Reparación en el astillero de Cádiz del crucero ‘Mariner’, de la Royal, el pasado mayo
Reparación en el astillero de Cádiz del crucero ‘Mariner’, de la Royal, el pasado mayo - A. V.
INDUSTRIA

Sprint final en el astillero de Cádiz

La factoría de la capital estará a pleno rendimiento durante los próximos tres meses con la reparación de media docena de barcos

La varada del ferry 'Volcán de Tamasite', de la naviera Armas, abre este lunes tres meses de carga de trabajo que se completan con cruceros de Marella, Wind y Pullmantur

CÁDIZActualizado:

Plena actividad en el astillero de Cádiz hasta final de año. El área de reparaciones de Navantia vuelve a tomar impulso tras el verano gracias a las obras de mejora previstas para, al menos, media docena de barcos. De esta forma, la factoría de la capital culminará un año en el que la carga de trabajo ha sido estable. Así, según ha podido saber LA VOZ la planificación para los próximos tres meses en la planta gaditana se centra, sobre todo, en la mejora de cuatro cruceros y de un ferry, así como en el inicio de las primeros trabajos de acero para el 'Triumph', de la naviera Carnival, que se someterá en marzo de 2019 a una profunda transformación.

Esta situación es muy similar a la vivida en el último trimestre de 2017, que generó una actividad frenética en las instalaciones de Cádiz debido a la obra en dos cruceros, uno de Thomson y otro de Pullmantur, a la varada del 'Juan Carlos I' y a la reparación de un buque de transporte animal.

En esta ocasión, el calendario de obras para el último trimestre del año arranca, precisamente, este lunes con la llegada al dique dos del astillero del ferry 'Volcán de Tamasite', de la naviera canaria Armas. El barco permanecerá unos quince días en la planta. Este ferry, que cubre la línea entre Motril y Las Palmas, fue construido en el astillero Barreras, en Vigo, y entró en servicio en 2004. Su propietario renovó el interior del buque en junio del año pasado tras un accidente sufrido en abril del mismo año al chocar contra el espigón del muelle del puerto de Las Palmas.

La transformación del 'Mariner' y del 'Mein Shiff I' ha sido dos de los grandes hitos de este año

Tras la obra del 'Tamasite', el astillero de la capital abordará un plan de actuación para tres cruceros de la compañía Marella Cruises. A lo largo de octubre entrarán en el dique de manera escalonada el 'MS Marella Dream', el 'MS Marella Discovery' y el ‘MS Marella Celebration’. La compañía, participada por la inglesa TUI, es cliente habitual de Navantia y aprovecha el final de la temporada de cruceros para practicar en Cádiz las varadas técnicas de su flota.

De hecho, el astillero gaditano realizó la pasada primavera un importante trabajo de transformación en uno de sus barcos. La inglesa TUI Cruises, que explota los barcos de la marca Mein Shiff, caracterizados por su casco de color azul marino, transfirió a la compañía Marella Cruises uno de ellos, el 'Mein Shiff I' y el astillero de Cádiz se encargó de su cambio de look para salir de la planta con nueva fisonomía y nuevo nombre: el 'Marella Explorer'.

El astillero de Cádiz juega en este escenario de cambios un papel clave, ya que ha sido seleccionado por las navieras para cambiar la imagen de los cruceros que venden o traspasan, es decir, el 'Mein Shiff I' entró el pasado 14 de abril en el dique cuatro con el emblema y la imagen de la TUI y lo abandonó dos semanas después con un nuevo logotipo y bajo la denominación de 'Marella Explorer', ya propiedad de la naviera Marella Cruises.

Más 400 personas, entre plantilla del propio astillero y trabajadores de la industria auxiliar, participaron en esta transformación.

En tiempo récord

No fue la primera vez que Navantia se enfrentaba en Cádiz al cambio de imagen de un crucero. El astillero gaditano ha practicado en los dos últimos años tres importantes transformaciones. La primera de ellas tuvo lugar en febrero de 2016 cuando el 'Empress', de la compañía Pullmantur, pasó a manos de la Royal Caribbean , que lo rebautizó como 'Empress of the Seas'. El crucero entró con casco azul y con el gran logotipo de Pullmantur, y salió 25 días después pintado de blanco y con el logo del gran ancla que distingue a los buques de la Royal Caribbean.

La actividad de los próximos meses en el astillero gaditano será plena a primeros de noviembre con la llegada del crucero 'Zenith', propiedad de Pullmantur, que entrará en el astillero el 1 de noviembre tras culminar su viaje por el Mediterráneo. El trabajo consiste en una mejora de ejes y estabilizadores.

Mientras tanto, Navantia tratará de cerrar otros acuerdos para la reparación de barcos especializados en obras en alta mar. De hecho, el astillero ya realizó la pasada primavera un trabajo en la mejora de un buque encargado de la colocación de cables en el fondo marino.

El astillero se prepara para abordar los trabajos previos de la obra del 'Triumpf', de Carnival

Al mismo tiempo, la plantilla iniciará las obras de acero previstas para la reforma integral que se le practicará a partir del próximo marzo al crucero 'Triumph', de la norteamericana Carnival. El proyecto incluye la mejora de las chimeneas, la construcción de una cola de pato, además de una estructura para albergar nuevos camarotes. Un equipo de técnicos de Carnival han supervisado a primeros de septiembre las instalaciones de la capital para definir con los técnicos de Navantia la obra.

Navantia cerró el pasado junio con Carnival un contrato para el mantenimiento de algunos de sus barcos en Europa. No fue fácil. La empresa española ha negociado durante tres años este importante acuerdo que se plasmará en marzo del año que viene con la importante obra de reforma del crucero 'Carnival Triumph'.

Este acuerdo es clave para los astilleros españoles ya que supone el fichaje de una de las compañías de cruceros más importantes del mundo. Navantia ha realizado trabajos de transformación, mejora y mantenimiento a más de medio centenar de cruceros desde que en 2009 diversificó su actividad del área de reparaciones hacia el negocio de los grandes barcos turísticos.

La Carnival Cruise Line es una empresa adscrita al grupo Carnival Corporation, al que pertenecen once compañías de cruceros, entre ellas la española Ibero Cruceros y la alemana Aida Cruise. Precisamente, Navantia ya realizó faenas de mantenimiento en abril de 2016 a uno de estos cruceros, el 'Aida Prima', que pasó por el dique gaditano para una varada técnica de mantenimiento. Sin embargo, la mayor actuación de Navantia con los cruceros la Aida Cruise tuvo lugar en junio de 2017 cuando el 'Aida Bella', atracó en el astillero de la capital con todo su pasaje a bordo para una reparación exprés en su sala de máquinas. La obra fue todo un éxito.

La plantilla de reparaciones confía en mantener el mismo ritmo de trabajo el año que viene

El balance de 2018 resulta positivo para Navantia-Cádiz. El astillero arrancó el año con buen pie. A la obra del 'Deep Energy', un buque especializado en la colocación de cables submarinos, le siguió la mejora de la draga holandesa 'Princess Netherland'. Entre enero y abril, el astillero trabajó en la mejora del carguero ‘Crinis’, en la puesta a punto del buque 'Lorelay' y en la varada de los remolcadores 'Alegría' y 'Felicidad', aunque la obra más importante del primer trimestre vino a mediados de abril con la transformación del ‘Main Shiff I’, propiedad de la TUI.

Otro de los grandes hitos del año 2018 en el astillero gaditano tuvo lugar el 9 de mayo cuando entró en dique el crucero 'Mariner of the Seas', de la compañía Royal Caribbean, para una reforma integral. Unas 2.000 personas trabajaron en la transformación del crucero que, entre las novedades de su obra, destacaba la construcción de un bloque para albergar nuevos camarotes.

La inversión de la naviera en la obra del 'Mariner'’ ascendió a 73 millones de euros. No es la primera vez que el astillero de la capital se embarcaba en una faena de esta envergadura.

El astillero también ha concretado un acuerdo para la varada del quimiquero 'Birdie Trader', que legará a Cádiz el 27 de septiembre, y del velero de 'Wind Star', de la compañía Wind Cruise Line, que entraá en dique a primeros de noviembre.