Momento del viaje sobre la estación, en la cabina del piloto. - MARÍA ALMAGRO
REPORTAJE

Vídeo: LA VOZ sobrevuela Wikinger, el gigante del viento

El 'cerebro' de este inmenso parque eólico se ha construido en los astilleros de Puerto Real. Las imágenes desde el cielo dan cuenta de su potencia y magnitud

Enviada especial a Saasnitz (Alemania)Actualizado:

El termómetro marca a duras penas los diez grados, las nubes amenazan tormenta eléctrica y el viento, aunque en otoño, congela como en invierno. En un pequeño aeropuerto del noreste de Alemania se discute sobre si con estas condiciones metereológicas se podrá volar o no. «Vamos a ver qué nos dicen los pilotos». Esperamos unos minutos y finalmente unos tímidos rayos de sol dan luz al plan inicial. Eso sí, el vuelo será más corto y se hará por encima de las nubes para evitar cualquier riesgo.

A poco del despegue se empieza a tomar conciencia de que el paisaje será espectacular. Vamos a visitar desde el aire el gran parque eólico de Wikinger, levantado por Iberdrola en medio del Mar Báltico. Pero hasta llegar allí, a unos cuantos kilómetros de la costa, sobrevolaremos la isla Rügen, famosa por sus afilados acantilados de rocas cretáceas.

Al otro lado de la ventanilla de la avioneta la naturaleza se llena de verdes, marrones, grisáceos, azules... Todo una mezcla de sensaciones que sobrecogen al que tiene la suerte de contemplarlo en un solo vistazo. Y ahí, en medio de esa gran lengua gris y arrugada que hoy es el Báltico, Wikinger. Desde lejos ya se pueden divisar sus molinos. 70 aerogeneradores que se alzan 165 metros sobre el mar y que mueven sus hélices, a ritmo, a tiempo, puntuales.

Se extienden en 34 kilómetros cuadrados. El parque ocupa casi el triple de superficie que la capital gaditana. Incluso sobre las nubes la majestuosidad del proyecto sigue intacta. No se empequeñece. Y en el centro de todo, la subestación ‘Andalucía’. El corazón y cerebro de toda este engranaje del viento que, a miles de kilómetros de casa, Puerto Real, ya cumple su misión a la perfección.