A. VÁZQUEZ
PROVINCIA

El Vaporcito, de emblema a problema

Al cumplirse cinco años de su hundimiento, Autoridad Portuaria ha solicitado a Cultura que descatalogue el barco como BIC para aliviarlo así de requisitos y salvarlo de su abandono

Actualizado:

Quedaban unos minutos para que el reloj marcara las seis y media de la tarde de hace cinco años cuando parte de la conciencia sentimental de Cádiz tocaba fondo en el muelle Reina Victoria. Allí, a unos cuatro metros bajo el agua, se ahogaba el Vapor. El duro golpe que había recibido su quilla contra la Punta de la Sato de la bocana había resultado ser mortal y en apenas treinta minutos su historia, tan contada y cantada, se terminaba. Ese viaje de ida y vuelta no tendría esta vez regreso y Las Galeras se quedaría ya esperándole para siempre.

Esta semana se llegaba de nuevo a ese aniversario negro. A otro 30 de agosto sin que el proyecto de recuperarlo haya dejado de ser un futurible para convertirse en realidad. Su reparación sigue cubierta de verdín en un pequeño y desastrado varadero de El Puerto que también quebró hace unos años. Allí, rodeado de basura y maleza, el ‘Adriano III’ resiste en dique seco inclinado, apuntalado, con las pocas cuadernas que le aguantan medio caídas, arrumbado, y tan solo cubierto por unos pocos plásticos deshilachados vencidos por el levante. Cadavérico y retirado, el mito parece resistirse a morir colocado en una rampa donde se sujeta dando la espalda al río Guadalete, en cuyas aguas tanto se meció.

Ahora el que fuera emblema, el rey de la Bahía de Cádiz, se ha convertido en un problema. Su evidente deterioro hace que reconstruirlo sea más costoso que hacer uno nuevo. Se han barajado diferentes cantidades pero las trabas que lo mantienen sin vida van más allá de las económicas. El hecho de que el Vaporcito sea desde 1999 Bien de Interés Cultural (BIC) también enreda una posible recuperación. La protección que la ley exige para la motonave complica la puesta en marcha de cualquier proyecto con una lista de requisitos, en su mayoría inasumibles e inviables.

Por tal motivo, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, dueña de los terrenos donde se asentaba el quebrado varadero, ha solicitado a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía que desafecte como BIC el Vaporcito. Entienden que no tiene sentido seguir manteniéndole dicha catalogación en la situación de abandono en la que está, y que esta persistencia sólo está poniendo obstáculos a las pocas voluntades que quedan dispuestas a que resurja.