Roberto Izquierdo, durante el juicio en la Audiencia de Cádiz que se celebró con unas extraordinarias medidas de seguridad.
Roberto Izquierdo, durante el juicio en la Audiencia de Cádiz que se celebró con unas extraordinarias medidas de seguridad. - FRANCIS JIMÉNEZ
SUCESOS

El Ruso, uno de los asesinos del 'Pelón' de Chiclana, estaba escondido en Tetuán

Roberto Izquierdo, quien se fugó en un traslado en Madrid, había entrado en Marruecos con pasaporte falso. Ya ha ingresado de nuevo en prisión para cumplir la condena de casi 60 años por asesinato y torturas que le impuso la Audiencia de Cádiz

Actualizado:

«Aquí es la primera vez que voy a contar la verdad». Así se manifestaba hace dos años Roberto Izquierdo Riego, alias 'El Ruso', sentando en el banquillo de los acusados y ante los magistrados de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz que tenían que decidir si este madrileño formaba o no parte de la banda del Ojos, la que secuestró y cosió de catorce puñaladas al 'Pelón' de Chiclana. Pero no dijo la verdad. De esta forma al menos se desprende de la sentencia que le condenó a casi 60 años por todo un rosario de delitos de extrema gravedad después de que en sala se demostrara su participación en los hechos.

Su testimonio estuvo «lleno de contradicciones». Llegó a decir que nadie le llamaba 'El Ruso'. Seguramente para evitar que se le identificara en las intervenciones telefónicas que se habían hecho durante la investigación de la 'Periplo' (la operación que llevó a Ismael 'el Ojos' y los suyos a prisión).

'El Ruso', metro ochenta, ojos claros, bastante discreto durante la vista, también conocido como 'El Robert', no era uno de los más sonados del grupo. Ismael López, el líder, o sus hombres fuertes como Jorge 'El Gordo'. Facu, o el Moha, se llevaron gran parte de ese protagonismo y se mostraron más fanfarrones, e incluso por ocasiones chulescos, ante los magistrados. Sin embargo, Roberto Izquierdo ha acumulado todos los titulares en los medios de comunicación tras fugarse de prisión aprovechando un traslado al hospital en Madrid. Una huida de cuatro meses que terminaba este pasado fin de semana cuando fuerzas policiales de Marruecos le echaban mano gracias a la colaboración con las fuerzas españolas e Interpol.

Según ha podido saber este periódico, 'El Ruso' se encontraba al norte de Marruecos, en Tetuán. Hasta allí había viajado tras haber estado una temporada escondido en España hasta que le consiguieron un pasaporte falso. Roberto Izquierdo ya contó con la colaboración de unos compinches que le ayudaron a escapar del hospital. Le recogieron en un BMW X5 robado. Tres personas salieron del coche y rociaron a los agentes con varios extintores para nublarles la visión. Se dieron a la fuga a toda velocidad.

Su estancia en Tetuán ha podido deberse a sus contactos en el mundo del narcotráfico. Un vínculo que él mismo reconoció en su declaración por el crimen del Pelón cuando para negar que había estado en Cádiz el día del asesinato (la madrugada del 4 al 5 de agosto de 2014) contó que había 'bajado' en coche desde Madrid con su amigo Jorge 'El Gordo' para que éste cogiera «un paquete» y regresar de inmediato a la capital de España. Justo el día de antes, Jorge había confesado que se dedicaba al tráfico de hachís.

'El Ruso' que negó su apodo y enseñó sus tatuajes

En cuanto a su nombre. Gran parte de los procesados (menos el núcleo fuerte de la banda) le señalaron como 'El Ruso'. Muchos aseguraron que no lo conocían apenas pero sí lo identificaron como esa persona «de aspecto de extranjero» que había estado con el resto del grupo en las diferentes localizaciones donde se fueron sucediendo los hechos. Como por ejemplo lo hizo Sara Fernández (la única mujer encausada) quien habló de una jornada en una playa de Chiclana esos días. En la foto que hizo, 'El Robert' salía de espaldas pero se le veían los tatuajes. Los mostró al tribunal y, aunque alguno de ellos había sido modificado, lo delataron.

Tampoco se reconoció en las intervenciones telefónicas como en la que supuestamente se le atribuye y avisa a la banda que tiren todos los teléfonos porque estaban «pinchados». Sin embargo, a preguntas de su defensa afirmó que en la fecha de los hechos se encontraba en Madrid trabajando en unas obras, un extremo que tampoco pudo respaldar su familia y una vecina.

Además lo identificó otro procesado, David Andrade, quien aseguró que había estado en su taller de Madrid cuando fue a buscarlo 'Facu', «a hablarle de un trabajo en Cádiz que le iba a solucionar la vida». Jacinto y Cristián, otros de los involucrados también dieron su nombre.

Ahora, de nuevo capturado, Roberto Izquierdo, tendrá que cumplir la condena impuesta. Antes de esta sentencia tenía otras dos ejecutorias, una de diciembre de 2012 por robo con fuerza y otra de abril de 2013 por hurto. Aunque, la más grave sin duda ha sido la que le impuso la Audiencia de Cádiz por el crimen del Pelón y el secuestro de otro empresario en Navalmoral de la Mata. Un total de 58 años y dos meses de prisión por hasta doce delitos diferentes. Asesinato, detención ilegal, pertenencia a grupo criminal, robo con fuerza, pero también allanamiento, lesiones... una cadena de hechos que tuvieron su firma más cruel sobre el cadáver de este chiclanero al que se encontró desfigurado, cosido a puñaladas y golpes en un camino de piedras y maleza en las inmediaciones del hospital de Puerto Real.