Trabajadores de Navantia-San Fernando en el acto institucional de corte de chapa
Trabajadores de Navantia-San Fernando en el acto institucional de corte de chapa - ANTONIO VÁZQUEZ
INDUSTRIA

San Fernando espera a los saudíes

Rehabilitan varios pabellones de La Carraca para albergar al primer contingente técnico

Navantia diseña un plan especial de seguridad para recibir a las futuras dotaciones de las corbetas, unas 400 personas, y facilitar su formación

CÁDIZActualizado:

La dirección del astillero de San Fernando ha comunicado algunas de las medidas especiales que se implantarán en las instalaciones ante la llegada de la primera remesa de saudíes. Navantia ha diseñado un plan de seguridad y alojamiento para cubrir las necesidades de las dotaciones de la Marina saudí durante el tiempo que dure su formación en la Bahía. LA VOZ ha podido saber que en las próximas semanas llegarán los primeros 17 técnicos que estarán al tanto del proyecto de construcción de las corbetas y, una vez que se avance en la obra, tendrá lugar la llegada escalonada de la tripulación de estos barcos para su adiestramiento. Está previsto que unos 400 militares pasen por San Fernando en los próximos cuatro años.

El arsenal militar de La Carraca, junto a las naves del astillero, es el lugar elegido para albergar a los militares saudíes. No obstante, los oficiales podrán residir en un grupo de viviendas unifamiliares que se encuentran en el interior del Arsenal o en urbanizaciones cercanas a la factoría isleña. Uno de los pabellones que será rehabilitado es el penal de las Cuatro Torres, un edificio histórico del Arsenal que se encuentra en desuso. El acuerdo sitúa este inmueble en el centro de operaciones de la Marina saudí durante la obra de las corbetas. La actuación de reforma también se extiende a otras zonas del Arsenal como son los cuarteles, donde se prevé la apertura de talleres como anexo a las instalaciones navales.

El penal de las Cuatro Torres del Arsenal, ahora en desuso, será el lugar de encuentro de los militares

La obra de las cinco corbetas arrancó oficialmente en el astillero de San Fernando el pasado 15 de enero con el tradicional corte de chapa. En estos momentos se han cortado una docena de bloques correspondientes al primer buque, mientras que el astillero de Puerto Real tiene asignado el corte de otros 30. El contrato de Navantia para la venta de cinco corbetas a Arabia Saudí entró en vigor de pleno en noviembre después de que Riad formalizara la carta de crédito. El primer buque será entregado en octubre de 2021. El contrato fue suscrito en julio de 2018 y a primeros de noviembre las autoridades saudíes formalizaron la carta de crédito necesaria para la puesta en marcha de la obra.

A pleno rendimiento

El acto de corte de chapa estuvo presidido por las delegaciones de las armadas de España y Arabia Saudí, encabezadas por el almirante José Luis Urcelay y el contralmirante Fahad Ali Alfuraidan, donde la presidenta de Navantia, Susana de Sarriá, destacó que este contrato es pieza clave del plan estratégico que ha emprendido la compañía para garantizar el futuro de los astilleros públicos.

Las tres gradas de la factoría trabajarán de manera conjunta a razón de una corbeta por grada. El plan de obra recoge que cada cuatro meses, una vez que culmine el montaje de las estructuras en las gradas, se producirá una botadura, lo que significa que en dos años, aproximadamente, las corbetas estarán a flote y con el andamiaje en sus cubiertas para la instalación de los equipos.

La factoría isleña ha cortado en dos meses una docena de bloques del primer barco

Este contrato, el mayor firmado por Navantia con un país extranjero, es «muy importante» para la sostenibilidad técnica y económica de la compañía y permite augurar un futuro «más halagüeño» después de años de restricción económica. La obra permitirá siete millones de horas de trabajo y generará ocupación para unas 6.000 personas. Se trata de una obra que afectará a todos los astilleros de Navantia y en la que participan también un centenar de empresas auxiliares. La inversión asciende a 1.813 millones de euros. La entrega del último de los cinco buques está prevista para el 2022, pero el contrato incluye el apoyo al ciclo de vida de las corbetas durante cinco años, desde la entrega del primer buque, con opción a otros cinco años adicionales.

De los 6.000 empleos anuales que creará durante los próximos cinco años, más de 1.100 son empleados directos, más de 1.800 empleados de la Industria Auxiliar de Navantia y más de 3.000 empleados indirectos generados por otros suministradores.

El astillero de Puerto Real tiene asignado el corte de 30 bloques

El diseño de las corbetas permite a Navantia poner en el mercado sistemas propios de última generación, como el combate CATIZ, el sistema de comunicaciones integradas HERMESYS, la dirección de tiro DORNA, el Sistema Integrado de Control de Plataforma, el puente integrado MINERVA y los motores y las cajas reductoras.

La obra de las corbetas saudíes, diseñadas en exclusiva por Navantia y de similares características que los patrulleros POV construidos en Puerto Real para Venezuela, ha devuelto la plena actividad a la factoría de San Fernando.