El teniente de Barbate, durante su intervención.
El teniente de Barbate, durante su intervención. - A. VÁZQUEZ
PROVINCIA

Una puesta en común «vital» para un trabajo conjunto

La Comandancia de la Guardia Civil en Cádiz acoge unas jornadas sobre inmigración ilegal para coordinar la labor de todos los actores que participan en este fenómeno

Actualizado:

La Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz acogía ayer la celebración de unas jornadas sobre inmigración ilegal cuyos participantes y destinatarios eran todos esos actores que durante estos últimos meses han estado conviviendo a diario con la presión migratoria. Representantes de los diversos cuerpos de seguridad o instituciones que de una u otra manera trabajan en el rescate, la acogida y la tramitación de la situación en la que quedan cientos de personas que son auxiliadas de las aguas del Estrecho. La labor que cada uno de ellos viene desarrollando forma parte de un engranaje de piezas que hacen que el sistema funcione mejor o no, por lo que la puesta en común de ese trabajo se hace cada vez más necesaria ante la continua llegada de pateras a las costas de Cádiz.

El general de Brigada de la Guardia Civil, Manuel Contreras, nombrado recientemente por el Gobierno mando único operativo en la zona del Estrecho de Gibraltar en este asunto, destacaba en la clausura de las jornadas la necesidad de este encuentro bajo el objetivo de trabajar todos de la mano para lograr que las labores que se desarrollan sean más efectivas. «No es meterse en el trabajo de otros, sino tener claro que lo que se hace repercute directamente en el siguiente», exponía. «Hay que engrasar todos los mecanismos para que el proceso funcione. Todo lo que hagamos para dignificar su llegada, dignificará también a nuestros cuerpos y a nuestro país».

El general daba cuenta de la puesta en funcionamiento del mando único y explicaba su origen como una necesidad que era urgente ante la masiva afluencia de pateras de estos últimos meses. En la misma línea se manifestaba el coronel de la Comandancia de Cádiz, Alfonso Rodríguez, quien valoraba dichas jornadas para la búsqueda de una «buena praxis que lleve a buen funcionamiento nuestra asistencia a la inmigración».

El general en la clausura, junto al coronel de la Comandancia de Cádiz.
El general en la clausura, junto al coronel de la Comandancia de Cádiz. - A. V.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno, José Pacheco, agradecía a los asistentes el «esfuerzo» que han demostrado para atender a todos los rescatados y afirmaba de manera rotunda:«La inmigración irregular ha venido para quedarse», explicando que no se trata de un fenómeno casual sino que «ya hace años que se preveía que iba a ocurrir». De ahí que su empeño, afirmó, haya sido, primero, atender humanitariamente de manera urgente a los rescatados, y, por otro lado, buscar soluciones efectivas y rápidas ante cada vicisitud que se iban encontrando en este camino.

Durante las jornadas a la que acudieron agentes de la Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local, Cruz Roja y Salvamento Marítimo, se explicaron diversos aspectos y formas de trabajar de cada uno de estos actores.

Entre ellos, el teniente de la Guardia Civil en Barbate que hizo un minucioso y práctico análisis de cómo desarrollan su labor una vez que las embarcaciones dejan en el puerto a los inmigrantes. Desde las claves para mantener siempre el control y la seguridad como la forma de proceder a los traslados o de pedir para ellos cobertura sanitaria. Una serie de advertencias y consejos para evitar que se produzcan problemas que compliquen aún más la situación.

«Todo ha estado sobredimensionado», afirmaba el responsable de Cruz Roja en las jornadas. «Hemos tenido un ‘Aquarius’ cada fin de semana, e incluso más de uno algún día». El coordinador también exponía las claves de la actuación de su organización. Por un lado, la asistencia sanitaria como los primeros triajes o derivaciones a hospitales de inmigrantes que se encuentran en peor estado de salud. Por otro lado, el suministro y distribución de elementos básicos como agua, comida, etc. Y también, su apoyo a nivel social, realizando identificaciones tempranas de necesidades especiales en el caso de que puedan ser víctimas de trata de seres humanos, menores, etc. Además llamaba la atención sobre la necesidad de conocer la ruta que han llevado estas personas hasta su llegada a la costa gaditana para saber si pueden ser portadores de enfermedades que estén detectadas como brote.

Por su parte, el portavoz de la Oficina de Prensa de la Guardia Civil en Cádiz, Manuel González Ramírez, recalcaba el papel de los medios también en este fenómeno y la necesidad de aportarles información de calidad ante un importante aumento de la demanda.

Además, el coordinador de la Policía Nacional en materia de inmigración también daba su perspectiva del trabajo que este Cuerpo desarrolla en cuanto a la tramitación de expedientes, custodia, traslados, etc. Un proceso que también ha tenido y tiene que solventar muchas dificultades debido a la saturación que sufren comisarías, CIE y lugares de acogida.