Grupo de trabajadores en la reunión sobre prevención de riesgos con al plataforma al fondo - J. R.
INDUSTRIA

Navantia culmina en tiempo récord la segunda plataforma eólica para Iberdrola

El astillero de Puerto Real albergará el martes la entrega de la estructura Andalucía II para el complejo inglés 'East Anglia One'

Actualizado:

La dirección de Navantia entregará el próximo martes a Iberdrola la segunda plataforma que ha construido para otro de los parques eólico-marino que la eléctrica española promueve en el norte de Europa. En esta ocasión se trata de la estructura Andalucía II, construida en el astillero de Puerto Real y que se ubicará en el complejo East Anglia One, en aguas inglesas. La obra se ha desarrollado en un tiempo récord. Iberdrola adjudicó este contrato a Navantia en octubre de 2016 y cinco meses después, en marzo de 2017, comenzaron los trabajos con el corte de chapa.

El 'One', como se conoce popularmente a este nuevo complejo inglés, es el tercero en el que participa Iberdrola pero el segundo donde Navantia figura como proveedor de infraestructura offshore. Los astilleros españoles, tanto la factoría gallega de Fene como la gaditana de Puerto Real, fueron elegidos a mediados de 2015 por Iberdrola para la construcción de dos importantes piezas para el parque eólico Wikinger, en aguas alemanas del Mar Báltico. Navantia se hizo entonces con la construcción de 42 jackets y con la obra de la plataforma para albergar el centro de transformación eléctrica de este nuevo parque. Los astilleros cumplieron a rajatabla con los plazos de entrega marcados por Iberdrola para su entrega. El éxito de este primer contrato ha servido para que Iberdrola apueste por Navantia como proveedor de su infraestructura eólica.

La obra se ha ejecutado en quince meses y ha permitido carga de trabajo para 600 profesionales

El acto del próximo martes tendrá lugar en el astillero de Puerto Real y cobra especial importancia debido a las expectativas que existen sobre nuevos acuerdos eólicos por parte de Iberdrola. La compañía ya cuenta con todas las bendiciones para un nuevo complejo, esta vez en aguas francesas. Se trata del parque de Saint Brieuc y no se descarta que en las próximas semanas Iberdrola desvele si Navantia es de nuevo adjudicataria de alguna de sus obras de infraestructura. Será la tercera vez en cuatro años que la eléctrica española tira de Navantia para cuajar un proyecto internacional sobre renovables. El acto del martes contará con la presencia de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, el presidente de Navantia, Esteban García Vilasánchez, y el presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán.

La nueva plataforma que se ha construido en la factoría puertorrealeña tiene un peso de 7.700 toneladas y durante los quince meses de ejecución de su obra ha permitido carga de trabajo para unos 600 profesionales.

El East Anglia One será uno de los parques eólicos-marinos más grandes del mundo cuando entre en funcionamiento, en el año 2020, gracias a una capacidad instalada de 714 MW que suministrará energía limpia a más de 500.000 hogares ingleses.

Se trata del mayor proyecto renovable desarrollado por una empresa española en la historia, con una inversión de 3.000 millones de euros.

Un proyecto faraónico

La magnitud de esta iniciativa no tiene precedentes en la industria renovable española. Como ejemplo, el área que ocupará el parque eólico superará los 300 kilómetros cuadrados, el equivalente a 30.000 campos de fútbol; el cable que llevará toda la energía desde el parque a tierra firme será de 85 kilómetros (distancia entre Madrid y Toledo); la superficie de la subestación será de 1.144 metros cuadrados y las palas del aerogenerador tendrán 75 metros de longitud cada una.

La fórmula empleada por Iberdrola para adjudicar a Navantia parte de la infraestructura necesaria para el complejo inglés 'One' ha sido idéntica a la empleada en 2015 para el parque alemán Wikinger. El astillero gallego de Fene se ha encargado de ejecutar 34 jackets, mientras que la planta de Puerto Real se ha hecho cargo de fabricar la estructura y el soporte de la plataforma que albergará la subestación eléctrica y que permitirá la conversión de energía de eólica a eléctrica. El astillero gallego culminó el pasado marzo la obra de las estructuras donde se montarán los molinos. La inversión de la obra de del ‘One’ encargada a Navantia supera los 185 millones de euros.

Los astilleros confían en un tercer contrato para el nuevo parque francés de Saint Brieuc

La expansión internacional que ha experimentado Iberdrola con el negocio eólico ha beneficiado de lleno a Navantia. A la obra del complejo Wikinger le siguió la del East Anglia One, ahora se espera a la francesa de Saint Brieuc y ya se apunta hacia proyectos de renovables en Estados Unidos. El acuerdo alcanzado entre la eléctrica y Estados Unidos el pasado mayo abre la puerta a nuevos contratos de obra. Así la Vineyard Wind, sociedad participada al 50% por Iberdrola (a través de su filial Avangrid), recibió la autorización del Massachusetts Electric Distribution Companies (EDC) para construir un parque eólico marino en la costa este de los Estados Unidos. El parque contará con una potencia de 800 megavatios (MW), siendo el primero de los parques eólicos marinos de Iberdrola a gran escala puestos en marcha hasta la fecha. El proyecto forma parte de los objetivos del estado de Massachusetts para el desarrollo de infraestructuras eólicas marinas en el marco de su Ley de Comunidades Verdes.

De esta forma, Iberdrola marca un nuevo hito en su expansión internacional en el sector de las energías renovables, con un proyecto que implica una inversión de 2.800 millones de dólares. La sociedad Vineyard Wind desarrolla este proyecto desde 2016, fecha desde la que ha consensuado el diseño del proyecto con entidades y asociaciones pesqueras de la zona, a través de más de 100 reuniones.

Iberdrola ha apostado de forma decidida por la energía eólica marina como una de las claves del futuro de la compañía. Los países elegidos para desarrollar su actividad en el negocio eólico marino han sido, de momento, Reino Unido, Alemania, Francia y Estados Unidos.

Inversión y mano de obra

Ambos proyectos, el Wikinger y el East Anglia One, han permitido a Navantia contratos por valor de 350 millones de euros en los tres últimos años. Estas adjudicaciones han dado trabajo a más de 2.600 personas en los astilleros de Fene (A Coruña) y Puerto Real y en el de la asturiana Windar en Avilés (Asturias), además del arrastre sobre la economía local que ha generado esta actividad. Un ejemplo del efecto inducido de estas obras fue el contrato con la compañía viguesa Industrias Ferri para la fabricación de 71 grúas para la carga de equipos en el montaje del parque marino en aguas alemanas.

La eléctrica cuenta con una cartera de proyectos de más de 8.000 megavatios con los que seguir creciendo en esta tecnología durante la próxima década. La apuesta de Iberdrola por la eólica marina se concentra en dos de sus principales mercados, Estados Unidos y Reino Unido, además de Alemania y Francia. En 2014 puso en operación en el mar de Irlanda el parque de West Duddon Sands (WoDS), de propiedad conjunta con Orsted, con una inversión de más de 1.600 millones de libras. Con una capacidad de 389 MW es capaz de generar energía para unos 300.000 hogares británicos. Tras este vino el Wikinger y ahora el 'One'.