Presentación este miércoles de la convención empresarial que tendrá lugar en La Línea el 10 de octubre
Presentación este miércoles de la convención empresarial que tendrá lugar en La Línea el 10 de octubre - C. Z.
INDUSTRIA

Satisfacción en la patronal de Cádiz por la alternativa de Lógica a Las Aletas

El presidente de los empresarios aplaude la incorporación de Zona Franca y de la Autoridad Portuaria al proyecto industrial

CÁDIZActualizado:

La alternativa que permitirá ahora reindustrializar la Bahía tras el fallido proyecto de Las Aletas es del agrado de la patronal de empresarios. Así lo ha reconocido este miércoles el presidente de la CEC, Javier Sánchez Rojas, durante la presentación de la convención empresarial que tendrá lugar el próximo 10 de octubre en La Línea. La dirección de la patronal gaditana se ha mostrado muy satisfecha con la incorporación al nuevo proyecto de la Zona Franca y de la Autoridad Portuaria de la Bahía. En su opinión, "ambas instituciones son conocedoras de las necesidades de suelo industrial y disponen de las herramientas necesarias para sacar adelante el nuevo proyecto".

Así, la apertura del tercer parque logístico de Andalucía en la finca puertorrealeña de Las Aletas ha muerto y en su lugar ha nacido Lógica, lo que será la nueva plataforma logística de Cádiz y que agrupa a varios polígonos de la comarca, incluidos los terrenos de Delphi. Este nuevo compendio de suelos productivos serán el motor del desarrollo y, a la vez, el gancho para captar nuevas inversiones. Atrás quedan diez años de gestiones para abrir en Las Aletas el mayor complejo industrial del sur de España. Dos sentencias del Supremo, una de 2009 y otra de 2017, tumbaron un ambicioso plan que afectaba al dominio público marítimo terrestre de Puerto Real. Después de una década de tiras y aflojas, de ajustes y reajustes, el Gobierno central y la Junta han salvado lo único salvable de Las Aletas, 120 hectáreas, y han sumado a Lógica los terrenos del Trocadero, La Cabezuela, Tecnobahía, Delphi, Zona Franca y Autoridad Portuaria..

Puesta de largo

Como se recordará representantes del Gobierno central y de la Junta alumbraron el pasado viernes lo que se ha venido a denominar como Lógica. Se trata de la nueva Plataforma Logística y Tecnológica de la Bahía de Cádiz que sustituye a Las Aletas. El espíritu es el mismo, es decir, las administraciones públicas ponen suelo industrial para captar inversiones, pero tanto la organización como la gestión y su desarrollo difieren sobremanera de lo que hasta ahora conocíamos como plan Aletas. Fue la subsecretaria de Estado de Hacienda, Pilar Paneque, y el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, los encargados de presentar en sociedad este nuevo proyecto industrial para la Bahía, aunque ninguno se atrevió a dar fecha de inauguración.

El presidente de los empresarios de Cádiz, Sánchez Rojas, ha destacado que "Cádiz no podía permitirse el lujo de perder un tren en favor del empleo". De hecho, ha recordado que el 15 de septiembre de 2017, durante unas jornadas de trabajo con representantes de UGT y CC OO, se aludió a la necesidad de incorporar al entonces proyecto Aletas tanto a Zona Franca como al puerto de Cádiz. Sánchez Rojas reconoce que ha sido una idea muy acertada la entrada de ambas instituciones en Lógica. No obstante, desde la CEC se ha puesto de manifiesto que se ha perdido mucho tiempo en el desarrollo del parque industrial gaditano, pero advierte que, una vez que se ponga en marcha, no recordemos las visicitudes.

La máxima responsable ahora de Lógica, la subsecretaria de Estado de Hacienda, destacó en su momento que se mantienen las 120 hectáreas de Las Aletas cuyos usos industriales están en línea con los postulados jurídicos, pero además se incorporan también otros suelos que permiten reunir en Lógica unas 440 hectáreas en la Bahía de las que 257 son exclusivamente de uso industrial. Para ello, los nuevos gestores han incorporado al mapa de Las Aletas la suma de los espacios que aporta el Puerto de Cádiz (106 hectáreas), los que presenta la Zona Franca (49 hectáreas), los que integra el polígono de La Cabezuela (132 hectáreas) y la novedad del proyecto: los suelos de Delphi en el polígono del Trocadero, con 42 hectáreas.

La nueva sociedad Lógica se encargará a partir de ahora de pilotar la compra de los terrenos de la antigua factoría de Delphi cuyo proceso de compra inició el Puerto de Cádiz el pasado año y que ha sido imposible cristalizar debido a la oposición de los administradores concursales de de la compañía, que vieron en la oferta de 3,5 millones de euros una cantidad muy pequeña para desprenderse del suelo. Lógica nace con 90 millones de euros de presupuesto proveniente de Las Aletas.

Sigue el rechazo ecologista

Sin embargo, Lógica no cuenta con un respaldo absoluto. Desde su presentación el pasado viernes han surgido detractores. El primero de ellos ha sido, precisamente, el alcalde de Puerto Real, Antonio Romero, de Podemos, que considera el proyecto una "estafa y un engendro". El propio delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, Juan Luis Belizón, no comparte la tesis de Romero y no entiende como un dirigente político se puede oponer a un proyecto de riqueza y empleo.

La puesta en marcha de Lógica tampoco es compartida distintos colectivos sociales como ecologistas y vecinos de la barrida de Río San Pedro. Así, estas agrupaciones integradas en la organización 'Las Aletas. Alternativa Real y Sostenible' (LARS), señalan que, "desde hace ya más de diez años, desde 2007, con la creación del Consorcio de Las Aletas, se han venido encadenando propuestas estériles e inviables, incapaces de resolver los problemas de trabajo reales que sufre la Bahía de Cádiz, ni de atender a las demandas y necesidades crónicas de desarrollo social, medioambiental y económico de nuestra zona".

En opinión de LARS, la "nueva propuesta del Consorcio Lógica de valorar la participación en el proyecto de los actores Consorcio de la Zona Franca de Cádiz, Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, Red Logística de Andalucía y Parque Tecnológico Tecnobahía, es otra vuelta de tuerca más de un modelo fracasado de polígonos industriales disfrazados de parques tecnológicos, en los que las administraciones ponen los suelos y las subvenciones, a la espera de inversores que se sientan interesados en los suelos industriales".

Este colectivo insiste en que "el problema de la Bahía de Cádiz no es la falta de suelo industrial de promoción pública para atraer a empresas nacionales e internacionales, es la falta de actividad productiva, la falta de industrias. No solo no vienen ni se crean nuevas empresas, sino que las ya instaladas se cierran, dejando suelo disponible (Delphi, Gadir Solar, Visteon, Cádiz Electrónica, …) Parece razonable optimizar lo que se tiene y no gastar dinero público en promover nuevos polígonos industriales ni zonas portuarias sin tener amortizados ni completados los existentes; esa actitud implica un escaso compromiso con los objetivos indispensables de eficiencia, productividad y ahorro".