Miembros de la CGT en manifestación desde Airbus hasta el Ayuntamiento de Puerto Real
Miembros de la CGT en manifestación desde Airbus hasta el Ayuntamiento de Puerto Real - LA VOZ
LABORAL

El sindicato minoritario CGT no logra paralizar Airbus-Puerto Real

El resto de fuerzas sindicales aguarda la reunión del comité intrecentros de este viernes para definir nuevas actuaciones por el despido de un trabajador

CÁDIZActualizado:

La movilización del sindicato minoritario CGT en la planta de Airbus-Puerto Real ha tenido este jueves un escaso seguimiento. Esta central sindical se ha desmarcado de las acciones que plantea el comité intercentros de la compañía por el despido de un trabajador en la factoría gaditana. La CGT ha optado por tirar por la calle de en medio y convocar cuatro horas de paro y una manifestación desde la planta, en polígono del Trocadero, hasta el Ayuntamiento de Puerto Real. Sobre las 11 horas, poco más de medio centenar de afiliados y simpatizantes de CGT se han concentrado en la puerta de la factoría y han emprendido la marcha.

De momento, la situación sigue enconada. La empresa mantiene el despido de Antonio Barce por razones objetivas aplicando para ello el artículo 52.D del Estatuto de los Trabajadores, además no prevé la renovación de 14 contratos temporales alegando falta de carga de trabajo. La empresa ofrece diálogo y está dispuesta a aumentar el finiquito de la indemnización, pero no contempla la readmisión del trabajador despedido. Este viernes, el comité intercentros de Airbus-España, formado por 17 representantes, definirá finalmente la posición a seguir. Por ahora, los sindicatos mayoritarios, UGT y CC OO, aguardan el desenlace de esta reunión para definir su postura ante la convocatoria de nuevas protestas.

El origen del conflicto se remonta a la última semana de junio cuando la dirección de Airbus-Puerto Real comunicó el despido de Antonio Barce por razones objetivas. El comité señaló en su momento que el trabajador despedido, de 58 años y 35 años de servicio en Airbus, presentó partes de baja justificado y incluso solicitó el alta voluntaria. Pese a todo, la empresa entendió que el tiempo de baja y su producción eran incompatibles. La situación desencadenó una huelga de siete días en la planta puertorrealeña y una jornada de paro de dos horas en todas las factorías españolas de Airbus el pasado 26 de junio.