Tribuna Libre

Otro Cádiz es posible

Los socialistas nos reivindicamos como esa alternativa para Cádiz frente a quienes se han mostrado incapaces

CádizActualizado:

Llega el año en el que el cambio real es posible. En el que todas las oportunidades, todo el talento de Cádiz pueden ponerse a funcionar para impulsar nuestra ciudad hacia el futuro. Ha llegado el momento. Sin más demora. Es oro puro, latente, deseando ser aprovechado.

Los gaditanos lo sabemos, por eso, cuando miramos a nuestra ciudad pensamos ‘otro Cádiz es posible’. Yo lo defiendo apasionadamente. Es cuestión de poner a punto la maquinaria, de saber el engranaje que hay que reforzar, cuál modernizar, el que es necesario reparar. Tenemos todas las piezas. Es cuestión de activarlas.

No le demos ni un minuto al conformismo o a la desesperanza pensando que las cosas no pueden ser de otra manera. Hay una alternativa más allá de los experimentos. Solvente, responsable, con capacidad de gestión, que plantea propuestas a las prioridades que todos tenemos y sabe cómo llevarlas a cabo.

Los socialistas nos reivindicamos como esa alternativa para Cádiz frente a quienes se han mostrado incapaces, quienes están ahogados por la melancolía de no ser lo que un día fueron, y quienes representan poco más que una marca.

Lejos de ese ruido, los socialistas somos ese cambio que necesitan nuestros jóvenes para poder quedarse en la ciudad; nuestros emprendedores para impulsar sus ideas; el comercio para que haya más vida en nuestras calles; quienes esperan un mejor transporte público para moverse por Cádiz; los muchos que reivindican barrios y plazas limpias.

Nuestro afán es ser siempre parte de la solución. En este 2018, como en los años anteriores, hemos centrado nuestros esfuerzos en dos direcciones: hacer avanzar la ciudad y poner sentido común en el Ayuntamiento.

El presupuesto, la equiparación salarial de trabajadores de distintos servicios municipales, la ordenanza de terrazas, son logros que hemos impulsado. También tienen el sello socialista la recuperación de Valcárcel y el Olivillo, los planes Impulsa para la mejora de nuestros barrios, el carril bici, los planes de empleo, o el abaratamiento y el aumento de plazas de aparcamiento que ha puesto en marcha Zona Franca.

Y es que si se quiere, se puede. Y si no, todo son excusas. La polémica, otro año más, del alumbrado de Navidad, podría ser la síntesis del bucle que ha supuesto esta legislatura. Se empieza no teniendo previsión, se continúa gestionando tarde y mal y, cuando llega el momento en el que todo debe estar listo, nos topamos con el desastre. Mediados de diciembre y las luces por instalar. Posteriormente, los ciudadanos denunciamos la situación y se intenta echar balones fuera culpando a la oposición, a los técnicos o a cualquiera que pase por allí. Cuando se dan cuenta de que no cuela, piden disculpas y dicen que ha sido sin mala intención. Cerramos capítulo y, en una o dos semanas, el próximo problema. Dejemos de andar en círculos que conducen a esta ciudad a la nada. Tenemos un nuevo camino por recorrer. Basado en la eficacia, en las ideas, en un equipo sólido y preparado para conquistar el futuro de Cádiz. Para dejar de repartir miseria y comenzar a generar riqueza.

Cuatro son los pilares sobre los que los socialistas defendemos que debe construirse la prosperidad de Cádiz. Llevamos años trabajando en ellos, desarrollándolos. Creemos firmemente en que son la clave sobre la que cimentar el futuro. El cinturón universitario. Cada vez más fortalecido. Para mí fue emocionante la inauguración del Colegio Mayor que tuvo lugar hace unos días. Asistir a su recuperación, ver lleno de vida un edificio que ha estado hasta hace poco en el olvido. También es una gran satisfacción que cada vez estemos más cerca de tener un Centro de Transferencia Empresarial en el Olivillo y, por supuesto, ha sido apasionante participar, en primera persona, de la recuperación de Valcárcel para la Universidad, de formar parte de ese proyecto que va a suponer que Ciencias de la Educación pronto vuelva a Cádiz.

La industria. Desde la llegada del PSOE al Gobierno Central, Zona Franca está recuperando su razón de ser como motor económico de nuestra ciudad. Ya se están llevando a cabo medidas para el desarrollo del Polígono Exterior, y están avanzando proyectos como el de Ibérica Aga que los socialistas hemos acunado. Un lugar para emprendedores, muy enfocado a que los jóvenes desarrollen en Cádiz su futuro. Una píldora que atraerá inversiones y que se extenderá por ese espacio para llenar de ideas, de recursos y de oportunidades a la ciudad.

El mar. A través de la integración del Puerto con Cádiz. Un proyecto que entregamos al Ayuntamiento y que aportamos al debate que se generó en torno a este asunto. Una propuesta que contempla esta zona como un espacio productivo, tanto en el ámbito turístico y del ocio, como en la implantación de empresas vinculadas al mar y de espacios para la formación y la investigación.

La movilidad. Cádiz debe ser una ciudad bien conectada. Una vez más, tenemos todas las piezas para serlo, pero hay que ordenarlas. El carril bici es un gran proyecto, pero hay que completarlo con un buen transporte público, con líneas de autobuses que tengan los itinerarios que necesitamos los gaditanos, y que no supongan largas esperas. Es necesario poner en marcha bolsas de aparcamiento disuasorias, como lo está haciendo Zona Franca. Hay que garantizar la accesibilidad. La clave está en acabar con los enfrentamientos entre ciclistas y peatones, peatones y conductores, conductores y usuarios del transporte público, y así hasta el infinito. Una ciudad amable para todos es posible.

Y tras los pilares llega el día a día. La buena gestión de asuntos que, en muchas ocasiones, lo son todo. La limpieza, el buen estado de nuestros parques y jardines, condiciones óptimas para las instalaciones deportivas, unas tasas municipales justas, una administración ágil, unos servicios públicos de calidad.

Es cuestión de gestión. De compromiso. De trabajo. De solvencia. De dejar atrás la rueda del hámster que nos lleva a la desesperanza, y de comenzar a dar pasos firmes hacia delante. Lo tenemos todo. Vivimos en una lugar privilegiado. Nuestro patrimonio, la cultura, la gastronomía, el clima, nuestras playas, nuestra gente.

Una maquinaria perfecta, lista para que la pongamos a punto, deseando que la hagamos funcionar para comenzar a generar empleo y riqueza, para recuperar a sus jóvenes, para garantizar el acceso a la vivienda. Para conquistar el futuro.

Otro Cádiz es posible y, por eso, estamos deseando recibirte, 2019.