SUCESOS

Un preso de Puerto III agrede por segunda vez a los funcionarios cuando lo iban a trasladar de centro

Santiago Heredia, el recluso que hace tan solo unos días protagonizó un violento episodio, envía al hospital a un jefe de servicio cuando se disponían a meterlo en el furgón para llevarlo a otra cárcel

Actualizado:

Un preso de Puerto III ha vuelto a protagonizar este viernes otro violento episodio en este centro penitenciario. Santiago Heredia, 91,3, catalogado como interno muy peligroso y que ya el pasado domingo agredió a varios funcionarios, ha vuelto a golpear y herir a otro trabajador cuando, justamente, procedían a trasladarlo de prisión por su mal comportamiento.

Según ha podido saber este periódico, los hechos han ocurrido esta misma mañana sobre las nueve y media cuando los funcionarios llevaban a Heredia a ingresos desde donde iba a salir con destino a la cárcel castellonense de Albocácer. Al parecer, según fuentes consultadas, cuando le quitaron los grilletes e iban a montarlo en el furgón se abalanzó sobre el jefe de servicios golpeándole de manera brutal en la cara. Según se denuncia, el preso había comenzado a exigir todas sus pertenencias, el funcionario le indicó que ya tenía el petate con la ropa que legalmente hay establecida y el resto de sus pertenencias se le enviarían posteriormente al centro de destino. Fue entonces cuando furioso se revolvió y le golpeó.

Los compañeros de este trabajador y los guardias civiles que estaban en el lugar para el traslado pudieron reducirle, mostrando éste una gran resistencia. El funcionario ha tenido que ser trasladado de urgencia al hospital por las heridas que presentaba.

Como se recordará, el pasado domingo este mismo recluso hirió a varios funcionarios. Según denunciaron entonces los sindicatos, tras la celebración de un vis a vis y ser cacheado, le lanzó a la cara un paquete de tabaco a uno de los funcionarios. «¿Qué pasa contigo, que carajo te pasa conmigo?», le espetó. Para después lanzarse contra ellos dándoles puñetazos y patadas a todos los que allí se encontraban.

Heredia continuó pegando golpes por lo que tuvo que acudir más personal de refuerzo para poderlo reducir mientras que él intentaba morder a los que intentaban a duras penas engrilletarlo. «¡Os voy arrancar la nuez de un bocado, cabrones, y cuando me suelten os voy a matar, ya os cogeré en una galería, os tengo que matar a alguno de vosotros, hijos de puta!», cuentan que les gritaba. Los funcionarios heridos tuvieron que ser atendidos en la enfermería por «numerosas contusiones y traumatismos».

Este interno de una gran corpulencia física (1,80 de estatura) tiene un amplio historial de antecedentes por agresiones en otras prisiones como Archidona, Alhaurín, Puerto I y ahora también Puerto III. Heredia tenía solicitada la catalogación como FIES.1 (para poder aplicarle un especial tratamiento) pero había sido rechazada.