No riñan más a los gaditanos, que es Navidad

No hay ocasión ni debate en el pleno que los concejales de gobierno desaprovechen para echarles en cara los 20 años del PP

CádizActualizado:

Hay cierta obsesión en los concejales de gobierno, pero sobre todo en el alcalde de Cádiz, por reñir a los gaditanos: no hay ocasión ni debate en el pleno que desaproveche para echarles en cara los 20 años de gobierno del PP. Lo dicen con una ira y un rencor que muy pocos recordamos en la política municipal. No le gusta que los gaditanos hayan confiado durante tanto tiempo en un partido como el nuestro. Le sienta mal esa parte de la democracia en la que alguien no opina como él. Parece –a veces– que incluso le irrita ser alcalde en una ciudad donde le ganó en las urnas Teófila Martínez.

De esa obsesión, supongo, le viene la recurrente alusión al alcalde a «mi gente», a la que alude siempre que nos mira a los concejales de la oposición. Ese empeño en diferenciar a los gaditanos en bandos: «los míos» y «los de enfrente». Los que quieren más ambiente y más promoción en Navidad y los que dicen que para qué tanta navidad. Los que van en bicicleta contra los que no encuentran aparcamiento. Los que admiran a la Patrona y los que piensan que es un trozo de madera… Y así todo. Solo desde el más antiguo sectarismo e intolerancia se puede comprender que un dirigente político haga distinciones entre los ciudadanos que les apoyan y los que no.

Habiendo tenido responsabilidad de gobierno en esta ciudad, pero sobre todo, habiendo tenido el honor de representar a esta ciudad en diferentes estamentos, en otras ciudades, me es casi imposible entender cómo un alcalde no puede o no quiere sentirse alcalde de todos los gaditanos.

Por eso, cuando mi partido me confió la tarea de presentar mi candidatura a la Alcaldía miré a ese grupo de personas que tanto trabajó por esta ciudad y lo tuve más que claro: teníamos que recuperar ese Cádiz unido, esa ciudad sin bandos en la que nadie preguntaba a quien se votaba para reunirse con ellos o para apoyar una entidad. Teníamos que recuperar la ilusión por un proyecto común para todos los gaditanos en el que no hubiera un «mi gente» y un «los otros».

Es evidente que esto no le entra en la cabeza a aquel que un mes sí y otro también insulta o desprecia a los gaditanos que cada cuatro años votaban de manera mayoritaria al Partido Popular. Quizás ni siquiera sepa que hubo elecciones en las que Teófila ganaba en absolutamente todas las mesas electorales de la ciudad. No era el pleistoceno, era 2007. En otros comicios eran todos los barrios de la ciudad en los que ganó el PP, y por supuesto en 2015 también fue el PP el partido más votado en Cádiz.

Y ahora nos toca recomponer a todos los gaditanos lo que se ha roto en esa convivencia, recomponer en un solo corazón –esa imagen que acompaña en los primeros momentos nuestra campaña a la Alcaldía– todo lo bueno de esta ciudad que algunos se empeñan en destruir.

Lo haremos con trabajo duro, como siempre lo hicimos, con honestidad, mirando a la gente a los ojos y sin miedo a los que usaban y aún siguen queriendo usar la amenaza y la coacción contra el que no piensan como ellos. Lo haremos comprometiendo soluciones donde otros ponen problemas y excusas, y lo haremos recuperando las políticas sociales y de vivienda que abandonaron aquellos que venían a solucionar en días la emergencia social y han dejado tirados a tantos gaditanos.

Lo haremos orgullosos de todo lo que se construyó en Cádiz y de cómo se transformó una ciudad que presumía de su limpieza y su cuidado. Y lo haremos debatiendo en la calle con aquellos que han instaurando la mentira como norma, debatiendo con aquellos que quieren reescribir la historia de hace 80 años y olvidar la de hace diez.

Mientras tanto esperamos que en estos pocos meses que quedan de gobierno de Podemos en la ciudad al menos pongan el primer ladrillo de la primera vivienda social en cuatro años… Porque aquello de ni gente sin casa ni casa sin gente de la pancarta al poco tiempo se quedó en ahora mismo no podemos atenderte. Y mientras tanto esperamos que en estos días y de aquí en adelante el alcalde y su gobierno deje de reñirnos a los gaditanos, que estamos en Navidad hombre. Aunque no les guste estamos en Navidad.