad de afrontar un proyecto para poder contar con los espacios.

Proyectos ha habido, o intenciones de proyectos, que se quedaron en eso, en intenciones. Porque ninguno ha conseguido salir adelante.

En el caso de la Cruz Roja se intentó convertir en hotel pero las empresas interesadas querían contar con el aparcamiento que actualmente es propiedad de Defensa, que no ha querido desprenderse de ese espacio.

Posteriormente se planteó la posibilidad de que fuera el archivo municipal, para que contuviera todos los fondos documentales del Ayuntamiento. Pero esta idea también se descarta por el momento y se vuelve a trabajar con el objetivo de que se pueda contar con el lugar para ampliar las camas hoteleras con las que cuenta la ciudad.

En el caso de Lazaga también se compró con la intención de que contuviera un hotel con encanto. Pasó el tiempo y el interés por el lugar fue decayendo, hasta que el Partido Popular propuso que se convirtiera en el museo y nuevo espacio dedicado a Camarón. Pero los socialistas al llegar a la Alcaldía desecharon de inmediato esta posibilidad. Y ahí sigue a la espera de tener algún uso para volver a abrir sus puertas.