TRIBUNALES

Piden prisión para el exedil de Arcos acusado de llevarse toneladas de leña del municipio a su casa

Anticorrupción le acusa de apropiarse de entre 16 y 30 toneladas de leña de unos cipreses que cortaron en unas obras del camping de la localidad

Además se le investiga por falsear las facturas para camuflar los pagos indebidos a los dos supuestos cooperadores

Actualizado:

La Fiscalía Anticorrupción ha presentado escrito de acusación contra el exconcejal de Medio Ambiente de Arcos de la Frontera, Francisco Muñoz (AiPro) por apoderarse presuntamente de entre 16.000 y 30.000 kilos de leña de propiedad pública que había sido talada del camping municipal. El Ministerio Fiscal le acusa de malversación de caudales públicos como autor, e inductor de falsedad continuada en documento mercantil y prevaricación continuada y solicita para él una pena total de 27 meses de prisión además del pago de una multa y la inhabilitación para el empleo de alcalde, teniente de alcalde, concejal y cualquier otro cargo electivo de ámbito local, autonómico, estatal o europeo por un periodo de ocho años y medio. Además están procesados dos empleados del camping que trabajaban a cargo del Ayuntamiento y que también están investigados por tales hechos.

Como recuerda Anticorrupción en sus conclusiones provisionales, los hechos se remontan a abril de 2013. Entonces el acusado, que era edil de Medio Ambiente por AiPro, «con la finalidad de hacer suya la leña municipal» proveniente de la tala de unos 500 cipreses del camping municipal situado en la Hacienda El Santiscal de dicha localidad y «prevaliéndose de su cargo», ordenó a los trabajadores del departamento de Parques y Jardines que se encontraban bajo sus órdenes y que estaban talando dichos árboles, que cortasen los troncos en trozos pequeños y cargasen las cubas «bien llenas».

A continuación, continúa la Fiscalía, el edil se puso en contacto con estos mismos empleados –también investigados– que estaban haciendo las obras del camping para quitar los cipreses y poner un muro perimetral, para que en vez de llevar esos troncos a áreas municipales se transportase supuestamente hasta la finca del padre del delegado. Según la acusación, dichos portes serían abonados camuflándolos entre la numerosa facturación que se estaba realizando por los servicios para los que fueron contratados como si de estos trabajos se tratase. Por parte de los dos transportistas se dieron un total de entre ocho y diez viajes, llevando en cada uno de ellos entre 2.000 y 3.000 kilos de leña a la finca particular de Francisco Muñoz.

Así, calcula Anticorrupción, que el delegado de Medio Ambiente se apoderó de efectos públicos consistentes entre 16.000 y 30.000 kilos de leña municipal para lo cual «se valió tanto de personal como de medios públicos que los usó para fines particulares», al utilizar a empleados municipales para que cortasen la leña en trozos más pequeños de lo habitual «para que entrase en su chimenea» y al emplear dos transportistas contratados por el Ayuntamiento para trasladar la leña a su finca privada en vez de a dependencias municipales.

A una finca en vez de al vivero municipal

Habitualmente la leña se almacenaba en el vivero municipal para posteriormente ser empleada para fines sociales como es su uso en actos populares como las hogueras que se hacen en el famoso Belén Viviente de la localidad y en las zambombas o como es la entrega en pequeñas cantidades a personas que lo necesitasen. La leña municipal de la que presuntamente se apropió el exconcejal ha sido tasada pericialmente en 2.240 euros.

Los dos empleados investigados, acusados como cooperadores necesarios de la malversación y presuntos autores del delito del delito de falsedad continuada en documento mercantil, cobraron como habían concertado con Muñoz dichos portes privados de la leña municipal, con dinero público «aprovechando» las facturas que se emitían por los portes que estaban realizando por los trabajos para los que fueron contratados en el camping, de tal manera que en las facturas se incluyeron dichos portes particulares haciéndolos pasar como viajes por el traslado de escombros, ramas de arboles, farolas... Teniendo en cuenta que normalmente se facturaba a 60 euros cada porte de los árboles daría un total de unos 480 euros que se abonaron indebidamente. Para los empleados procesados, la Fiscalía solicita 25 meses de prisión, multa e inhabilitación para cargo electo por seis años.

Según la Fiscalía, para el abono de estas facturas entre las que se encontraban ocultos los portes particulares mencionados se emitieron de manera arbitraria unas órdenes de pago en fecha 15 de septiembre de 2014, 19 de agosto de 2014, y 6 de noviembre de 2014, los cuales tenían como soportes las mencionadas facturas y albaranes falsos, que estaban conformados por el exedil, previo acuerdo con los transportistas. De dichas órdenes de pago no tuvieron conocimiento ni el delegado de Hacienda ni el interventor.

Además como responsabilidad civil, la Fiscalía solicita que los acusados indemnicen de manera conjunta y solidaria al Ayuntamiento de Arcos en la cantidad de 2.240 euros por los efectos sustraídos y en la cantidad de 480 euros que fueron abonados de manera indebida por los portes. Con este escrito de acusación, la Fiscalía solicita la apertura de juicio oral.