Un inmigrante envuelto en una manta a su llegada a Tarifa
Un inmigrante envuelto en una manta a su llegada a Tarifa - ANTONIO VÁZQUEZ
SUCESOS

Un día en la rutina más humana

El goteo de pateras continúa y mantiene en alerta a los equipos desplazados en Tarifa, siempre dispuestos para salir al auxilio. LA VOZ ha sido testigo de ello

Actualizado:

Cuando algo se vuelve normal, habitual, se corre el peligro de perder la perspectiva. De enfrentarse a esa rutina sin caer en lo que supone, de insensibilizarse ante los problemas de otros, aunque estén a pocos kilómetros de ti, algo más de doce. Pero en esa rutina también hay normas y medidas. Y un grupo de personas que se mantiene siempre alerta para que lo habitual no se convierta en tragedia en tan solo cuestión de minutos.

La mañana amanecía algo nubosa este lunes. El viento de levante iba arreciando y arbolando la mar. En Tarifa empezaba a notarse con fuerza en la bocana del puerto a eso de las diez. A esa hora, la 'Salvamar Alkaid' ya estaba regresando a su atraque tras haber rescatado a unas cinco millas de la costa marroquí una patera con once inmigrantes, diez hombres y una mujer. Todos en buen estado de salud, –si 'buen estado’ se le puede llamar a intentar cruzar las fuertes corrientes del Estrecho en las condiciones que te permite una pequeña balsa de juguete–.

A. VÁZQUEZ
A. VÁZQUEZ

Israel Díaz, patrón de la ‘Salvamar Alkaid’, lleva veinte años recogiendo pateras. Desde las primeras que venían de madera, las más grandes con motor donde pueden viajar unas sesenta personas, a las pequeñas como la de este lunes, las llamadas ‘toys’. Éstas últimas no son sólo las preferidas últimamente por las mafias por ser más baratas (unos 70 euros) y camuflables a los ojos del SIVE, sino también las que ellos mismos, los inmigrantes, pueden autofinanciarse.

«Hoy había dificultades meteorológicas», cuenta el patrón. Fuerte marejada, levante fuerza 7, mar arbolado... La maniobra tenía que ser exacta y lo fue. «El momento más complicado es cuando nos acercamos a ellos». El riesgo es máximo pero también la experiencia. Una labor en equipo que salva vidas.