De izq. a der., soldado Pérez, teniente coronel Palmero, suboficial mayor Naranjo y cabo primero Iglesias.
De izq. a der., soldado Pérez, teniente coronel Palmero, suboficial mayor Naranjo y cabo primero Iglesias. - ANTONIO VÁZQUEZ
CARRERA DEL FANGO

Fan - Pin, cuando tu límite está mucho más allá de lo que crees

El próximo mes de octubre el Tercio de Armada volverá a celebrar la carrera cívico-militar que es mucho más que una prueba deportiva

San FernandoActualizado:

Avanzan poco a poco sobre el fango. Algunos de pie, los más a gatas o tumbados, arrastrándose. Queda poco para terminar. Ya han corrido tres kilómetros, superado obstáculos y nadado dos cruces de caños, unos 400 metros. Pero los últimos 1.800 metros de los ocho kilómetros de la prueba son los más duros. Se escuchan voces de ánimo. Se ven las caras de esfuerzo, las miradas cómplices de los compañeros. Alguno piensa que no puede más hasta que recibe el apoyo y el aliento del que tiene al lado. Y al final, la satisfacción y la alegría de llegar a meta.

Es el Fan - Pin Race. Una carrera que discurre por dentro de la población militar de San Carlos, en la que los participantes tienen que enfrentarse a asfalto, agua, tierra, fango y obstáculos y superarla en menos de tres horas.

«Puede apuntarse todo aquel que venga con ganas de pasárselo bien, de afán de superación, de saber cómo uno puede pensar que está al límite físico y mental y se asombra cómo por él mismo o con la ayuda de los que están alrededor sale adelante», explica el director técnico de la carrera, el teniente coronel Antonio Palmero. Esta es la respuesta extraoficial pero, apunta, «no cualquiera puede venir porque», esta es la contestación oficial, «hay que tener una buena condición física y ser mayor de edad».

Corredores durante el Fan-Pin 2017.
Corredores durante el Fan-Pin 2017. - ORP TEAR

El próximo 27 de octubre se celebrará en La Isla la tercera edición de una competición que cada vez gana más adeptos. Si bien esta carrera es cívico - militar, se desprende del Fan -Pin únicamente castrense que realizan los miembros del Tercio de Armada desde hace casi 20 años. Es decir, el Fan - Pin es un entrenamiento militar que, viendo la gran aceptación y las ganas que tenían tanto los miembros de otras unidades de las Fuerzas Armadas como de otras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y algunos civiles de realizarlo, se decidió abrir a todos los ciudadanos llevando a cabo una edición cívico - militar de la prueba.

Las inscripciones ya están abiertas y dispone de un total de 650 plazas, en dos categorías: individual y por equipos (masculinos, femeninos y mixtos). Y, si bien es cierto que la cuota de inscripción es de 30 euros, también lo es que el Fan - Pin es una carrera benéfica. «Una vez que hemos amortizado los gastos de la prueba (trofeos, bolsa del corredor), se dona todo a asociaciones benéficas de SanFernando y de la Bahía de Cádiz con las que trabaja el Tercio de Armada», explica el teniente coronel Palmero.

Si usted está planteándose realizarla, el cabo primero Juan Carlos Iglesias, uno de los organizadores de la prueba y experto corredor, da algunos consejos para que se prepare de cara a finalizarla con éxito. «Tres o cuatro semanas con mucho ejercicio aeróbico, carrera continua para preparar el cuerpo. Después hay que empezar con el entrenamiento específico: trabajar series, cambios de ritmo, natación y grupos musculares, tanto tren superior como tren inferior», señala Iglesias. «Y después estar muy centrado en la carrera, tener las cosas claras, marcarse objetivos y muchas ganas de meterle caña al cuerpo», destaca.

La carrera, como la vida

«Lo primero que sugerimos es que visiten nuestra página web y vean los vídeos explicativos donde describimos lo que se van a encontrar y aconsejamos técnicas y procedimientos para el desplazamiento en el fango, así como para superar los obstáculos de la prueba», detalla el soldado Miguel Pérez, otro de los infantes que se encargan de organizar el Fan - Pin. Asimismo, conviene no olvidar que es obligatorio vestir pantalón largo, camiseta de manga larga, guantes y zapatillas deportivas o botas.

«La prueba nace de un adiestramiento militar de los infantes de Marina que busca el compañerismo, la superación, el llegar al final con toda tu unidad», cuenta el suboficial mayor Francisco Naranjo, mano derecha del teniente coronel Palmero en la dirección técnica de la carrera. «Somos capaces de llegar mucho más allá de lo que creemos», afirma.

ORP TEAR
ORP TEAR

El afán de superación y el compañerismo son, además de lo especial del entorno natural en el que se desarrolla, las características principales del Fan - Pin. «La carrera es como la vida, hay que irse marcando metas cortas. Muchas veces dices ‘de esta no voy a salir’ y luego te levantas, al día siguiente sale el sol», cuentan.

Además, los participantes civiles en la carrera conocen desde dentro el adiestramiento de los infantes de Marina. «Somos parte de la población y, si bien es cierto que cada vez se nos conoce más, las Fuerzas Armadas somos desconocidas para parte de la población», señala el teniente coronel Palmero, que destaca que, «cuando quieres que un conocido se convierta en tu amigo, tienes que invitarlo a tu casa» y eso es lo que hace el Tercio de Armada.

Unos 500 de sus componentes participan el día de la prueba como organizadores de la misma, tanto en la salida, como en la meta, en los avituallamientos y también, como seguridad, ya que todo el recorrido está jalonado tanto de equipos de rescate como sanitarios y el corredor se puede salir en cualquier momento si no puede más.

Para llegar a la meta, el teniente coronel y el cabo primero aconsejan «ir los tres primeros kilómetros a muerte para llegar al fango antes que los demás y que esté menos pisado», mientras que el suboficial mayor y el soldado opinan que «hay que tomárselo con tranquilidad para llegar al fango con fuerzas». Y todos coinciden «hay que dosificarse durante el recorrido y ser consciente de las capacidades que cada uno tiene» para, «después de la lucha, llegar a la meta».

El equipo organizador, con los carteles de la prueba.
El equipo organizador, con los carteles de la prueba. - ANTONIO VÁZQUEZ