Los 'Free tours' comienzan a hacerse fuertes en Cádiz.
Los 'Free tours' comienzan a hacerse fuertes en Cádiz. - Antonio Vázquez
TURISMO

Tour gratuito: ¿Qué es y en qué consiste el Free Tour?

Los guias de esta iniciativa 'millenial' sólo cobran propinas y ofrecen muchas posibilidades al usuario en una visita superficial por la ciudad

CádizActualizado:

¿Qué es un Free Tour? ¿Cómo puede haber un tour turístico en una ciudad que se ofrezca de forma gratuita? Esta original fórmula turística, puramente 'millenial', aún no ha cumplido la mayoría de edad pero se está consolidando y ya ha dado el paso de las grandes capitales del mundo (Nueva York, Bruselas, Berlín, Amsterdan o Londres) a poblaciones más pequeñas como Toledo, Burgos o Cádiz.

Los no iniciados se preguntarán cómo puede haber algo gratis (significado de la palabra inglesa 'free') en esta época donde todo se mercantiliza. Aquí contamos algunas claves para responder a esas cuestiones que rondan la cabeza de quien se ha encontrando con este concepto por primera vez.

-El free tour es gratuito, sí, pero funciona a base de propinas. Aportación voluntaria en la que el usuario (más que cliente) pone un precio a la visita de la que ha disfrutado, o sufrido. No hay una cantidad pactada. La media se suele mover entre los diez euros por persona, pero depende de la ciudad y el nivel de vida de ese país (no es lo mismo Cádiz que Oslo). No hay tarifa fijada.

La idea es muy positiva para aquellos que viajen en modo ahorrativo, con pocos posibles, ya que es la forma más asequible económicamente de disfrutar de una visita guiada por la ciudad. Hasta puede salir gratis, aunque no se suele hacer porque la labor del guía merece un esfuerzo, por pequeño que sea.

-El empoderamiento del usuario. El visitante tiene la potestad no ya de calificar el tour, sino de fijar el precio que él considere que vale esa actividad. Esto supone una motivación extra para los guías, que deberán 'ganarse' a su público con una buena actuación. La palabra actuación no es 'gratuita' en este caso, pues son habituales las bromas, chanzas, anécdotas e interpretaciones más allá del encorsetamiento de antaño. Se asemeja más a una obra de teatro que a una clase de instituto.

-Flexibilidad. La propina se paga al final. Una de las características más ventajosas del Free Tour ha incluso obligado a cambiar el paso a muchas de las compañías oficiales. El turista puede reservar de manera gratuita, lo que le otorga tranquilidad pues sabe que si no puede acudir a la cita por una u otra circunstancia no habrá perdido el dinero. La propina se paga al final del tour. Así que si no lo has terminado porque te has encontrado mal, o porque te has aburrido soberanamente, no estás en la obligación de quedarte para amortizar la inversión.

-Otros tours añadidos ya con un precio fijado. Los guias de los Free Tours están en la obligación de tributar, de declarar el dinero obtenido tanto al Estado como a la empresa que les sirve de enlace con el público y monta todo el aparato técnico y publicitario. Por ello hacen una foto al principio o al final de la jornada, para controlar el número de asistentes. Son trabajadores autónomos. Y una buena manera de sacar beneficio al tour gratuito es ofrecer otro más específico en el que ya fijan un precio similar al de los tours oficionales.

-¿Preparados? Depende. La mayoría de guías no cuentan con la titulación oficial, por lo que se les puede acusar de intrusismo que aprovechan cierto vacío ilegal. Si así fuera, no tienen la preparación necesaria para ejercer esa labor. No obstante, estas compañías apuestan por jóvenes (y no tan jóvenes) con formación, ya sea en Historia, Humanidades o Periodismo (el arte de contar historias). Merecer una mayor o menor propina, incluso contar con prestigio, está a expensas de su buen hacer. Pero no hay un control de calidad puramente objetivo.

-Sin entrada a los monumentos. El paseo ('walking') por la ciudad es superficial. Al ser gratuito no incluye el acceso a los monumentos que son de pago, y tampoco suele perder el tiempo en los que no cobran el billete. Es una primera aproximación a la ciudad donde predomina la anécdota divertida o interesante, incluso el tópico, por encima de la profundidad que pueda tener una visita más compleja y exigente. Eso no tiene que ir acompañado de falta de rigor, pero la proliferación de iniciativas similares ha propiciado diferencias muy importantes entre unos y otros. No hay homogeneidad en cuanto a la calidad.

-En varios idiomas. Aunque no están obligados, estos 'Free tours' cuentan con visitas en varios idiomas. En el extranjero cuentan con hispanohablantes que ya están bien integrados en la ciudad y son una gran fuentes de 'tips' (consejos) para esos turistas de bajo presupuesto. ¿Cómo acceder a ellos? Están disponibles en su web particular y allí fijan la cita en un punto de encuentro ('meeting point'). En la mayoría aceptan turistas hasta el último segundo.