;La campaña ha contado en Cádiz con víctimas de accidentes por una distracción
;La campaña ha contado en Cádiz con víctimas de accidentes por una distracción - LA VOZ
SEGURIDAD VIAL

Tráfico aumenta los controles en Cádiz contra el uso del móvil al volante

Los despistes por usar el teléfono, el navegador o fumar ya generan tantos accidentes mortales como el alcohol o la velocidad

Las denuncias en Cádiz el año pasado por el uso del móvil en el coche ascendieron a 2.083

CÁDIZActualizado:

Atender una llamada de móvil o simplemente enceder un cigarrro al volante figuran entre las principales causas de distracción que terminan en accidente. La Jefatura Provincial de Tráfico escenificó este jueves en la A-4, en el término de Jerez, una campaña de prevención contra las distracciones en el coche en la que participan algunas de las víctimas que quedaron en silla de ruedas tras apartar la vista de la carretera durante un solo segundo.

Mirar un whatsapp o encender la radio pueden acabar en tragedia. Así, personas voluntarias  con lesión medular víctimas de un accidente de tráfico están acompañado a los agentes a la hora de realizar los controles. Se trata de miembros de Asociación de Personas con Lesión Medular y otras Discapacidades Físicas (ASPAYM) los encargados de transmitir en primera persona al conductor las secuelas de un accidente por una imprudencia. Según el organismo que dirige Pere Navarro, en 2017 las distracciones provocaron uno de cada tres accidentes mortales, por delante del exceso de velocidad y del alcohol. Tráfico también señala el sueño y la fatiga como causas importantes de siniestralidad.

Las distracciones provocan uno de cada tres accidentes mortales

El tipo de accidente más frecuente debido a un despiste es la salida de la vía, el choque con el vehículo precedente y el atropello. Al acto de este jueves en la salida 633 de la A-4 acudieron el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco, y la jefa provincial de Tráfico, Piedad Sánchez, que señaló que se han establecido controles en todas las carreteras del mapa gaditano para detectar infracciones. Precisamente, la provincia registró en 2017 un total de 2.083 sanciones por usar el móvil, mientras que se registraron 136 por conducción negligente. La campaña que se mantendrá activa hasta el próximo 23 de septiembre servirá, en cierto modo, para no bajar la guardia y permanecer alerta mientras se conduce.

Según la propia Dirección General de Tráfico (DGT), la distracción ha sido una de las principales causas de los accidentes de tráfico de los últimos años. De hecho, en 2017, la distracción aparece como la primera causa de los accidentes mortales en un 33 %, por delante de la velocidad (29%) y el alcohol (26%).

Incremento de la siniestralidad

Durante el año 2016, las diferentes policías levantaron acta de 102.362 accidentes con víctimas en el conjunto del país. Estos accidentes ocasionaron 1.810 fallecidos en el momento del accidente o hasta 30 días después del mismo; 9.755 personas fueron ingresadas en un centro hospitalario y 130.635 resultaron heridas no hospitalizadas, según fuentes policiales. Estas cifras, han supuesto un aumento con respecto al año anterior en el número de fallecidos (7%), en los heridos hospitalizados (3%) y también en los accidentes con víctimas y en el número de heridos no hospitalizados (5%). En vía interurbana, en el año 2016, la distracción aparece como factor concurrente en un 25% de los accidentes con víctimas.

Los despistes conllevan sanciones de hasta 200 euros y tres puntos menos

Las autoridades insisten en el riesgo que entraña atender al móvil mientras se esá al volante. El uso del teléfono móvil, según diversos estudios, es un factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un siniestro. El teléfono aporta seguridad y protección, especialmente en momentos de urgencia o de necesidad. Sin embargo, su utilización mientras se conduce genera un alto riesgo de distracción, según los datos que aportan diferentes estudios. Así, "tras un minuto y medio hablando por el móvil (incluso con manos libres) el conductor no percibe el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12%, el ritmo cardíaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar". Algunos estudios constatan que la peligrosidad por un uso inadecuado del móvil puede llegar a ser equiparable a la conducción con exceso de alcohol.

Mientras se habla y conduce se pierde la capacidad de mantener una velocidad constante, de guardar la distancia de seguridad suficiente con el vehículo que circula delante y el tiempo de reacción aumenta considerablemente: entre medio a dos segundos, según los reflejos de cada conductor.

El uso del móvil no es único factor de riesgo al volante. Así, la utilización de navegadores o la acción de encender un cigarrillo provocan también despistes que puede acabar en accidente. El uso de navegadores GPS también ha aumentado en España de forma exponencial. Los navegadores pueden constituir una ayuda al conductor, pero suponen igualmente una importante causa de distracción.

El tabaco es un peligro en el coche

Los estudios confirman que se tarda una media de 4 segundos en encender un cigarro. A una velocidad de 100 km/h se habrán recorrido 113 metros. Encender y apagar el cigarrillo, una mano inutilizada para el volante, humo en los ojos, lumbre que se desprende, ceniza en los ojos, son elementos que provocan distracción mientras se conduce. Según un informe elaborado por las aseguradoras inglesas al menos el 5% de los accidentes de tráfico son directa o indirectamente atribuibles al hecho de fumar en el interior del vehículo. Según un estudio estadounidense publicado en "Preventive Medicine", los fumadores multiplican por 1,5 el peligro de tener un accidente de circulación.

Según la última encuesta realizada por Observatorio Nacional de Seguridad Vial, más del 80% de los conductores considera peligroso fumar mientras se conduce.

La ley de seguridad vial establece como infracción grave conducir utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación, así como, conducir utilizando cascos, auriculares u otros dispositivos que disminuyan la obligatoria atención permanente a la conducción. Estas infracciones se sancionan con multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos.