Imagen de uno de los destructores que participa desde Rota en el despliegue del escudo antimisiles
Imagen de uno de los destructores que participa desde Rota en el despliegue del escudo antimisiles - A. V.
INDUSTRIA

Navantia toma posiciones en Estados Unidos para el contrato de las 20 fragatas

La empresa española abre este jueves una oficina en Washington para favorecer contactos y relaciones comerciales

CÁDIZActualizado:

Navantia agotará en este primer semestre el último cartucho que le queda en la recámara para lograr un megacontrato internacional de construcción militar. En este caso se trata del concurso abierto en Estados Unidos para la obra de 20 nuevas fragatas con destino ala Us-Navy. El astillero español participa en este proyecto naval junto a la norteamericana Bath Iron Works, del grupo General Dynamics, y la oferta que presenta está basada en las F-100 de la Armada española.

Navantia compite con otras cuatro empresas en este concurso, que se resolverá a mediados de este año. La previsión del gobierno norteamericano es adjudicar la obra en 2020. La empresa que preside Susana de Sarriá fue preseleccionada con otras cuatro en el concurso americano para presentar los diseños a la US Navy. Compite con las americanas Huntington Ingalls, Lockheed Martin, Austal USA y General Dynamics, y la italiana Fincantieri.

Ante estas expectativas, Navantia ha optado por abrir oficina propia en Washington con el fin de favorecer contactos y mantener relaciones tanto comerciales como administrativas para difundir su oferta. La nueva oficina será inaugurada por la cúpula directiva de la empresa el próximo jueves.

La compañía se presenta en alianza con General Dynamics y compite con otros cuatro astilleros

Navantia llega a este concurso tras sufrir dos importantes varapalos. El 29 de junio de 2018 perdió toda opción con Australia para llevarse el gato el agua y construir nueve fragatas para su Marina. La inglesa BAE Systems fue la elegida a pesar de que la oferta de Navantia era la favorita. La decisión del gobierno australiano tuvo mucho que ver con la salida de Reino Unido de la Un Unión Europea. El Brexit ha cerrado filas en favor de los países que integran la Commonwealt y, finalmente, Australia ha aparcado sus intereses con España para aliarse con Reino Unido en los grandes negocios internacionales.

Este contrato está valorado en 22.200 millones de euros. Los nuevos buques, denominados Hunter, se construirán en los astilleros de la localidad australiana de Adelaida y permitirán la creación de unos 4.000 empleos en el país. Como parte del acuerdo, BAE Systems se hará cargo de la compañía naviera australiana ASC Shipbuilding, actualmente en manos del Estado, mientras dura la construcción de las nuevas fragatas.

El Gobierno de EE UU resolverá el contrato a mediados de año y adjudicará la obra en 2020

Cabe recordar que la relación entre Navantia y Australia cristalizó en septiembre de 2007 tras varios años de negociaciones. Ese año firmaron la construcción en el astillero de Ferrol de dos portaeronaves, similares al 'Juan Carlos I' de la Armada española. Se trataba del 'Camberra' y del 'Adelaide', ambos ya en servicio. Más tarde, en 2011, Navantia se hizo con el contrato para la construcción de las doce lanchas de desembarco de ambos buques, seis unidades para cada uno, que se construyeron en el astillero de San Fernando. La relación siguió viento en popa y en diciembre de 2015, Australia adjudicó a Navantia la construcción de tres destructores de la serie Hobart por transferencia tecnológica. Estos buques están inspirados en las fragatas españolas de la serie F-100. El primero de ellos ya ha realizado las pruebas de mar y los otros dos están en fase avanzada de construcción.

La última apuesta de Australia en favor de Navantia tuvo lugar en mayo de 2016 cuando adjudicó a la empresa española la construcción de dos buques logístico AOR, que se fabrican en estos momentos Ferrol.

El segundo revés lo sufrió Navantia en octubre de 2018 cuando la Armada de Canadá adjudicó también a la compañía británica BAE Systems la construcción de sus futuras fragatas, doce unidades en total. Navantia concurrió al concurso en alianza con Saab Australia, mientras que BAE Systems lo hizo con la americana Lockheed Martin. En la lista corta también participó la danesa Stganflex.

Navantia llega a este concurso tras sufrir el doble varapalo de Canadá y Australia

Navantia se juega ahora su futuro más inmediato con el contrato de Estados Unidos. El programa tiene como objetivo la adquisición de 20 fragatas con construcción local en aquel país, siendo el diseño de referencia empleado el de la fragata australiana AWD clase Hobart, derivada de la clase F-100. Navantia y GD Bath Iron Works adaptarán este diseño a los requisitos de la Marina Estadounidense.  

El contrato de diseño tendrá una duración de 16 meses, al final de los cuales se presentará la oferta para la selección del constructor de las fragatas, prevista en 2020. El programa FFGX dotará al Mando de la Flota de la Marina de los Estados Unidos con la capacidad adecuada para alcanzar los objetivos de control en los mares y operaciones de seguridad marítima, además de permitir el apoyo a grupos de combate navales y otras operaciones de soporte a la flota.