Momento de la entrega de las distinciones.
Momento de la entrega de las distinciones. - LA VOZ
PROVINCIA

Medalla al mérito policial a kilómetros de casa

Los policías gaditanos retirados Ernesto Pérez Vera, Juan Cadenas y el fallecido Víctor Sánchez reciben la Cruz Azul de Emergencias en Madrid

Actualizado:

La Orden de la Cruz Azul de Emergencia entregaba este pasado fin de semana sus condecoraciones anuales en Madrid. Y entre los distinguidos, tres policías gaditanos:los dos agentes retirados Ernesto Pérez Vera y Juan Cadenas, que recibieron ambas insignias de plata, y el policía local fallecido en acto de servicio en 2017 en una persecución en La Línea, Víctor Sánchez, al que se le otorgó a título póstumo la Cruz de Oro.

Como reza en sus estatutos la Orden de la Cruz Azul de Emergencias es una distinción que fue creada por miembros de la Policía Municipal de Madrid y que tiene como objetivo promocionar el reconocimiento y enaltecimiento personal o colectivo de quienes prestan servicio en defensa de los intereses generales de la sociedad, bien sea protegiendo su integridad física, la de sus bienes o prestándoles el auxilio que así fuere necesario en cada ocasión. La Cruz Azul de Emergencias la concede el sindicato Colectivo Emergencias Madrid (CEM) y cuenta con tres categorías: oro, plata y bronce, siendo su divisa «unidos por el valor».

A la entrega de las medallas acudieron los dos agentes gaditanos condecorados que pudieron compartir el honor de ser distinguidos con otro numeroso grupo de profesionales de diversos ámbitos: policías, guardias civiles, bomberos, sanitarios... todos ellos unidos bajo la misma vocación de servicio por los que han sido homenajeados.

Fue Ernesto Pérez Vera quien protagonizó uno de los momentos más emotivos cuando, entre fuertes aplausos, recogió la insignia dedicada a Víctor Sánchez, quien fue su compañero, en la Unidad de Respuesta Inmediata (URI) de la Policía Local de La Línea. Como se recordará Víctor Sánchez falleció en julio de 2017 cuando perseguía a dos contrabandistas de tabaco que viajaba en una motocicleta en las inmediaciones de la frontera de Gibraltar. Su entrega al servicio resultó ser su mayor fatalidad. «Mi binomio...», recordaba con emoción Pérez Vera al recoger la medalla ante una foto del agente.

Por su parte, los dos policías retirados también tenían su reconocimiento. Ambos tuvieron que jubilarse a pesar de su juventud tras protagonizar dos enfrentamientos armados con delincuentes de los que salieron para siempre marcados. Ernesto tras toparse con un supuesto narco que lo arrolló con su coche y lo arrastró agónicamente. Y Juan, por plantarle cara a los Cachimba de Puerto Serrano cuando detuvo a uno de sus hermanos y el resto fue a la jefatura a liberarlo a la fuerza. El agente estuvo a punto de morir a manos de uno de ellos cuando en el ataque le atravesó el ojo y el paladar con un cristal. Perdió su ojo izquierdo y dejó de ser policía. Lejos de casa, a muchos kilómetros y quizás echando de menos el haber sentido más calor aquí, donde se jugaron la vida, Ernesto y Juan recogieron sus medallas.

En el caso de Pérez Vera no lo hacía por lo que le apartó para siempre de su sueño profesional, sino por otro episodio en el que demostró su entrega y valor. Fue el verano de 2010. A las nueve de la noche de aquel día, Ernesto y su compañero recibían un aviso de que había una persona ahogándose en la playa linense de Levante. Cuando llegaron al lugar vieron como un hombre estaba siendo engullido por el mar en una jornada de fuerte temporal. Se encontraba ya a más de cien metros de distancia y el oleaje y la corriente eran muy fuertes. Sin embargo, Ernesto Pérez Vera no lo dudó y fue a por él. Tras varios minutos llegó, junto a un ciudadano que también fue al auxilio, a la zona donde se encontraba el bañista, ya casi sin fuerzas. Con mucho esfuerzo lograron llevarlo hacia la orilla. El policía local linense no recibió en su momento ni posteriormente reconocimiento alguno por sus actos por parte del Cuerpo al que pertenecía.

La concesión de esta insignia se le otorga además por su labor divulgadora y de concienciación como coautor del libro 'En la línea de fuego. La realidad de los enfrentamientos armados', donde compila 22 historias reales, verídicas, una obra de referencia sobre cómo actúan los funcionarios policiales bajo presión y su formación real en el uso de armas.