Uno de los miembros de la familia en la casa encantada que han creado este año. - C. CHERBUY
FIESTA

Una familia de Halloween

De nuevo los Lamela-Clavaín soprenden con su cementerio de Camposoto, el gran atractivo de la 'Noche de Brujas'

Actualizado:

Todo comenzó en el año 2013, cuando se disfrazaron de brujas y realizaron un aquelarre en medio de una huerta de Camposoto, un barrio de San Fernando que se apropió del Halloween como si hubiera sido suyo de siempre aprovechando la fisonomía de las viviendas que permitían el 'truco o trato'.

Ante la expectación decidieron al año siguiente dar un paso más y crearon un cementerio zombi. Ahí nació ya el cementerio de Camposoto, que se ha convertido en uno de los grandes referentes del Halloween de San Fernando. De hecho, arrastra a personas de otras provincias que vienen hasta el lugar para pasar por esta creación de la familia Lamela-Clavaín.

Vampiros, una familia de seres Amish y ahora una familia de hombres lobo. Conforme pasan los años crecen los recursos, y eso a pesar de no contar con ningún tipo de apoyo o ayuda más allá de lo que consiguen de algunos patrocinadores.

Y su arraigo es tal que por más que el Ayuntamiento ha invertido unos 37.000 euros en ambientar el centro de la ciudad, de nuevo han sido ellos los que se han llevado la atención del Halloween a su barrio de Camposoto, contando además con una asociación de vecinos que también se vuelca y crean un pasaje del terror. Unas iniciativas que cada vez cogen más peso.

La lluvia desdibuja la fiesta

Pero la lluvia desdibujó la fiesta. La tormenta que cayó durante prácticamente todo el día, hizo que muchas familias descartaran el salir y a pesar de que hubo ambiente no tuvo ni punto de comparación al del año pasado.

Desde el Ayuntamiento de San Fernando se decidió a pesar del tiempo mantener todas las actividades, que tuvieron finalmente que retrasarse en más de una hora ante la necesidad de finalizar los montajes.

Hubo gente, pero no como el año pasado cuando La Isla se consolidaba como referente del Halloween en la provincia. Por eso el Consistorio apuesta por esta fiesta y ha realizado una gran inversión este año, aunque el agua no ha dejado lucir tanto esa gran apuesta que espera alargarse en días y crear una oportunidad económica en torno al Halloween.

La familia Lamela-Clavaín también mantuvo sus planes de salir a pesar de los chaparrones, aunque en este caso lo hicieron porque no podían realizarlo todos juntos en otro día. También comenzaron con retraso con respecto a la hora prevista, arrastrando conforme pasaban las horas a un mayor número de personas.

Sea como sea, lo que sí que parece asentarse es que San Fernando ve en Halloween una gran oportunidad para destacar en la provincia y cada año crece no solo la apuesta sino la implicación de los isleños en torno a esta fiesta.