Pedro Sánchez en Cádiz durante la campaña de primarias en marzo de 2017, junto a José María Román y Fran González
Pedro Sánchez en Cádiz durante la campaña de primarias en marzo de 2017, junto a José María Román y Fran González - F. J.
CAMBIO DE GOBIERNO

Unidad en el PSOE gaditano a la espera del nombramiento de cargos

El debate se prevé en el relevo de la dirección de la Zona Franca, ya que se trata de un puesto para un perfil técnico y político

El sevillano Gómez de Celis apunta como pieza clave en la configuración de la Delegación de Gobierno en Andalucía y las subdelegaciones

CÁDIZActualizado:

Empieza el baile entre los socialistas gaditanos. La formación del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez tendrá repercusión en las filas del PSOE provincial una vez que la estructura del Estado vaya tomando forma en sus tres primeros escalones y se extienda, posteriormente, a la periferia con el nombramiento de los delegados y subdelegados del Gobierno. De momento, nadie se ha postulado para ocupar cargos en esta nueva etapa política, aunque se espera que la transición sea rápida y las nuevas designaciones se anuncien a finales de mes.

Por ahora la familia socialista de Cádiz vive con optimismo y esperanza el desarrollo de los acontecimientos que han llevado a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno después del triunfo de su moción de censura contra Mariano Rajoy. Las diferencias entre sanchistas y susanistas en la provincia están, aparentemente, aparcadas y se vive un ambiente de unidad y expectación. No obstante, la procesión va por dentro.

Todo apunta a que el Gobierno que ha diseñado Sánchez es de transición, sin embargo, pese a las limitaciones de tiempo que pueda tener este nuevo ejecutivo, toca ahora recompensar a quienes confiaron en él en un momento en el que se le dio por muerto. Nadie en el seno del PSOE se atreve a realizar quinielas sobre futuros nombramientos, pero distintas fuentes consultadas por LA VOZ coinciden en advertir que el relevo en la Zona Franca, por ejemplo, será objeto de un debate interno. No hay que olvidar que la nueva ministra de Hacienda, órgano al que pertenece el recinto fiscal, es la exconsejera de Economía de la Junta y reconocida susanista, María Jesús Montero, lo que hace presagiar que el nuevo titular de la Zona Franca será de la cuerda del aparato andaluz y por consiguiente de la dirección provincial del PSOE, que controla la actual presidenta de la Diputación, Irene García.

El cargo de delegado de la Zona Franca es un puesto técnico de gestión pero, al mismo tiempo, es una importante figura de representación política sobre la que se proyecta también la imagen del partido que gobierna. Es, por ello, un puesto codiciado que, el tiempo, desvelará si el debate por su designación termina en un mero trámite o en un enfrentamiento entre facciones del partido.

Pedro Sánchez perdió en la provincia las primarias que celebró el partido en España el 21 de mayo de 2017, que lo situaron de nuevo en la secretaría general del partido tras medirse a Susana Díaz y a Patxi López. Sánchez tuvo que abandonar en octubre de 2016 el cargo de secretario general del partido tras un bochornoso Comité Federal que lo llevó a la dimisión y a la renuncia de su acta de diputado. Su negativa a votar a favor de la investidura de Rajoy tras las elecciones de junio de 2016 -los segundos comicios que se celebraban después de los de diciembre de 2015 y donde no hubo acuerdo para formar gobierno- provocó una guerra interna en su la organización que desembocó con el nombramiento de una gestora para dirigir al PSOE. La situación había generado una fractura en el partido que muchos vaticinaban incurable.

Aliados en tiempos difíciles

Sin embargo, cuatro meses después del fatídico desenlace del Comité Federal fue el propio Sánchez el que volvió al ruedo político para iniciar la reconquista de la secretaría y anunciar su candidatura a unas primarias para la elección de secretario general del PSOE. Precisamente es en este momento, donde muchos lo daban por desahuciado, cuando se abre la corriente 'Sanchista' en el partido y empieza a calar hondo su mensaje frente al liderazgo de Susana Díaz. Una figura clave de esta nueva andadura de Sánchez es el sevillano y exconcejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Sevilla, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, quien ha sido el brazo derecho de Pedro Sánchez y arquitecto en la sombra de su campaña hacia el triunfo. No se descarta, por tanto, que Gómez de Celis sea la figura del Gobierno de Sánchez en Andalucía y sea nombrado delegado del Gobierno en la comunidad andaluza, lo que implica, a su vez, la configuración del aparato del Estado en la periferia con el nombramiento de los futuros subdelegados del Gobierno.

Hay militantes del PSOE gaditano que navegaron en terreno hostil durante meses hasta la celebración de las primarias que restituyeron a Sánchez al frente del partido. La provincia, junto con Andalucía, es un feudo netamente 'susanista'. De hecho, la candidatura de Susana Díaz obtuvo en la provincia el 55,4% (2.230 votos), mientras que la de Pedro Sánchez aglutinó el 38,9% (1.637 votos) y la de Patxi López, el 5,5% (234 votos). La opción de Sánchez en las primarias solo triunfó en la provincia en las agrupaciones socialistas de Alcalá de los Gazules, Benaocaz, Bornos, Cádiz, Chiclana, La Línea, San José del Valle, Vejer y en San Pablo de Buceite, pedanía de Jimena.

La radiografía del 'sanchismo' en Cádiz se pudo observar en el primer mitin de campaña de primarias que dio en Cádiz el 12 de marzo de 2017 en el Palacio de Congreso. Sánchez llenó el auditorio y fue la primera vez que se visualizó de manera nítida quienes estaban a su lado. Así, entre las figuras del socialismo gaditano que ocuparon protagonismo se encontraba José María Román, alcalde de Chiclana, María Jesús Castro, Rafael Román, Fran González, Juan Cantero, Emilio Aragón, Cándida Verdier y Antonio González, alcalde de San José del Valle, entre otros.