CONTENIDO PROMOCIONADO

¿Por qué tener un huerto ecológico en casa?

Un huerto ecológico en casa se puede convertir en un pasatiempo saludable. Te permite estar en contacto con el medio ambiente y la naturaleza, y no requiere tanto tiempo o espacio como tal vez pienses

CádizActualizado:

Si tienes la oportunidad de crear un huerto, aquí te daremos algunos consejos para que lo hagas de una manera más ecológica y naturalSi tienes la oportunidad de crear un huerto, aquí te daremos algunos consejos para que lo hagas de una manera más ecológica y natural.

Si te estás preguntando por qué tener un huerto ecológico en casa, presta atención

La razón es porque tener un huerto ecológico es saludable, ya que en el cultivo no se usan ni pesticidas ni abonos químicos y los fertilizantes son orgánicos. Además de educativo, te permitirá mantenerte en forma sin mucho esfuerzo y tendrás a tu disposición comida ecológica.

Tener un huerto en casa es una excelente manera de aprender a auto-producir alimentos saludables y a conocer los principios de una educación ambiental y alimentaria cada vez más importante.

Asimismo, ayudas a salvaguardar la biodiversidad agrícola y te aseguras de proporcionar alimentos frescos a tu familia.

Razones para cultivar tu propio huerto

-Son cien por cien naturales

No puede haber nada más saludable y 100% natural que las frutas y verduras que puedas recolectar directamente en tu propio huerto.

De este modo, al menos en parte, reducirás el problema de las emisiones nocivas durante el transporte de productos alimenticios procedentes de lugares lejanos.

El compromiso de sembrar, cosechar y cuidar tus plantas te beneficiará con unos alimentos frescos y con un excelente sabor, completamente orgánicos y gratis.

-Es bueno para los niños

Si tienes hijos o trabajas en un colegio puedes comenzar tu huerto ecológico en tu hogar o escuela para que enseñes a los más pequeños cómo se cultivan las verduras que todos los días ponen en sus mesas.

Así, los niños aprenderán a apreciar mucho más las frutas y verduras, aparte que pueden colaborar con la siembra, el riego, la cosecha y el cuidado general del jardín. Esta es una manera de enseñarles a ser responsables.

-Consumirás alimentos orgánicos

¿Por qué cultivar un huerto? Una de las principales razones es que tendrás a tu disposición productos orgánicos, sin pesticidas perjudiciales para el medio ambiente y para la salud, a un coste prácticamente nulo.

Y si tu huerto ecológico tiene éxito, tendrás todo lo necesario para preparar conservas, salsas y mermeladas durante todo el año, incluso cuando el producto en cuestión ya no esté en temporada.

-Puedes cultivar lo que quieras

Incluso especies de plantas, semillas raras y antiguas cuyo cultivo no se lleva a cabo a nivel industrial, ya que se consideran no rentables.

Puedes obtener este tipo de semillas buscando eventos que involucren el intercambio de estas o preguntando a un agricultor de confianza.

¿Cómo hacer un huerto ecológico?

Lo primero que debes hacer es comprar tierra barata para cultivar, porque esta tierra es de calidad y en este caso, la calidad es todo. El suelo puede ser tradicional o suelo orgánico ya fertilizado.

Las macetas deben tener en el fondo arcilla expandida o grava. Añade un poco de arena gruesa al suelo, ya que la arena sirve para drenar fácilmente el agua.

Compra plantas que ya estén cultivadas, solo deberás trasplantarlas en macetas y recuerda que el tamaño de estas debe ser proporcional al tamaño de la verdura que vayas a cultivar.

Los calabacines crecen en macetas de 50-60 cm de diámetro y 40-50 cm de altura. En cambio la lechuga, el apio, la escarola y las hierbas aromáticas pueden crecer en macetas de 30 cm de diámetro y 20 cm de altura.

Comienza siempre con vegetales de ciclo corto o con las hierbas aromáticas más simples. Si te gustan las flores elige verduras y frutas que florecen o son decorativas, como los chiles, remolachas, fresas y tomates.

Las plantas deben contar con su espacio vital para que crezcan bien. Por lo tanto, deja al menos 70 cm de distancia, por ejemplo entre las plántulas de calabacín, al menos 40 cm para los tomates y 25 para las lechugas.

Averigua qué espacio debes dejar entre las plantas según su especie para que se desarrollen sin ningún problema.