El astillero de Cádiz es el referente en la reparación y mantenimiento de barcos
El astillero de Cádiz es el referente en la reparación y mantenimiento de barcos - A. V.
INDUSTRIA

Navantia presentará en un mes la oferta para participar en la construcción de un crucero

La empresa española trata de cerrar a contrarreloj un acuerdo con el astillero francés de Chantiers de l’Atlantique para construir toda la sección de fondo del barco

Actualizado:

El astillero de Puerto Real fue escenario este martes de una asamblea de trabajadores donde se debatió el futuro de la factoría una vez que culmine la próxima primavera del contrato de los cuatro petroleros. En mayo se entregará la última unidad, el 'Monte Uría', y, a partir de entonces se abrirá un nuevo tiempo para esta planta a la espera de la entrada de nueva carga de trabajo. Precisamente, este fue el tema que copó la reunión de ayer donde el comité de empresa expuso a la plantilla las principales actuaciones que se prevén para los próximos meses y que permitirían carga plena un año más hasta la firma de un nuevo contrato de obra.

Así, el presidente del comité de empresa, Antonio Noria, enumeró las actuaciones y confirmó que el astillero de Puerto Real participará en la obra de las cinco corbetas saudíes cuya ejecución pilotará el astillero de San Fernando. Navantia desviará hasta Puerto Real la obra de seis de los catorce bloques que forman estos buques a partir del 9 de enero, fecha en la que arrancará la obra con el corte de chapa.

Igualmente, anunció que la dirección de la compañía aguarda la firma de un nuevo contrato con Iberdrola para la construcción de otra subestación y una jacket para otro complejo eólico-marino. Navantia-Puerto real ha construido en los tres últimos años dos subestaciones eléctricas para los parques eólicos que promueve Iberdrola tanto en el Mar Báltico como en el Mar del Norte. Se trata de Wikinger y East Anglia One. Ahora se espera que el nuevo proyecto del complejo de Saint Brice, en aguas de la bretaña francesa, también reporte beneficios a Navantia con un nuevo acuerdo de obra. De hecho, desde el comité se ha puesto de manifiesto que la firma de este contrato está próxima.

Sin embargo, el tema estrella de la convocatoria de ayer fue la negociación que se lleva a cabo entre el astillero francés de Chantiers l’Atlantique para que Navantia participe en la construcción de secciones de alguno de los cruceros que tiene entre manos y que por razones operativas no puede absorber, por ello, necesita del apoyo de otro astillero para su conclusión y cumplir así con los plazos fijados en los contratos. Navantia puja por hacerse con un pellizco de esta obra.

El comité de empresa de Puerto Real informa en asamblea de la carga de trabajo prevista

Ante esta situación, la empresa española ha solicitado una prórroga hasta mediados de diciembre para presentar oferta, ya que el 25 de noviembre era la fecha tope acordada para resolver este asunto. Se abre así la posibilidad de que el astillero de Puerto Real entre en la construcción de cruceros.

El trabajo al que se enfrenta Navantia, en caso de que se logre el acuerdo, sería la construcción de los bloques de fondo, de proa a popa, de un primer crucero, incluido la sala de máquinas, lo que permitiría carga de trabajo durante, al menos, quince meses.

Amplia cartera de pedidos

El equipo comercial de Navantia negocia desde hace meses con el astillero francés de Chantiers de l’Atlantique, en la localidad gala de Saint-Nazaire, la participación en la obra de cruceros de la compañía Celebrity Cruise. De hecho, esta naviera ha contratado la ejecución de cuatro buques. El primero de ello, el 'Edge', se entrega este mes, mientras que el segundo, el 'Apex', arrancó su obra el pasado 28 de julio con la puesta de quilla. La naviera forma parte de Royal Caribbean, uno de los mejores clientes de Navantia, y tiene prisa por contar cuánto antes con su nueva flota de cruceros de lujo. En cartera tiene otros dos barcos más contratados con el astillero francés.

Se da por hecho la firma de un nuevo acuerdo con Iberdrola para la obra de otra subestación

Esta situación de sobrecarga es la que ha llevado a la dirección del astillero francés y a la propia compañía Celebrity Cruise a buscar factorías especializadas para participar en la obra. El astillero francés de Chantiers de l’Atlantique es uno de los de mayor prestigio de Europa en esta materia, junto con los de Noruega y Finlandia. De hecho, de sus diques han salido las principales joyas de la corona de la naviera MSC como el 'Fantasía', ‘Orquestra’ y 'Divinia'. Igualmente, esta factoría fabricó el 'Queen Mary II' y es el astillero de referencia tanto de Royal Caribbean como de Carnival.

La relación entre Navantia y la Royal Caribbean ha pesado mucho en la negociación que se lleva a cabo ahora para que la empresa española tome posiciones como constructora de cruceros. El primer paso es, de momento, participar en la construcción de algunas de las secciones de los buques que ya están encargados.

Por su parte, el comité de empresa de Puerto Real informó también de la carga de trabajo que se espera del Ministerio de Defensa, no obstante, esta carga de trabajo depende de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), donde irían recogidas las partidas económicas. Así, la Armada anunció el pasado noviembre sus necesidades más inmediatas en cuanto a la continuidad del programa de los BAM y puso en marcha el trámite para adjudicar la obra del tercero. Se trata de un buque de apoyo a submarinos. Esta tercera unidad debe estar a flote antes de 2022.

Sin embargo, la sorpresa saltó a primeros de este año durante la reunión entre los directivos de Navantia y el Comité Intercentros cuando se confirmó un nuevo buque para la Armada. Se trata de la construcción de un ferry o carguero similar al que utiliza la Armada para el transporte de unidades del Ejército de Tierra y que se llama 'El Camino Español'. Este megabuque fue botado en Río de Janeiro en 1984 y comprado por España a Brasil de segunda mano en 1998. La intención del Ministerio de Defensa es invertir en uno nuevo con mejores calidades y más sofisticado. La construcción de este buque ro-ro se llevaría a cabo en el astillero de Puerto Real.

La compañía aguarda la aprobación de los presupuestos para los encargos de Defensa

En el plano internacional, Navantia perdió el pasado junio el contrato con Australia para la construcción de nueve fragatas.La inglesa BAE Systems se llevó este acuerdo. No ha sido la única pérdida. El pasado octubre, BAE Systems también arrebataba a Navantia la construcción de doce fragatas para la Marina de Canadá.

A la constructora española solo le queda el cartucho norteamericano. Aspira a la construcción de 20 buques para la Marina estadounidense. El programa para la construcción de las fragatas, conocido como FFGX, tiene como objetivo la adquisición de 20 barcos de construcción en astilleros de Estados Unidos. El diseño de referencia es el de la fragata australiana AWD clase Hobart, que deriva de la clase F-100 desarrollada por la propia Navantia.