Los transportistas se echaron a la calle en 2008 en protesta por otra subida del gasóleo
Los transportistas se echaron a la calle en 2008 en protesta por otra subida del gasóleo - LA VOZ
CARBURANTES

Preocupación en el sector del transporte gaditano ante la subida del diésel

La iniciativa que baraja el Gobierno de gravar este combustible implica un aumento superior al 5% en los costes de explotación de las empresas del sector

CÁDIZActualizado:

La medida del nuevo Gobierno sobre el diésel ha puesto en guardia al sector del transporte de viajeros y y al de mercancías de la provincia de Cádiz. Consideran que la aplicación de esta iniciativa de equiparar el diésel a la gasolina supondrá un aumento en los costes de explotación de las empresas de, al menos, el 5%, lo que redundará en toda la cadena de producción.

El responsable de la empresa de transportes de viajeros Ricobus, Ángel Juan Pascual, destaca que el capítulo del combustible supone el 30% de los costes de una empresa de transportes. Insiste en que, de momento, la medida del Gobierno es solo un anuncio y se ignora si incidirá en el gasóleo profesional que utilizan las empresas de transporte.

Reajuste de precios

En cualquier caso, esta situación obliga al sector a echar números de cara al año que viene para poder competir en nuevos concursos de transporte de viajeros y de concesión de transporte escolar, amén de transporte urbano e interurbano. Ángel Juan Pascual, actual presidente de la Cámara de Comercio de Cádiz, destaca que esta actuación, de llevarse a afecto, salpicará de lleno a la industria del turismo y del ocio. Insiste en que una subida del combustible implica un incremento de costes en el resto de la cadena, además de un ajuste en los números de explotación de las empresas.

En los mismos términos se ha manifestado Nicolás Rodríguez, presidente de la Asociación Provincial de Transportistas de Viajeros, que señala como la noticia ha llenado de «preocupación» al sector ante la imposibilidad de afrontar estos gastos. En su opinión, «la única salida viable que queda es subir más los costes para poder amortiguar el incremento del diésel». El transporte de viajeros agrupa en la provincia a medio centenar de empresas y a casi un millar de trabajadores. Rodríguez señala que en los seis primeros meses del año, el combustible ya ha subido un 17%, «lo que significa que si el Gobierno incrementa ahora e valor nos iríamos a más de un 25% de incremento en el principal factor de explotación de las empresas de transporte». En este sentido, señala que la estructura de una empresa de transportes, bien de mercancías o de viajeros, la componen en primer lugar los gastos de combustible, seguido de los seguros, la plantilla, la reparación y el capítulo de varios.

El Gobierno de Pedro Sánchez está estudiando llevar a cabo la equiparación de la fiscalidad del gasóleo con el de la gasolina, lo que supondría un aumento del precio del diésel, aunque no afectaría al gasóleo bonificado a transportistas y agricultores, según fuentes del Ministerio de Hacienda. Esta podría ser una de las medidas que vean la luz en el marco de algunos cambios tributarios que analiza el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez, si bien por ahora se está estudiando y no se ha tomado una decisión definitiva. La subida de la fiscalidad del diésel ya venía recogida en los presupuestos alternativos presentados por el PSOE y también figuraba en una enmienda de los socialistas presentada a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018 del Gobierno de Mariano Rajoy, que finalmente el nuevo Ejecutivo socialista ha decidido mantener.

La propuesta consiste en la equiparación entre los tipos de gravamen que soporta el gasóleo de automoción y la gasolina sin afectar al gasóleo bonificado para transportistas y agricultores, como primera medida hacia una reforma medioambiental.

De momento, la propuesta del PSOE pretende revertir una medida que se adoptó hace años en la creencia de que el diésel era menos contaminante que la gasolina, ya que emitía menos CO2.