SUCESOS | ROTA

El marinero americano de la Base detenido por arrollar a un guardia civil había robado tres coches

El militar de 33 años provocó además tres accidentes antes de dejar abandonados los vehículos. En uno de ellos se dejó olvidado su carnet militar

El juzgado lo deja en libertad provisional y le impone medidas cautelares para evitar una posible fuga

Actualizado:

La insistencia sobre lo ilícito. El marine americano de 33 años destinado en la Base de Rota por arrollar a un guardia civil de Tráfico mientras lo perseguía por conducir un coche robado llevaba ya días metiéndose en líos bastante serios.

Su 'aventura' había comenzado hace más de un mes, según desvela la hilada investigación que ha realizado la Guardia Civil de Tráfico sobre este caso. Todo arrancó el pasado 17 de junio. En la Base denuncian la desaparición de un BMW y esa misma noche, ese vehículo aparece abandonado en medio de la carretera por las inmediaciones de Rota. Quien se lo había llevado llegó a tener hasta dos accidentes. Sin embargo, no había rastro de él. Tras la segunda colisión había huido del lugar, dejando eso sí, restos de sangre en el interior del coche, y algo todavía más comprometido, un carnet de identificación militar.

El caso comienza a investigarse con el objetivo de ponerle rostro a esa persona y poder detenerla como autor de estos hechos. Las horas pasan y casualmente al día siguiente se denuncia otro robo de un coche. En esta ocasión, un Daewo. Y poco después, otro. En Chipiona desaparece una furgoneta Citroën C-15.

Es entonces cuando los agentes del departamento de Tráfico que tienen comunicación de todos estos coches sustraídos localizan este último vehículo cuando viajaba por la carretera A-2078, Jerez-Rota. Los agentes le dan el alto, comienzan a perseguirle y el conductor al percatarse que van tras él empieza a hacer maniobras muy peligrosas que terminan por tirar de la moto a uno de estos guardias civiles. El impacto le provoca al agente graves roturas y policontusiones y tiene que ser trasladado muy dolorido de urgencia al hospital.

El conductor se da a la fuga y la Policía Local de Rota encuentra horas después la furgoneta abandonada en el centro de la localidad. Puede que en ella haya más pistas pero tienen que unir todas las piezas del puzzle sin saber, de momento, que detrás está la misma persona. Y lo logran. Unen todos los indicios que existen y junto al estudio de Criminalística de los restos encontrados y las inspecciones oculares, llegan a la confirmación de que existe una plena compatibilidad sobre este sujeto.

El marinero fue detenido dos veces. Primero, el 21 de junio por la sustracción del BMW. Y posteriormente, hace unos días, el 18 de julio, por estar detrás de los otros dos robos y del atropello del agente. Se le acusa de los delitos de robo en grado de tentativa, contra la seguridad vial, por abandono de vehículo en la vía y por omisión de auxilio.

Según fuentes consultadas, el juzgado lo dejó en un primer momento en libertad con la obligación de presentarse una vez al mes en sede judicial pero estas medidas cautelares han sido ampliadas tras el segundo arresto para evitar un posible riesgo de fuga.