Imagen de la primera reunión del plan estratégico de Navantia entre empresa y sindicatos el pasado enero
Imagen de la primera reunión del plan estratégico de Navantia entre empresa y sindicatos el pasado enero - LA VOZ
INDUSTRIA

Navantia acelera su plan industrial

Los sindicatos acuden este miércoles a Madrid a una quinta reunión con la empresa para comprobar si los acuerdos iniciales se mantienen pese al cambio de Gobierno

CÁDIZActualizado:

La dirección de Navantia tiene prisa por aprobar antes de final de año el nuevo plan industrial que marcará el futuro laboral de la compañía durante los próximos cuatro años y, además, permitirá a los astilleros públicos abordar una reconversión tecnológica sin precedentes. Los máximos responsables de Navantia y de la SEPI mantendrán este miércoles su quinta reunión en lo que va de año para cerrar acuerdos y allanar el camino hacia su firma definitiva. Cabe recordar que el plan estratégico que está ahora sobre la mesa se gestó durante el Gobierno del PP y fueron los dos últimos presidentes de Navantia, primero José Manuel Revuelta y, luego, Esteban García Vilasánchez los que impulsaron, orquestaron y sacaron adelante el principio de acuerdo con los sindicatos que mañana se retoma después de casi cuatro meses de frenazo por el cambio de Gobierno.

La moción de censura que desbancó al PP del Gobierno de la nación el pasado 1 de junio alteró, en cierto modo, la trayectoria que hasta entonces seguía el plan industrial de Navantia. A partir de ese momento, las reuniones entre empresa y sindicatos se paralizaron y hubo que esperar a la composición del nuevo Ejecutivo y a la designación de los nuevos cargos para poder continuar con las negociaciones. El pasado 23 de junio, la entonces presidenta de la SEPI, Pilar Platero, fue relevada por Vicente Fernández y el 19 de julio el presidente de Navantia, García Vilasánchez, fue sustituido por Susana Sarriá. Así, una vez que el Gobierno socialista ha culminado su organigrama de gestión y tras el paréntesis del verano se inicia ahora el rodaje de los nuevos cargos públicos. Toca recuperar el tiempo perdido, ya que la intención tanto de la SEPI como de Navantia es aprobar el plan industrial en diciembre.

Los nuevos gestores de la compañía quieren evitar retrasos o posibles contratiempos

La reunión del miércoles es clave, por tanto, para recapitular lo expuesto en las cuatro anteriores y, sobre todo, para despejar dudas en el horizonte. Los 13 representantes de los trabajadores acuden a Madrid con el ánimo de zanjar el asunto, pero sobre todo con la intención de aclarar cómo se llevará a cabo el proceso de rejuvenecimiento de la plantilla, uno de los pilares del plan, además de limar los últimos flecos para la implantación en Navantia de un convenio colectivo único que simplifique la estructura laboral de la compañía.

De hecho, este fue el punto de la cuarta y última reunión entre Navantia y los representantes sindicales el pasado 21 de mayo antes de que la moción de censura del PSOE contra Rajoy precipitara los acontecimientos.

El PSOE daría el visto bueno definitivo a un proyecto gestado y desarrollado por el PP

Se trata de uno de los puntos más calientes que recoge el plan industrial. El texto con las líneas generales del futuro convenio, al que ha tenido acceso LA VOZ, trata de simplificar y homogeneizar la estructura laboral en la que hasta ahora se ha movido la empresa. No hay que olvidar que los centros de trabajo de Navantia se articulan por convenios diferentes. El objetivo ahora consiste en saldar las diferencias de las condiciones laborales existentes entre los trabajadores que provienen de los astilleros del ámbito militar y civil. La fusión en el año 2000 de Astilleros Españoles con la antigua Bazán generó las primeras controversias, que no se arreglaron en 2004 con el nacimiento de lo que hoy conocemos como Navantia.

Negociación muy avanzada

La propuesta de convenio único que plantea la dirección de Recursos Humanos abarca a los siete centros de trabajo, como son los tres de la Bahía gaditana -Cádiz, Puerto Real y San Fernando--, los dos de la Ría de Ferrol -Fene y Ferrol-, así como al de Cartagena (Murcia) y la sede central de Madrid. Este convenio colectivo incluye a todo el personal, a excepción de los directores, subdirectores y los jefes de seguridad industrial de la compañía.

La empresa trasladó en su momento a los representantes sindicales su hoja de ruta para que este mismo año se implante el plan estratégico. Así, en el encuentro del 22 de enero se expusieron las líneas maestras que definen al denominado programa de futuro, bautizado con el nombre de 'Astillero 4.0', mientras que en la del 27 de febrero se especificaron las bases para la producción. En el encuentro del 11 de abril, la empresa confirmó las medidas no traumáticas para rejuvenecer la plantilla y el 21 de mayo se abordó la figura del convenio único.

La empresa tiene aún que aclarar detalles del convenio colectivo único y del rejuvenecimiento de plantilla

LA VOZ ha recabado la opinión de algunos representantes de los trabajadores y reconocen que su mayor interés sobre la reunión del miércoles consiste en saber si todo sigue igual o, por el contrario, habrá que empezar de cero. Confían en que los nuevos gestores de SEPI y Navantia respeten lo acordado en las cuatro reuniones anteriores.

Según la propuesta de Navantia, el nuevo convenio colectivo «tendría una vigencia de cuatro años, desde el 1 de enero de 2018 a 31 de diciembre de 2021» y una vez entre en vigor «absorbe y compensa la totalidad de las condiciones laborales de los anteriores convenios colectivos».

En cuanto a los incrementos salariales considerados fijos, se propone la aplicación de las normativas incluidas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el periodo de vigencia de dicho convenio, en donde en caso de permitirlo este documento, «se podrá fijar un porcentaje variable en base a unos indicadores anuales ligados a la evolución de la productividad de la empresa», parámetros que serán evaluados por la Comisión Paritaria de Productividad.

Entre los avances que plantea la simplificación laboral de la empresa destaca la reducción de categorías. Así, los responsables de departamento se encuadran en tres niveles, los titulados en cuatro y los operarios en diez, las dos últimas de nueva creación.

La propuesta de la dirección de Navantia también incide en la necesidad de «simplificar el sistema salarial» para «homogeneizar estos conceptos».

Para ello utilizará «como referencia los salarios correspondientes a los niveles de los convenios de aplicación que se sustituyen», según se refleja en el documento, creando también una comisión de trabajo, con representes de la parte social y laboral, para igualar «el resto de conceptos», en este caso las variables, y en donde «dicha homogeneización no supondrá ningún coste adicional y se garantizarán las mismas percepciones para todos los trabajadores», en condiciones iguales.

Tras lograr la equiparación salarial entre los trabajadores, una segunda fase abordaría la clasificación profesional, con la creación incluso de nuevas categorías y en donde «se establecerá un nuevo proceso de desarrollo profesional basado en criterios objetivos y niveles de responsabilidad».