La plataforma ha salido desde Navantia Puerto Real
INDUSTRIA

La plataforma de Iberdrola pone rumbo al mar del Norte

La estructura tardará siete días en recorrer 2.468 kilómetros hasta el complejo eólico-marino de East Anglia One

Actualizado:

La segunda plataforma offshore construida en el astillero de Puerto Real ya ha abandonado la Bahía rumbo a su nuevo destino. La subestación ‘Andalucía II’ inició este sábado su travesía marítima desde el astillero al parque eólico marino East Anglia One que Iberdrola levanta en aguas británicas del mar del Norte.

La operación de embarque arrancó a las 14,00 horas del sábado. El transporte se realiza en una barcaza remolcada por el buque AMT Commander, de 122 metros de eslora. Se espera que llegue a su destino en un plazo aproximado de siete días, dependiendo de las condiciones meteorológicas, en los que recorrerá los 2.468 kilómetros que separan la Bahía de Cádiz de su emplazamiento en el Reino Unido, de tal forma que podría estar instalada en el parque eólico de Iberdrola a finales de agosto o principios de septiembre.

Durante los próximos meses, se procederá asimismo a la instalación en el emplazamiento del resto de componentes del parque, entre ellos las estructuras tipo jackets y los pilotes, antes de la colocación de los aerogeneradores.

East Anglia One entrará en operación en 2020 y producirá energía limpia suficiente para abastecer a cerca de 600.000 hogares británicos.

Centro de transformación

La subestación marina ‘Andalucía II’ es el núcleo central del parque eólico que Iberdrola promueve en aguas británicas y su función consiste en recoger la electricidad producida por los aerogeneradores y transformar la tensión de 66 kilovoltios a 220 kilovoltios. Posteriormente, la electricidad se transmite por el cable marino hasta tierra, minimizando las pérdidas de potencia en su recorrido.

‘Andalucía II’ es la mayor subestación marina en corriente alterna construida en el mundo e incluye innovaciones de diseño planteadas por Iberdrola, con las que se ha conseguido una estructura más compacta (3.900 toneladas) con el fin de permitir su instalación por un barco especializado en el sector de eólica marina.

El parque eólico marino East Anglia One se ha convertido en uno de los principales motores económicos de empresas españolas. Como ya ocurriera con el proyecto eólico marino Wikinger (operativo en Alemania), Iberdrola ha contado con la participación de Navantia y una treintena de empresas auxiliares locales para la construcción de un elemento fundamental del parque marino, la subestación.

La entrega de esta unidad, realizada en los plazos acordados tras 16 meses de trabajo, ha permitido la generación de una media de 450 empleos, en su gran mayoría locales que, en momentos punta de trabajo, se ha elevado a 600 personas.

Así, Iberdrola ha decidido «liderar» el desarrollo de la fuente de energía renovable con mayores perspectivas de crecimiento, la eólica marina, donde ya cuenta con proyectos en operación.

En la actualidad, se encuentran en funcionamiento dos parques en el mar de Irlanda y el Báltico --West of Duddon Sands y Wikinger, respectivamente-- y tiene en cartera unos 7.200 megavatios (MW) en aguas del mar del Norte, el Báltico, Francia y la costa este de Estados Unidos.

El astillero de Puerto Real entregó en agosto de 2016 a Iberdrola la primera plataforma offshore que construyó para el parque eólico-marino que la eléctrica españolaexplota en aguas alemanas del mar Báltico. Se trata del parque Wikinger. Iberdrola adjudicó a Navantia en el verano de 2014 la construcción de esta estructura, que alberga el centro de transformación eléctrica del citado complejo, además de la ‘jacket’ que la soportará.Esta estructura recibió el nombre de ‘Andalucía I’.