Agentes de Almería, afectados por chinches.
Agentes de Almería, afectados por chinches. - LA VOZ
REPORTAJE

«No tenemos ni guantes ni mascarillas para evitar el contagio de enfermedades»

Sindicatos policiales exigen que se doten de medios sanitarios a los agentes que tratan de manera directa con los inmigrantes

Actualizado:

Es habitual ver a los miembros de Salvamento Marítimo pertrechados en monos blancos, con guantes y mascarillas cuando rescatan a las cientos de pateras que llegan a las costas de Cádiz. Los protocolos sanitarios son los que son aunque nos puedan parecer poco sutiles pero así es como se tratan de evitar contagios masivos. Tuberculosis, malaria, sarna, ébola, chinches, pulgas... son algunos de los males que por desgracia se ceban con África. Estos extranjeros no pasan ningún control porque, evidentemente, vienen sin control. De ahí que la prevención sea necesaria. Sin embargo, una vez que estas embarcaciones tocan tierra y los extranjeros se bajan de las salvamar esas cautelas parecen que ya no existen.

«No tenemos ni guantes ni mascarillas para evitar los contagios». Habla un agente de Policía Nacional acostumbrado a trabajar en estas situaciones. «Si alguien tiene es porque se lo ha buscado o se los has pedido a los del 061». Le ocurre a policías y a guardias civiles. «Tampoco recibimos vacunas ni ninguna otra medida sanitaria de prevención».

Los agentes de las comisarías de Cádiz, San Fernando, Puerto Real-El Puerto, Rota, Tarifa y Algeciras han manifestado su preocupación al contacto con inmigrantes que en la mayoría de las ocasiones se desconoce en qué estado de salud se encuentran.

La Agrupación Reformista de Policías (ARP) defiende que «los niveles de protección de seguridad y salud, tanto a nivel individual, como colectivo, deben estar atendidos por la administración conforme establece el R. D. 2/2006 de 16 de enero, sobre prevención de riesgos laborales».

El traslado a las comisarías, a los centros de internamientos, y las largas conducciones para su expulsión requiere de un número importante de funcionarios. Denuncian que todos estos cometidos los hacen desprotegidos de guantes y mascarillas, mientras que otro personal que les asiste sí está dotado de estos recursos.

«El poco material que llega, cuando llega, como guantes y mascarillas, se acaba en seguida debido al tan alto número de personas con las que tenemos que trabajar», alertan en Jupol. «Los monos desechables brillan por su ausencia, aparte de que nadie ha recibido un protocolo de actuación de pateras ni de actuación ante la posibilidad de contraer enfermedades infecto-contagiosas. Recordemos que ya ha habido numerosos casos de sarna de los que se han llegado a contagiar personal tanto civil como policial».

Ante esta situación de evidente preocupación piden que se tomen «medidas serias de prevención» que eviten que este drama sea todavía peor.

MÁS INFORMACIÓN: Policías y guardias civiles: «Esto es ya insoportable, estamos absolutamente desbordados y abandonados»