Peralta, presidente del comité de empresa de San Fernando (CC OO)
Peralta, presidente del comité de empresa de San Fernando (CC OO) - LA VOZ
INDUSTRIA

Pelea de gallos en Navantia

Los presidentes de los comités de Puerto Real y San Fernando, ambos de CC OO, protagonizan un cruce de reproches

Peralta y Noria desempolvan las diferencias y agravios entre ambos astilleros en un momento clave para el sector

CÁDIZActualizado:

Una bandera ha tenido la culpa. Una bandera ha desenterrado el hacha de guerra entre dos históricos del sindicalismo en los astilleros de la Bahía. Una bandera ha desempolvado viejas rencillas y ha enfrentado a dos egos del sector naval. Una bandera ha generado graves reproches entre dos compañeros del mismo bando. El presidente del comité de empresa del astillero de San Fernando, Jesús Peralta, de CC OO, y el presidente del comité de la factoría de Puerto Real, Antonio Noria, también de CC OO, han emprendido una batalla estéril en la recta final de la firma del Plan Estratégico de Navantia. ¿Oportunismo o crisis de liderazgo?

Para entender la pelea interna entre Peralta y Noria hay que conocer los antecedentes. Esta semana, la sección de Industria de CC OO en el astillero de San Fernando envió un comunicado interno en el que reprochaba al director de los astilleros, Pablo López, su actitud con la factoría isleña. El comunicado, titulado «Ninguneo», hace referencia a las supuestas actuaciones de López en las que no tiene en cuenta al histórico astillero de La Isla, en claro beneficio de la planta de Puerto Real. La gota que ha colmado el vaso para el presidente del comité de empresa de San Fernando rebosó la pasada semana cuando el astillero de Puerto Real celebró su 140 años de historia y la presidenta de Navantia, Susana Sarriá, acudió a la planta a un acto conmemorativo que consistía en el descubrimiento de un monolito. Al fondo, junto al edificio noble de la factoría puertorrealeña, ondeaban todas las banderas menos la de la antigua Bazán, santo y seña de la industria naval en la Bahía y, sobre todo, estandarte del astillero de San Fernando, con 300 años de historia.

La dirección del sindicato quita hierro al asunto y justifica el cruce de reproches por el nerviosismo y la presión

Es aquí donde empiezan las diferencias y los reproches. Bazán es sinónimo de industria naval militar, mientras que Puerto Real es el símil de la industria civil.

Antonio Noria, presidente del comité de empresa de Puerto Real (CCOO)
Antonio Noria, presidente del comité de empresa de Puerto Real (CCOO) - A. V.

Este periódico ha contactado con varios trabajadores de ambos astilleros a raíz del comunicado de CC OO de San Fernando y de las posteriores declaraciones de Noria. Coinciden en señalar que la actitud de ambos líderes sindicales ha contribuido a avivar el fuego y a exhumar algo que estaba más que superado desde 2005, cuando la antigua Izar pasó a ser Navantia.

Desenterrar el pasado

Se refieren al viejo dicho de que Puerto Real sobrevive gracias a San Fernando. Es decir, los contratos militares han sido durante los últimos años superiores a los contratos civiles. A partir de este instante han sido continuos los reproches y las descalificaciones.

El comunicado de CC OO en San Fernando cuestiona al director de los astilleros, Pablo López, especialmente, en el reparto de la carga de trabajo. La planta de Puerto Real se quedará sin faena la próxima primavera con la entrega del cuarto petrolero al grupo vasco Ibaizabal, pero Navantia ya tiene un plan alternativo para que el astillero siga con carga de trabajo. Para ello, seis de los quince bloques de las corbetas saudíes que se fabricarán en San Fernando se realizarán en Puerto Real. Esta decisión llevó en su momento al propio Antonio Noria a criticar los planes de Navantia, ya que el astillero, dijo, «no se merece migajas sino grandes contratos civiles». Sin embargo, ahora surge otra cuestión y es el acuerdo que puede firmar en los próximos días Navantia con el astillero francés de Chantiers de l’Atlantique, en la ciudad gala de Saint Nazare, para la obra de todo el casco de fondo de un crucero. Una comisión de Navantia negocia los flecos del contrato que, una vez firmado, se desarrollará en Puerto Real. De esta forma, Noria ha señalado que no se puede hipotecar el dique con medidas alternativas como el trasvase de secciones de las corbetas ante la posibilidad de contratos civiles.

El comunicado de CC OO de La Isla, titulado «Ninguneo», abre una brecha sindical entre ambos astilleros

Antonio Noria es un firme defensor de la carga civil para el astillero puertorrealeño. De hecho, se mostró especialmente crítico con el contrato de los petroleros, ya que era Corea quien pilotaba el proyecto y a él se debe la frase «no se pueden fabricar barcos civiles en Cádiz con el precio de Corea».

Foto de familia en Puerto Real por su 140 aniversario
Foto de familia en Puerto Real por su 140 aniversario - LA VOZ

No ha querido entrar en el tema de la bandera de Bazán, pero sí que alguno de sus comentarios, según trabajadores de su factoría, se han sacado de contexto. Cuando señaló que en San Fernando no son capaces de hacer las corbetas y por eso trasladan secciones a Puerto Real no se refería a la capacidad de su plantilla sino de sus instalaciones.

Noria se hizo con las riendas del comité de Puerto Real en junio de 2015 tras un largo paréntesis dedicado a la política como concejal con el entonces alcalde Barroso. Ese año, CC OO en el sector naval trataba de reponerse del varapalo sufrido en diciembre de 2014 cuando el presidente del Comité Intercentros, máximo órgano de representación de los trabajadores de Navantia, José Antonio Oliva, a la sazón presidente del comité de empresa de San Fernando, y el también presidente del comité de Puerto Real, Ramón Linares, se salían por la tangente y sin acatar la orden de la Federación Nacional del sindicato votaban a favor del convenio de Navantia. La decisión de Oliva y Linares hizo estallar la unidad sindical. Ambos terminaron dimitiendo de sus respectivos cargos.

La firma del contrato con Francia para fabricar parte de un crucero en la Bahía trastoca los planes para Puerto Real

En 2014, Jesús Peralta se hizo con la dirección del comité de empresa de San Fernando. Soldador de profesión lleva en la mesa sindical del astillero desde 1999. Su mayor éxito ha sido el pulso del pasado septiembre con motivo de la fractura del contrato de las corbetas saudíes. La posibilidad de que España perdiera el acuerdo por impedir la venta de 400 bombas guiadas por láser al gobierno de Riad llevó a Peralta a protagonizar una dura batalla en la calle y en los medios de comunicación en favor del acuerdo de las corbetas. Peralta sacó a la calle a la plantilla del astillero isleño en demanda de carga de trabajo. Fue quien pidió públicamente la dimisión de la ministra de Defensa, Margarita Robles, por la metedura de pata.

Elecciones sindicales

Noria y Peralta se han enzarzado ahora en una guerra interna por supuestos agravios de la dirección de Navantia entre uno y otro astillero. Sin embargo, a nadie se le escapa que las elecciones sindicales se celebrarán antes del verano.

Curiosamente, esta batalla surge cuando las factorías se encuentran en pleno proceso de votación del Plan Estratégico, cuyo preacuerdo firmaron hace una semana los representantes sindicales en la mesa negociadora. De hecho, Noria se mostró en contra de este documento hasta que no se garantizara la carga de trabajo. Finalmente Noria dio su brazo a torcer, ya que Navantia ha confirmado la carga de trabajo con la futura obra de un BAM, de apoyo a submarinos, y de un buque de transporte de tropas, amén del posible contrato con el astillero francés.

Desde el sindicato CC OO han tratado de quitar hierro a la pelea advirtiendo de que se trata de nerviosismo y cierta presión. El sindicato apela a la unidad.