TRIBUNALES

Tres años y once meses de cárcel para seis narcos que intentaron alijar por Barbate

Los condenados fueron interceptados por un agente fuera de servicio, algunos escaparon pero una investigación posterior logró identificarlos

Actualizado:

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a tres años y once meses de cárcel a seis acusados de haber intentado alijar hachís por el puerto de Barbate.

Los hechos se remontan a hace dos años cuando la tarde del 5 de septiembre los procesados se pusieron de acuerdo para introducir droga a la península por la costa gaditana que traían desde Marruecos.

Con tal fin, uno de los acusados, en compañía de otra persona que no pudo ser identificada, trasladó a bordo de una embarcación recreativa de su propiedad la carga de hachís hasta el puerto. Otro de los procesados, se encontraba ya en las instalaciones a bordo de un ciclomotor, según el fallo, haciendo labores de vigilancia. Cuando el barco arribó al punto indicado (en frente de las antiguas dependencias de Cruz Roja), otros cuatro acusados comenzaron a descargar de la recreativa seis fardos que contenían unos 166 kilos de droga.

Sin embargo, cuando estaban sacando la mercancía, un agente de la Guardia Civil que iba de paisano les interceptó e impidió que metieran la droga en una furgoneta que tenían ya allí también estacionada para tal fin.

Al detectar la presencia del agente, tres de los procesados salieron corriendo y escalaron el muro del recinto portuario, sin embargo uno de ellos fue detenido. Éste tenía mojados los pies, los guantes y la ropa que llevaba puesta, y estaba manchado de arena. El acusado, además desprendía un fuerte olor a gasoil.

Por su parte, otro de los acusados y el tercero no identificado abandonaron el lugar a bordo de la embarcación, hasta donde se encontraba el barco de otros tres implicados más y un menor de edad en otro barco, quienes estaban ejerciendo labores de vigilancia, y cuya intervención también estaba prevista para auxiliar en el transporte en caso necesario. Por tanto, y dentro del plan establecido, fue esta segunda embarcación la encargada de dar salida a otros dos fardos de hachís con los que la primera embarcación había logrado abandonar el puerto.

Uno de los procesados para evitar ser relacionado con el barco que figuraba a su nombre le prendió fuego

Una vez realizado el trasvase del resto de la carga de hachís, uno de los acusados para evitar ser relacionado con la embarcación, la cual figura a su nombre, le prendió fuego. La embarcación, a pesar de los desperfectos sufridos a consecuencia del incendio, fue recuperada.

Los procesados que se fugaron con el resto de la mercancía lograron llevarla hasta la playa del Carmen. Allí les esperaba otro coche, cuyo propietario también fue imputado. La sustancia estupefaciente tenía como destino su posterior distribución a terceros. La droga aprehendida habría alcanzado en el mercado un valor de 350.000 euros.

En septiembre, dentro de la investigación, se acordó la entrada y registro en las viviendas de seis de los implicados. En estos registros se encontró numeroso material tecnológico de localización y gps, una gran cantidad de móviles que tenían en su casa cada uno de los procesados, droga y dinero en efectivo, entre otros.