María Sanjuán y Josué Reyzábal, en una imagen de 2016. En el vídeo, Marlaska califica de desafortunados los comentarios del juez sobre María Sanjuán (ATLAS)

Un juez de Cádiz, denunciado por llamar «bicho» e «hija puta» a una víctima de maltrato

La mujer, la modelo María Sanjuan, tenía una valoración policial de riesgo extremo en sus denuncias

Actualizado:

Un comentario inapropiado en el ámbito privado, pero a micrófono abierto, cuando la vista ya había terminado se ha saldado con la apertura de una investigación al titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid, Francisco Javier Martínez Derqui. El Consejo General del Poder Judicial abrió ayer diligencias de investigación contra el magistrado tras una queja presentada por la modelo María Sanjuán por llamarle «bicho» e «hija puta». El juez, había pertenecido hace unos años al juzgado número 7 de Cádiz.

Los hechos sucedieron el pasado junio, tras finalizar la vista de la demanda de divorcio en la que estaba en juego la custodia de dos menores, fruto de la relación de la modelo con Josué Reyzábal. Sin que nadie detuviera la grabación, de la que por error se dio traslado íntegro a las partes, juez, fiscal y letrada de la Administración de Justicia (antes secretaria judicial) participan en una conversación sobre Sanjuán, víctima de violencia de género.

En un tono jocoso los tres hablan del caso, sembrando dudas sobre los episodios de ansiedad de la modelo, que, según Efe, tiene una valoración policial de riesgo extremo en sus denuncias. En un momento dado el juez comenta, en relación al exmarido: «Desde que ha dejado al bicho el otro ha rejuvenecido además». «Verás el disgusto que se va a llevar la María Sanjuán cuando vea que el lunes tiene que dar los hijos al padre (…). Y la madre está por la noche en el Sálvame poniéndome de vuelta y media», comenta Martínez Derqui. «No sé si está todo preparado por ella», apunta la secretaria judicial». «Sí, qué hija puta», apostilla el juez.

Carrera en las pasarelas

Sanjuán se inició en el mundo de la moda con tan solo 12 años, cuando protagonizó una exitosa campaña publicitaria de Pepe Jeans London. Un año más tarde firmó un contrato con con una agencia de Nueva York y, poco después, con DNA Model Management. Ha trabajado para numerosas marcas como Calvin Klein, Max Mara o Burberry, y desfilado en Londres y Milán.

A nivel personal, en 2008 saltó a la prensa tras ser fotografiada en un yate junto al humorista Miki Nadal. Mantuvieron un noviazgo durante dos años. En 2010 inició su relación con Josué Reyzábal, miembro de una poderosa familia, con fuerte actividad empresarial en torno a locales de ocio y fondos de inversión. Se estrenaron como padres en diciembre de 2016 con la llegada de Álvaro. Sólo un año la pareja daba la bienvenida a su segunda hija, Claudia.

Al margen del resultado de la recusación promovida por la modelo contra los tres participantes de la charla, Martínez Derqui se enfrenta, además a una sanción disciplinaria, lo que corresponde decidir al órgano de gobierno de los jueces. La Ley Orgánica del Poder Judicial castiga en su artículo 536 «la falta de consideración con los superiores, iguales o subordinados, así como con los profesionales o ciudadanos». Es en este precepto en el que cabría enmarcar, en su caso, la actuación del magistrado. Esta desconsideración-en este caso peculiar porque la víctima no estaba delante- se castiga como falta leve o grave, lo que puede ir desde un mero apercibimiento a una multa de 500 euros.

En cualquier caso, pasarán unas semanas hasta que el promotor de la acción disciplinaria del Consejo decida si, en base a las alegaciones que el afectado presente, archiva sus diligencias informativas o si propone una sanción.

Sin prejuzgar el fondo de la cuestión -pues la investigación acaba de arrancar- fuentes jurídicas señalaron a ABC que se trata de un caso peculiar por cuanto los comentarios se produjeron en el ámbito privado y nunca tuvieron que ser grabados, pues eran ajenos a la función jurisdiccional. «Por error se dio traslado de un acto judicial en el que una parte de la grabación no corresponde a tal acto, sino a una conversación privada como las que tienen todos los jueces y fiscales de España a diario», señalan.