REPORTAJE

La marihuana cotiza al alza

Las últimas investigaciones policiales destapan importantes bienes patrimoniales a los detenidos por cultivar cannabis

Actualizado:

«El mejor jardinero de la zona». Así describen los investigadores con cierta sorna pero también con certeza a uno de los últimos detenidos en la provincia por cultivar en su casa una extensa plantación de marihuana. El Pikuti, 28 años, y, según quienes le han seguido la pista, con una hoja laboral en la que, oficialmente claro, solo figura haber sido pescador en 2013. Hace ya seis años. Sin embargo, en la operación en la que ha caído (’operación Arcilla’) se le han intervenido tres coches de alta gama (un Touareg, un Passat, y un Tiguan), valorados en varias decenas de miles de euros. Además tenía dos chalets (uno en El Puerto y otro en Sanlúcar) y al parecer tenía previsto darse otro ‘capricho’, un Range Rover Evoque Velar, de unos 70.000 euros.

Pero encima, según indica la Policía, su casa, con un generoso jardín y una lucida piscina, estaba completamente equipada de aparatos de todo tipo para poder mantener en perfecto estado de crecimiento su cultivo de marihuana. En esa vivienda los agentes encontraron más de dos mil plantas de cannabis listas para ser recolectadas. También unos 30 kilos de cogollos ya también preparados para ser enviados al extranjero donde la ‘maría’ de este tipo (’indoor’) cotiza al alza.

40.000 euros en una bolsa

Además en este operativo se dio otra circunstancia bastante sospechosa en cuanto a poder poner en entredicho la transparencia patrimonial de los investigados. Cuando Pikuti fue detenido en su casa de Sanlúcar se le permitió hacer la llamada de teléfono a la que tiene derecho. Habló con su padre y le dijo que fuera hacia la vivienda, donde se estaba efectuando uno de los registros. Pero éste no siguió su indicación. Se dirigió a la que tienen en un diseminado de la carretera entre El Puerto y Sanlúcar. Cuando llegó fue interceptado por la Policía que custodiaba esta vivienda para evitar la destrucción de pruebas. Llevaba una bolsa de plástico y dentro de ella, nada menos que 42.200 euros en billetes de 50. Se da también la curiosa coincidencia que este hombre ya fue detenido por la Guardia Civil en febrero de 2018.Se intervinieron 1.500 plantas.

En esta ocasión, por la que ambos investigados, padre e hijo, han ingresado en prisión, y cuya investigación ha comandado el Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de El Puerto, podría ser una muestra más de la ingente cantidad de dinero que se mueve tras el ‘negocio’ de las plantaciones de cannabis. Estos cultivos se han extendido por la provincia. Sobre todo por El Puerto, Puerto Real en la Bahía, la zona de la Costa Noroeste, Sanlúcar y Rota principalmente, y Jerez. De hecho es habitual que se estén efectuando varios registros semanalmente. Tanto de cultivos extensos en chalets o naves industriales, o algunos más pequeños (de uno o dos centenares de macetas) en pisos.

Y si el tráfico de esta droga está en auge la razón es clara y sencilla:dinero. Tanto como para que la costosa inversión que supone la instalación (cuando las plantaciones son grandes) sea rentable. O que se lleguen a pagar 1.000 ó 2.000 euros por alquilar casas que no tienen ese valor realmente y que, a menudo, están desocupadas, semiabandonadas o en estado ruinoso. O mucho más cuando se instalan en naves de decenas de metros cuadrados de superficie y se pagan cantidades también desorbitadas por poder tapar bajo la apariencia de una empresa normal esta actividad ilícita.

Y es que, según los cálculos que se manejan, una plantación intermedia de unas 1.500 plantas puede dar un beneficio al año cercano al millón de euros. Siempre, claro, que salgan bien las cosechas con un intervalo de unos dos meses y medio cada una de ellas.

De ahí el interés en tener el mejor equipamiento para que la ‘maría’ crezca rápida y fuerte. Y de ahí también el peligro de que cada vez se están utilizando más fertilizantes y químicos con el riesgo que supone para la salud de quien la consume. Además de la fuerte adicción que crean estos componentes nada naturales.

Por ejemplo en el caso que hemos relatado, los policías encontraron que habían montado unos focos especiales que incluso imitaban el amanecer y la puesta de sol. Además la instalación contaba con equipos de ventilación, filtros y una climatización de más de 15.000 frigorías –con un consumo aproximado de 50.000w– . También tenían humidificadores y una gran cantidad de fertilizantes y elementos especializados en el tratamiento y manipulación de la droga entre los que se encontraban máquinas peladoras de cogollos industriales.

Un negocio por tanto que necesita su inversión aunque en la mayoría de las ocasiones hay algo que se les pasa por alto y es el pago de la luz. Por no abonarlo y porque no les pillen en las lecturas de consumo. Una gran parte de los investigados por cultivar cannabis suelen optar por realizar enganches ilegales con el riesgo que esto supone por cortocircuitos, incendios, apagones, para los vecinos que conviven, sin muchas veces saberlo, pared con pared con estos delincuentes.