Botadura del BAM 'Relámpago' en el astillero isleño en octubre de 2010
Botadura del BAM 'Relámpago' en el astillero isleño en octubre de 2010 - LA VOZ
INDUSTRIA

Navantia defiende la «transparencia» del concurso de obra para las corbetas

La oferta económica ha sido determinante para inclinar la balanza de los primeros paquetes en favor de las empresas vascas en lugar de la UTE gaditana

CÁDIZActualizado:

"Transparente y legal". Así define Navantia el concurso público abierto para la subcontratación de los primeros paquetes de obra de las cinco corbetas saudíes que se construirán en el astillero de San Fernando. La empresa insiste en que se ha cumplido la Ley de Contratos del Estado que garantiza la igualdad de oportunidad para todas las empresas concurrentes, es decir, «ni se discrimina ni se favorece a nadie».

La respuesta de Navantia está relacionada con el descontento mostrado por los empresarios gaditanos del sector naval ante las primeras adjudicaciones. LA VOZ informó este miércoles de que los tres primeros paquetes de obra han ido a parar a dos empresas vascas con presencia en la Bahía de Cádiz. Se trata de Ainair, que ha logrado dos tramos de obra, y Moncobra, que se ha adjudicado uno. En este concurso pujaba también la UTE formada por tres empresas auxiliares de Cádiz: Ulmar, Cambell Europa y Meycajesa, sin embargo, la dirección de Navantia ha inclinado la balanza en favor de las entidades vascas atendiendo a una oferta económica más competitiva que la presentada por las gaditanas.

La decisión no ha sentado bien en la Federación de Empresarios del Metal de Cádiz (Femca). Consideran que la oferta gaditana estaba dentro de los márgenes económicos. Navantia, por su parte, ha tratado de rebajar la tensión destacando que aún quedan varias e importantes secciones de trabajo por subcontratar y para seguir pujando por ellas. En este sentido recuerda que un cuarto paquete de obra de las corbetas saudíes se ha adjudicado a la empresa gaditana Hinesur.

El corte de chapa de la primera unidad de estos cinco buques tendrá lugar el próximo 15 de enero en el astillero de San Fernando. La planta isleña ya cuenta con acero suficiente para arrancar los trabajos en los talleres de cabecera y se han adaptado varias dependencias del arsenal de La Carraca para albergar a la misión saudí que supervisará el desarrollo de la obra.

Fuentes de Navantia ha n subrayado que no debemos olvidar que el empleo es el principal beneficiario de esta obra, que permitirá durante cinco años unos 6.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos. En este sentido, los empresarios gaditanos aclaran que buena parte de la plantilla que necesitarán las empresas adjudicatarias de los paquetes más grandes se buscará, precisamente, en la industria auxiliar gaditana que ha quedado fuera de este primer reparto de tareas.

Navantia ha diseñado un ambicioso plan de trabajo para cumplir con los plazos situando a la factoría isleña como epicentro de la obra de las corbetas. La planta de San Fernando se encargará de construir, ensamblar y botar los cinco buques. No obstante, esta planificación puede variar en función de los tiempos y el desarrollo de la obra.

Distintas fuentes consultadas por este periódico sostienen que el volumen de carga de trabajo que se avecina en los astilleros públicos permitirá a corto plazo un amplio reparto de posibilidades entre las empresas del sector de la Bahía. No hay que olvidar que Navantia ha logrado un contrato con la empresa noruega Equinor para la construcción en Puerto Real de una plataforma para albergar una subestación eléctrica. Esta obra arrancará el próximo verano. Además, Navantia está negociando con el astillero francés de l’Atlantique un acuerdo para fabricar en la Bahía de Cádiz distintas secciones de cruceros. De hecho, todo apunta a que Navantia ya ha cerrado el acuerdo del primer encargo y ahora trabaja en ampliar la relación a seis contratos más.

Igualmente, los astilleros públicos aguardan con impaciencia la aprobación del presupuesto de 2019, donde, supuestamente, se incluirán nuevas inversiones para la Armada española, entre las que destaca un ferry para el transporte militar y el tercer BAM. Estos dos barcos se construirán en el astillero de Puerto Real.