SOCIEDAD

Programa de la Fundación Unicaja para mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer

La iniciativa ayudó el pasado año a atender a 296 pacientes

Actualizado:

La Fundación Unicaja ha suscrito un convenio que permitirá a la Sede Humanitaria Portuense del Cáncer desarrollar su 'Programa de asistencia física y psiquiátrica a enfermas mastectomizados por causa de un cáncer de mama y familiares', una iniciativa que tiene como objetivo «mejorar la calidad de vida de estas pacientes, así como la de proporcionar ayuda psicológica a sus allegados».

El acuerdo ha sido ratificado por el responsable del Centro de la Fundación Unicaja Cádiz, Javier Vela, y el presidente de la Sede Humanitaria Portuense del Cáncer, Alberto Álvarez de Cienfuegos, siendo el objetivo de la fundación «dar asistencia, tanto fisioterapéutica como psicológica, a pacientes enfermos de cáncer y, en particular, a mujeres que por efectos del cáncer de mama están mastectomizadas, proporcionando sesiones de rehabilitación, bien en la sede o incluso en sus propios domicilios, además de prestar atención psicológica, tanto a ellos como también a sus familiares directos».

En una nota, la fundación ha afirmado que el apoyo a la asociación responde al interés «por la puesta en marcha de proyectos que favorezcan la autonomía de las personas y permita mejorar la respuesta terapéutica a este tipo de enfermedades».

Este programa ha logrado prestar atención en este pasado año 2018 a un total de 296 pacientes en el ámbito fisioterapéutico, mientras que ha apoyado en labores psicológicas, entre afectadas y familiares, a 137. Se trata, en ambos casos, de personas remitidas por los hospitales de Jerez y Puerto Real.

El proyecto pretende mejorar la calidad de vida de las afectadas, bien en la sede o en los domicilios de los pacientes. De forma totalmente altruista, los dos expertos voluntarios de la asociación realizan labores de drenajes linfáticos a las pacientes en un primer momento.

Al mismo tiempo, un equipo de psicólogos presta ayuda tanto a los propios enfermos como a sus familiares, puesto que entre los pacientes diagnosticados de cáncer hay varios trastornos psicológicos comunes, como pueden ser la depresión, la ansiedad, problemas de autoestima o de comunicación.

Ante situaciones así, los familiares son el principal apoyo del enfermo y por ello resulta tan importante trabajar su estabilidad emocional. La ayuda psicológica con ellos va dirigida a que sepan cómo enfrentar la enfermedad de su familiar.