Mario Linares, jefe del Área de Dermatología en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz.
Mario Linares, jefe del Área de Dermatología en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz. - Francis Jiménez
Playas

Mario Linares, dermatólogo: «En la playa tienen que ponerse crema hasta los negros»

Las quemaduras en verano multiplican las posibilidades de sufrir un cáncer de piel en un futuro; «ponerse rojo» es, para este especialista, la línea roja

CádizActualizado:

Con la llegada del verano el ponerse morenos se convierte para muchos en una obsesión. Y el método más habitual para conseguirlo es pasar horas expuestos al sol, una práctica peligrosa habida cuenta de que una quemadura «multiplica las posibilidades» de tener cáncer de piel en un futuro.

El equipo de dermatólogos del Hospital Universitario Puerta del Mar, en colaboración con el Ayuntamiento de Cádiz, llevaron a cabo una actividad de prevención del cáncer de piel consistente en examinar a los trabajadores de la playa así como al personal de seguridad.

Según el estudio realizado por los profesionales del centro hospitalario de la provincia de Cádiz, la prevalencia de melanoma fue mayor en mujeres (63%) que en hombres (37%). La frecuencia del cáncer de piel es mayor en mujeres y el grupo de edad más frecuente entre los 61 y los 70 años.

Llevaron a cabo a princios de verano una campaña para la prevención del melanoma enmarcada en el proyecto ‘12 meses para mejorar tu salud’ del Puerta del Mar. ¿La protección solar es algo estacional?

Andalucía es uno de los lugares con más sol de Europa. Concretamente en Cádiz hay 3.000 horas de sol al año. Tenemos que ser activos respecto a la protección solar y el sol no significa playa exclusivamente. También hacemos deporte al aire libre, deportes náuticos, pesca... En muchas actividades es necesaria la protección solar. Insistimos a los gaditanos en que usen medidas activas como la aplicación de cremas, pero también pasivas como el uso de gorros, gafas, prendas de manga larga o sombrillas.

Estando en la playa, ¿cada cuánto tiempo hay que echarse crema?

La crema funciona desde el momento en el que te la pones. No obstante, siempre recomendamos la aplicación no en el momento, sino antes de salir de casa. La crema hay que reaplicarla cada dos horas aproximadamente. No obstante, podemos ser un poco más flexibles: cuando uno nota que el sol le está pegando hace falta reaplicar la crema antes; igual que si uno está en un ambiente bueno de sombra y no le da la sensación de calor, se puede alargar un poco más ese periodo.

Llevamos años con campañas para la protección solar. ¿Por qué hay gente a la que le cuesta tanto ponerse crema?

A la gente no le gusta ponerse crema, eso es una realidad. Pero cada vez los excipientes son mejores y permiten utilizarla en forma de esprays o geles, poder hacer deporte con ellas... hay muchos avances en este sentido. El cambio de hábitos, que está prefijado por conocimientos y actitud, no se consigue sólo con esto.

¿Y qué falta?

Nos fijamos mucho en los líderes de opinión. Estamos haciendo una campaña con las federaciones andaluza y española de fútbol y la andaluza de vela porque pensamos que las figuras del deporte son modelos de comportamiento muy útiles. Puedes poner en un paquete de tabaco un pulmón con un cáncer y a la gente le da igual, pero si sale un futbolista y dice que no hay que fumar se le tiene mucho más en cuenta. Cuando vemos a grandes líderes de opinión que salen quemados o muy bronceados no nos gusta.

«Luchamos contra algo muy difícil: la estética. Hoy nos gusta estar morenos y lo vemos como algo saludable»

Una de las dudas más habituales surge a raíz del factor de las cremas.

Se tiende a creer que a más factor, más protección. Y es verdad que la curva de los factores de protección solar llega un momento en la que se satura, es decir, con una crema de 30 a veces es difícil conseguir más que con una de 50. Puedes lograr un dos por ciento más de protección solar, con la diferencia de que esas cremas que son tan fuertes son también más caras. Para quienes no tienen ninguna enfermedad relacionada con el sol está bien con una protección del 30 y una repetición juiciosa.

¿Cuántas veces al día?

De por sí pasar una jornada entera en la playa no es muy sano. Hay que estar un rato en la playa, irse a dar un paseo, luego a bañarse, al chiringuito... ponerse a tostarse lo hacen los adoradores del sol. Ese patrón de exposición solar se da mucho en los parques acuáticos, un sitio cautivo: no puedes hacer otra cosa que estar al sol y nos llega mucha gente con quemaduras solares después de pasar allí una jornada completa. Hay que elegir entre tarde o de mañana; y dentro de las jornadas, el momento en el que el sol pega menos, cuando la sombra es más larga que tú. Eso significa que el sol no está arriba del todo, por lo que los rayos de sol en esos momentos no dan con toda la fuerza.

«No nos gusta ver que grandes líderes de opinión, como algunos futbolistas, salen quemados o muy bronceados»

La tendencia es la contraria... a mediodía.

Luchamos contra algo que es muy difícil: la estética. A la gente le gusta estar moreno y lo ven como algo saludable cuando hay que entender que lo que no es negociable bajo ningún concepto es la quemadura solar. Ponerte rojo y que te salgan ampoyas es uno de los principales riesgos que existen para el desarrollo del cáncer de piel, sobretodo en la infancia.

¿Quemarse es la línea roja? 

Podría resumirse todo en eso. Cuando veo a alguien muy blanco tomando el sol en la playa sin protección no tengo vergüenza en decirle, y si hace falta me identifico, que tenga cuidado porque esa quemadura puede ser el germen de un melanoma del futuro. No hay que pasar por ponerse rojo.

Hemos visto en los últimos años un crecimiento de los productos de belleza con factor de protección solar.

Las empresas de belleza se han dado cuenta de que el sol es algo que da una belleza efímera, el bronceado, pero cuando esta etapa pasa tiene sus consecuencias: manchas, arrugas o señales en personas a las que les interesa estar más jovenes, sobretodo a partir de los 40.