CONTENIDO PROMOCIONADO

La tecnología ayuda a que más alumnos hagan trampas

CÁDIZActualizado:

Según un estudio la inclusión de las nuevas tecnologías en nuestra vida diaria ayuda a que más jóvenes las usen para hacer trampas en los exámenes.

Habrá quien se acuerde como eran las llamadas “chuletas” hace años. Cuando se tenían exámenes, la tarde anterior se pasaba mucho tiempo, que se podía haber dedicado a estudiar, a escribir en un pequeños papel, con tipos de letra muy pequeña, las respuestas a las preguntas que podrían salir en el exámen. Al día siguiente, durante la prueba, los alumnos que iba a copiar estaban bastante nerviosos, sacaban de sus mochilas, libros o cuadernos esa hojita escrita y la escondían donde podían para que el profesor no les viera. Otros, en lugar de usar papel, escribían en sus manos las respuestas.

Con el paso del tiempo ha ido evolucionando todo, hasta la manera en cómo se copia en los exámenes. Según estudios recientes las nuevas tecnologías han mejorado el ingenio de los estudiantes a la hora de copiar.

Métodos más avanzados

La llegada de las nuevas tecnologías a nuestra vida ha marcado un antes y un después en la manera en como realizamos nuestras obligaciones diarias. Incluso en los colegios se han introducido el uso de ordenadores, tabletas y pizarras táctiles a la hora de enseñar. Los profesores mandan los deberes por correo electrónico y los estudiantes los devuelven de la misma manera. Las nuevas tecnologías están totalmente introducidas en el mundo de la educación.

Pero al igual que se usan para cosas buenas, como enseñar y estudiar, también se pueden usar para cosas malas como copiar en los exámenes. Los métodos que se usan para hacer “chuletas” es mucho más sofisticado. Como, por ejemplo, usar pinganillos examenes. Con estos pinganillos para exámenes es fácil mantener una comunicación con el exterior y que vayan dando las respuestas a las preguntas. Estos pinganillos inalámbricos han resultado ser toda una revolución para aquellos alumnos menos aventajados que necesitan sacar buenas notas, o al menos aprobar, y que no son buenos estudiantes.

Por algo se prohíben los móviles en clase

El uso de los móviles se ha generalizado, hasta los más pequeños de la casa llevan uno. Los padres se excusan diciendo “por si pasa algo” pero todos, incluso los niños, saben usar Internet y terminan usando los móviles para todo menos para él “por si pasa alguna cosa”.

Hoy se pueden encontrar auténticas gangas a la hora de comprar móviles, puedes entrar en El Friki y ver la comparativa de precios entre móviles chinos, y todo el mundo tiene acceso a uno. Los móviles se han usado en clase para poder contactar con el exterior, igual que antes con los pinganillos invisibles, y poder recibir las respuestas a los exámenes. También para poder entrar en Internet y buscar uno mismo las contestaciones acertadas. ¡Por algo se prohíbe el uso de móviles dentro de clase! Y es que los jóvenes de hoy tienen mucha picaresca y saben cómo usar esta tecnología a su favor.

Alternativas a hacer trampas

Hacer trampas no es algo bueno. Los estudiantes que las usan no acaban de aprender lecciones que van a ser importantes para ellos en el futuro. ¿Y qué pasa cuando lleguen a los estudios superiores? Si lo consiguen haciendo trampas nunca aprenderán a desarrollar una actividad profesional en condiciones.

Es evidente que la alternativa a hacer trampas es ayudarles a estudiar. Existen muchas aplicaciones, ya que les gusta la tecnología, que les pueden ayudar a estudiar de manera divertida y así quedarse con las explicaciones. Hay algunas que son más sencillas que otras de usar. También unas son de pago y otras gratis. Puedes encontrar alternativas a aplicaciones que se suelen usar en alternativapara.com y deja de copiar en los exámenes.