Ley seca en la playa de El Palmar de Cádiz para el próximo verano

Este verano no habrá chiringuitos en la arena de la playa y los demás corren peligro debido a la aplicación rigurosa de las normas por parte del Ayuntamiento

CÁDIZActualizado:

En los últimos años, la playa de El Palmar, perteneciente al municipio de Vejer de la Frontera, se está ahogando en su propio éxito. De ser una playa virgen, solo frecuentada por unos pocos surferos y amantes de la naturaleza tres décadas atrás, a convertirse en eso que llaman ‘trending topic’, que no es más que el tema del momento, lo más comentado, lo que interesa más, en redes sociales durante casi todo el verano. Es más, es lo más buscado desde Semana Santa hasta septiembre cuando se habla de playas en España. Ha leído bien, en todo este país.

Dejando a un lado la vieja polémica ecologista de si el paraíso ha de estar reservado para unos pocos o todos los mortales deben tener acceso a él, lo cierto es que El Palmar está desbordado desde hace años y cada vez empeora más en su desorden urbanístico. Durante décadas se reparcelado, construido y vendido fuera de cualquier ley y control de las administraciones.

De ahí que en agosto del año pasado, el concejal de Ordenación del Territorio, Daniel Sánchez, pidiese socorro a la Junta de Andalucía para sacar adelante un plan urbanístico que ahora mismo se sustenta a duras penas con unas normas subsidiarias y sus consiguientes carencias.

Han pasado seis meses desde aquel llamamiento, cuando el Ayuntamiento de Vejer cerró los chiringuitos 15 días antes del final de la temporada, asustado por los incendios sufridos en la zona (el último del establecimiento el Gran Baba y el fatal fuego acaecido en una vivienda prefabricada en el que murieron cuatro personas). Esta semana pasada, el alcalde vejeriego, José Ortiz, anunciaba lo que ya se había advertido desde la oficina de Urbanismo municipal, que este año no habrá chiringuitos en la arena.

Pero es más, el edil popular asegura que los establecimientos ubicados en el frente litoral que no cuenten con licencia, serán cerrados. El concejal Daniel Sánchez aclara que no se les renueva la concesión administrativa a los chiringuitos que estaban instalados en la arena (y que fueron concedidos por su propio partido en el gobierno local) porque el Consistorio ha recibido «graves informes negativos, alertando sobre irregularidades importantes, que han hecho que el alcalde tome esta decisión». Los ediles vejeriegos asumen que esta medida no será muy bien acogida pero «entendemos que es nuestra responsabilidad hacer cumplir las normas de seguridad».

Sánchez apunta que la Policía Local y la Guardia Civil ha desaconsejado la instalación de estos chiringuitos. Y, además, han alertado de graves incumplimientos en negocios establecidos en primera línea de playa, ya fuera de la arena. Para poner un ejemplo gráfico: «Hay empresarios que tienen licencia de ludoteca y sirven copas de noche», concluye el concejal de Ordenación Urbanística. Dicho informe de seguridad apunta también al consumo de estupefacientes y ruidos en algunos establecimientos, pero el edil no ha querido dar más detalles.

En cuanto a este frente litoral, el alcalde ha señalado que se mantienen los decretos de cierre que ya se aplicaron el pasado verano y han seguido durante este invierno. «Solo podrán abrir aquellos establecimientos que tengan licencias de funcionamiento», ha añadido Ortiz.

La intención del Ayuntamiento es ofrecer garantías a los que sí cumplan las normas. Por ejemplo, los establecimientos que tengan licencia podrán conectarse a la tubería de agua potable». El alcalde explicaba que «estamos hablando de un paso de gigante, porque van a poder abrir con licencia, van a poder regularizar la situación y ofrecerán un servicio de calidad, sobre todo, seguro».

Pero para conseguir estos objetivos tan ambiciosos tras decenios de desorden, «estamos quitando de El Palmar todos aquellos establecimientos que no cuenten con la licencia y que por Medio Ambiente no la van a poder tener, porque una escuela de surf no es un bar», ha explicado el alcalde. Finalmente, Ortiz insiste en señalar que «está todo coordinado entre Junta y Ayuntamiento para mejorar el frente litoral, evitar la masificación y poner cierto orden en El Palmar».

Mientras el alcalde lanza este aviso a navegantes (algo que viene al pelo para quienes usan las redes sociales) sobre una próxima ley seca en la playa de El Palmar para el próximo verano, cabe apuntar que sobre este trozo de costa gaditana recae un buen puñado de normativas para la protección ambiental, que enredan los trámites burocráticos para ordenar de forma eficaz la zona. Entre las más importantes se encuentran la Ley de Costas, el Plan del Corredor del Litoral, el Plan de Ordenación del Territorio o la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía, entre otras.