CONTENIDO PROMOCIONADO

Tips para tener un jardín perfecto y bien regado

El riego es uno de los factores que marcan la diferencia a la hora de mantener un jardín.

Actualizado:

Poder disfrutar de un jardín en casa es todo un lujo. Sobre todo en las ciudades, donde el espacio cada vez es más reducido y a menudo se tienen que sacrificar estas zonas al aire libre que tanto nos gustan.

Aunque hay dignas excepciones, y se puede tener la fortuna de contar con un jardín, de mayor o menor tamaño, donde pasar momentos tranquilos. Para disfrutar al máximo de ellos se necesita escoger muy bien el tipo de plantas que vamos. Además de otro factor sumamente importante: el riego.

Si quieres tener un jardín bien cuidado, evita los errores que se cometen a menudo regando las plantas. Tanto el exceso como la falta de agua pueden causar graves daños en tu jardín. Si quieres que esté perfecto sigue estos consejos que te ofrece https://riegopro.com/.

El momento y la frecuencia

Lo primero que hay que saber es que cada época del año tiene una hora diferente en la que es mejor regar.

Por ejemplo en verano es preferible hacerlo a primera hora, antes de que haya salido el sol, o entrada la noche cuando la temperatura es algo más suave. Así conseguimos que el agua no se evapore por el calor y que las hojas de las plantas no sufran quemaduras debido al “efecto lupa” que tienen las gotas de agua cuando inciden en ellas los rayos del sol.

Durante el invierno, cuando el frío nocturno puede llegar a producir heladas importantes, es más conveniente hacer el riego por las mañanas, cuando las temperaturas suben un poco y las plantas no van a sufrir tanto debido a los efectos de la congelación del agua.

En cuanto a la frecuencia, es mucho mejor regar de forma más espaciada para que las plantas fijen sus raíces. De este modo podrás conseguir que tus plantas soporten mejor los períodos de sequía y las ráfagas de viento, al tener un mayor agarre en el suelo. Si riegas poco y a menudo, las raíces se quedarán en la superficie y su exposición a la falta de agua será mayor.

En jardines de cierto tamaño, una buena forma de asegurar que la frecuencia es la adecuada es mediante programadores de riego, con los que evitar el riesgo de regar demasiado a menudo o muy poco. Así se podrá disfrutar más tiempo de unas plantas fuertes y sanas.

Cantidad de riego

La zona en la que nos encontramos y la estación del año marcan la cantidad de agua que necesitan las plantas del jardín. También cuál es su ubicación, ya que no es lo mismo una zona de sombra que una que está expuesta todo el día al sol. Y por supuesto, las especies que se plantan requieren diferentes tipos de riego.

Es importante tener esto en cuenta, de modo que no está de más contar con el asesoramiento de un profesional que nos oriente tanto en el tipo de plantas que más nos convienen como en la cantidad de agua que necesitan en función del terreno, la zona y la climatología que tendremos.

El método que se usa para regar

Aquí cada vez hay menos dudas, porque es evidente que lo mejor es tener riego automático. De este modo se ahorra agua y las plantas reciben solo el agua que necesitan. Además, se elimina el riesgo que tiene regar con mangueras, que normalmente hace que el agua vaya más allá y se desperdicie en zonas en las que no hace falta.

Los aspersores de riego son muy prácticos, ya que permiten controlar la zona a la que llega el agua de manera muy eficaz, automatizar todo el proceso e incluso incorporar sensores de humedad para que solo se activen cuando sea necesario.

El agua, cuanto más natural mucho mejor

En cuanto al tipo de agua con el que hacer el riego, evidentemente la mejor es la de lluvia. Como no contiene cloro ni otro tipo de aditivos, las plantas lo agradecen, de modo que puedes tratar de aprovecharla colocando un aljibe para recogerla cuando llueve. Si no es posible o no llueve lo suficiente, prueba a instalar un filtro que retenga estos residuos y proporcione un agua lo más natural posible.

Si quieres tener un jardín verde y bien cuidado, pon en práctica estos consejos y podrá disfrutarlo todo el año.