Navantia aprovecha el tirón de Catar y lanza una oferta en Arabía Saudí

El Gobierno del rey Abdalá bin Abdelaziz quiere diez fragatas y una representación de su Armada ya ha visitado los astilleros españoles

Actualizado:

Los países árabes del Golfo Pérsico se han convertido en la llave que puede garantizar el futuro más inmediato de Navantia. La compañía española ha redoblado sus acciones comerciales con los gobiernos de estos países para captar alguno de los contratos que están en juego y por los que pujan también Francia y Alemania. Navantia se encuentra entre las cuatro empresas seleccionadas para la construcción de once buques para la Marina de Catar. Su buena posición en este concurso le ha llevado a pisar el acelerador y mantener contactos con el Gobierno de Arabia Saudí para construir diez fragatas de última generación. El rey Abdalá bin Abdelaziz está al tanto de estas conversaciones. Una delegación saudí ha visitado recientemente los astilleros de Ferrol para comprobar ‘in situ’ el modo de trabajo de la empresa española y su producto. No es la única acción que lleva a cabo Navantia en este rincón del mundo que gira alrededor del negocio del petróleo. La compañía y la propia Armada española han realizado una ruta comercial por los Emiratos Árabes presentando al ‘Relámpago’, uno de los cuatro Barcos de Acción Marítima (BAM), construidos en el astillero de San Fernando. Este periódico ha podido saber que la Casa Real también ha mediado en este asunto. La estructura y versatilidad de los BAM son idóneas para patrullar las aguas de los siete emiratos árabes.

Se trata de una ofensiva en toda regla de Navantia en el Golfo Pérsico para cazar contratos. Así, la fragata más moderna de la Armada española, la ‘Méndez Núñez’, visitó el puerto de Jeddah (Arabia Saudí) para que los jefes de la marina de ese país comprobaran las capacidades del buque fabricado en los astilleros de Navantia. Los saudíes quieren adquirir a medio plazo hasta diez fragatas, cuatro para empezar. Al margen de las más altas gestiones diplomáticas a favor de los intereses españoles, la Armada se ha convertido en el principal apoyo para las ventas de Navantia en el extranjero. Distintas fuentes consultadas por LA VOZ han coincidido en señalar que las acciones con Catar, Arabia Saudí y Emiratos Árabes marchan por buen camino, pero en el caso de que se firmaran los contratos en breve, se necesitaría como mí- nimo un año para desarrollar los trabajos de ingeniería previos al corte de chapa.

Las expectativas que se abren para el sector naval en el Golfo Pérsico son grandes. Estos contratos, de llevarse el gato al agua Navantia, significarían un balón de oxígeno para la empresa española, que arrastra más de 180 millones de euros en pérdidas. Pero no todo es oro lo que reluce. Navantia compite con Alemania, Francia y Holanda por el contrato de Catar, mientras que puja con Francia y Estados Unidos por el contrato de Arabia Saudí.

La compañía española persigue un suculento contrato para construir patrulleros para Catar por valor de 3.000 millones de euros. Se trata de cuatro corbetas, seis patrulleros y un buque de apoyo logístico. Este contrato es clave para los astilleros gaditanos, especializado en la fabricación de estos buques.

El Rey hizo gestiones personales para apoyar esa operación. Si el contrato de Catar ayuda a los astilleros de la Bahía, el de Arabia Saudí sería el espaldarazo a las plantas gallegas de Ferrol y Fene, especializadas en la fabricación de fragatas, corbetas y portaviones.

Con la visita a Arabia Saudí, la Armada continúa con las misiones que denomina de «apoyo a la industria nacional», ya iniciadas en Asia y África, donde Navantia opta a vender patrulleros y corbetas. Con ese fin, el buque de acción marítima (BAM) ‘Relámpago’ hizo a primeros de año una gira comercial, por el Golfo Pérsico. La Armada española aprovechó entonces que el ‘Relámpago’ regresaba de su misión en la Operación Atalanta de lucha contra la piratería en aguas del Índico, aunque para ello tuvo que bordear todo el continente africano en vez de tomar la ruta directa por el Canal de Suez.