SAN FERNANDO

El 24 de septiembre, la gran hazaña isleña que se pierde en la historia

Ocho años después del bicentenario la efemérides del asedio y Las Cortes sigue sin lograr el impulso previsto para el desarrollo de la ciudad y se queda en la fiesta de un día

SAN FERNANDOActualizado:

En otras localidades las celebraciones vinculadas a efemérides históricas logran convertirse en un importante foco de atracción turística. Por ello, San Fernando se marcó el 24 de septiembre, fecha de la primera sesión de Las Cortes de 1810, como uno de los grandes proyectos para el desarrollo de la ciudad.

Y si se tiene en cuenta la historia no es para menos, puesto que el puente Zuazo se convirtió en la última frontera de España, la resistencia de La Isla permitió que se constituyera una nueva Constitución, que la conquista napoleónica no se hiciera efectiva y que la reconquista tuviera un hilo de esperanza. San Fernando viró y cambió su fiesta local (que hasta entonces estaba vinculada con la celebración del Cerro) para darle importancia a esta celebración. Trazó un ambicioso plan en torno al 2010, año en el que se cumplían 200 años de los acontecimientos históricos, con el objetivo de crear nuevos espacios culturales, rehabilitar los equipamientos vinculados con la historia y aprovechar para crear nuevas infraestructuras. Además se quiso vincular con la gastronomía y se cambió la fecha de la celebración de la Feria de la Tapa, para darle mayor consistencia, ya este evento se ha consolidado y atrae a miles de personas.

Pero ocho años después del 2010, el impulso que se esperaba que fuera esta efemérides se ha desvanecido y lo único que se ha conseguido es que el 24 de septiembre sea un día de fiesta. De hecho, nada se ha conseguido adelantar desde entonces. El tranvía sigue sin pasar, el Real Carenero se ha rehabilitado pero continúa sin ponerse en uso. La Fundación Legado de Las Cortes mantiene las recreaciones pero muy alejado de la participación y la cantidad de asociaciones históricas que se reunieron con el Bicentenario, el puente Zuazo continúa a la espera de una profunda recuperación, mientras que se han eliminado espacios como el que se encontraba con respecto a la Regencia de la Época en el Compañía de María o el Centro de Interpretación del Parlamentarismo, con su equipamiento guardado.

Aunque lo que más preocupa es el desconocimiento que muchos isleños siguen teniendo de esta celebración. A pesar de los esfuerzos realizados para asentar en el sentir isleño lo acontecido en 2010, hay parte de la población que sigue desconociendo por qué el 24 de septiembre es fiesta en San Fernando.

La cantidad de personas que acuden a las recreaciones no es el esperado para un acontecimiento de tal magnitud, mientras que la Feria de la Tapa sigue siendo un evento que funciona por sí solo y no un eje dinamizador para la celebración, puesto que más allá de la coincidencia de la fecha poco más tiene que ver.

Conciertos, actuaciones infantiles y fuegos artificiales completan el programa elaborado para este año que sigue teniendo en su epicentro el acto institucional que se realiza en el Gran Teatro de Las Cortes. Ese teatro que acogió la primera sesión y que iba a modernizarse para contar la historia de lo que ocurrió allí dentro. Pero nada se ha hecho con ese plan que recogía incluso hologramas.

La Isla precisa de un cambio de modelo económico y el Bicentenario de Las Cortes fue la gran apuesta de hace una década para cambiar el rumbo de la ciudad, ahora esa apuesta se diluye ante la falta de oferta para explicar o que ocurrió en 1810.