Corte de chapa de la primera corbeta saudí que se fabricará en San Fernando.
Corte de chapa de la primera corbeta saudí que se fabricará en San Fernando. - Antonio Vázquez
DEFENSA

Radiografía de la industria de Defensa en Cádiz

Este sector, en el que trabajan unos 5.000 empleados en la provincia, genera más de 750 millones de euros

CádizActualizado:

«Andalucía es la segunda comunidad autónoma española en el sector de Defensa y Seguridad, por volumen y capacidad exportadora, siendo Cádiz y Sevilla las dos provincias que más aportan», así de claro se muestra Jaime de Rábago, presidente de la Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio (TEDAE), sobre el peso de la provincia en la industria española de Defensa. De Rábago subraya que Cádiz «ha sido y sigue siendo un punto estratégico en la defensa de nuestro país y en consecuencia es muy importante para la industria de Defensa» teniendo siempre una presencia relevante, particularmente en el sector naval.

Tanto es así que, según Gerardo Sánchez Revenga, presidente de la Asociación de Empresas Contratistas con las Administraciones Públicas (AESMIDE), de los 3.000 millones de euros que genera la industria de Defensa en Andalucía, más del 25% corresponde a Cádiz, es decir, 750 millones de euros. En el caso del empleo en este sector, «que en Andalucía es de 18.600 trabajadores, el porcentaje sería superior por la propia estructura del tejido industrial gaditano», explica. Lo que vendrían a ser unos 5.000 empleados en la industria de Defensa. Aunque advierte, «no contamos con datos precisos y actuales» y «es difícil cuantificar, especialmente si queremos hacerlo en periodos cortos, ya que la contratación y ejecución en este sector es a largo plazo y sufre las fluctuaciones que marcan los presupuestos del Estado y la contratación exterior».

No sólo Airbus y Navantia componen la industria de Defensa gaditana, porque «ambas compañías entran en la categoría de empresas tractoras, es decir, integradoras que necesitan la participación de numerosos suministradores», afirma Sánchez Revenga. De este modo, la cadena de suministro la componen pequeñas y medianas empresas «capaces de responder en tecnología y calidad». Y éstas son «de enorme importancia» para las grandes compañías, detalla el presidente de AESMIDE, ya que se benefician de las mismas tanto económicamente como en desarrollo tecnológico, haciéndolas más competitivas.

Al preguntarles por otras empresas del sector a tener en cuenta en la provincia, el presidente de TEDAE evita dar nombres de compañías, argumentando que lo importante es señalar sus actividades. «Es decir, son empresas dedicadas a ingeniería, comunicaciones, sistemas o fabricación en materiales compuestos. La mayor parte de ellas están especializadas en el sector naval, como es lógico, y son de un tamaño pequeño o mediano. Pero hay empresas en la provincia de Cádiz, que no siendo la Defensa su principal actividad, trabajan para el sector y colaboran en el desarrollo de proyectos aportando tecnología propia, en muchos casos dual», subraya al respecto.

Gerardo Sánchez Revenga, presidente de AESMIDE.
Gerardo Sánchez Revenga, presidente de AESMIDE. - L.V.

Reconocimiento internacional

Pero a la provincia aún le queda mucho potencial sin desarrollar en Defensa. La creación del Centro de Innovación en Tecnologías de Fabricación Avanzada de Cádiz es «un buen ejemplo del camino a seguir para desarrollar todo el potencial industrial» existente en la provincia, afirma Jaime de Rábago. Según el presidente de TEDAE, «hay muchos desarrollos tecnológicos que crearán nuevas oportunidades para la industria y que se harán realidad a través del compromiso de todos».

Jaime de Rábago, presidente de TEDAE.
Jaime de Rábago, presidente de TEDAE. - L.V.

Respecto al horizonte, el presidente de AESMIDE lo tiene claro, «el futuro se llama Europa y su nueva política de defensa». «El esquema económico que ofrece y su diseño, basado en la creación de consorcios de los que deben formar parte empresas de al menos tres países de la Unión, va a facilitar que las empresas gaditanas puedan acceder a proyectos europeos, especialmente las pequeñas y medianas que son objetivo prioritario en este esquema de la Comisión Europea», explica. Y es que, tal y como señala Sánchez Revenga, «el modelo productivo está en constante evolución y las empresas lo saben, se adaptan y logran éxitos impensables hace pocos años. El empleo evoluciona en la misma medida, apoyado por esquemas de formación continua, que mejorarán las capacidades de los trabajadores y sus posibilidades a largo plazo».

Trabajo y futuro para la Bahía viene incondicionalmente unido a los astilleros. «¿Habrá carga de trabajo para Cádiz?», les preguntamos. «En este punto, subrayaría la importancia de reconocer a la industria de Defensa como un sector realmente nacional con presencia en todo el territorio y generación de riqueza para todos», afirma el presidente de TEDAE. Además, destaca Jaime de Rábago que «Cádiz ha resultado beneficiada por un importante contrato de exportación de buques firmado por España, que va tener un gran impacto en la economía local», señala sin referirse explícitamente a la construcción de las corbetas paraArabia Saudí. Un impacto económico y social pero también «de reconocimiento internacional de la industria naval gaditana, y no solo del astillero sino de toda su industria auxiliar».